×
Publicidad

Calambres durante el embarazo

Calambres durante el embarazo

Este problema es más común durante el segundo y tercer trimestre del embarazo. Aquí te decimos cómo puedes evitarlos y tips caseros para erradicarlos.

Publicidad

Indice

 

Los calambres son contracturas dolorosas, involuntarias y transitorias que suelen afectar a la mayoría de las embarazadas, especialmente en las piernas y los pies. No existe una explicación precisa, aunque diversos estudios los relacionan a una serie de factores como:

Un desequilibrio en los electrolitos (sodio, potasio, calcio o magnesio) presentes en el organismo, una carencia de agua, insuficiencia de sangre en el tejido muscular, disfunción de la glándula tiroides, exceso de fósforo y déficit de calcio en la sangre, exceso en la presión del útero sobre determinados nervios o, simplemente, por una fatiga física o por usar zapatos o calcetines muy apretados que impidan la circulación normal de la sangre . 

 

Minerales que juegan un papel importante

No te puedes perder ...

La depresión durante el embarazo puede desarrollar una conducta violenta en los hijos adolescentes

La depresión durante el embarazo puede desarrollar una conducta violenta en los hijos adolescentes

La depresión en el embarazo se asocia con conductas violentas en los hijos adolescentes, según un estudio de las Universidades de Cardiff y Bristol y el 'King's College' de Londres en Reino Unido. El trabajo ha descubierto que los niños de áreas urbanas cuyas madres sufrían de depresión durante el embarazo eran más propensos que otros a mostrar conductas antisociales, incluyendo el comportamiento violento, en años posteriores de la vida.

Y tambien:

Sodio, potasio, calcio y magnesio, esenciales para el equilibrio químico del organismo.  

Vitamina E: Ofrece alivio a los dolores provocados por los calambres nocturnos en pies y piernas, en los músculos abdominales, o si aparecen después de hacer ejercicio.

Se encuentra en los aceites vegetales o cereales integrales.  

Vitaminas del complejo B: Ayudan a mejorar la circulación sanguínea. Las puedes encontrar en la levadura de cerveza y carnes.

 

Cómo prevenir los calambres y solucionar el problema

- Tratar de evitar los movimientos bruscos y repentinos durante un descanso nocturno.

- Es importante realizar un sencillo ejercicio que consiste en flexionar lentamente el tobillo y los dedos de los pies de arriba hacia abajo. Hacer este ejercicio 8 o 10 veces antes de acostarse.

- Procura que todos los zapatos que uses sean de una altura similar. No uses tacones que fuercen tus pies a estar en una posición incómoda; usa zapatos cómodos.

- Trata de no estar mucho tiempo de pie o sentada, porque con ello facilitas que tus músculos puedan quedar agarrotados.

- Intenta consumir alimentos ricos en potasio, como el plátano.

- Cuando se empieza a sentir que el calambre aparece, hay que levantarse de la cama y apoyar la planta del pie, con cuidado, sobre una superficie fría.

- Emplea medias elásticas de presión durante el día, favorece el correcto riego sanguíneo y te defienden contra los calambres.

- Calienta el músculo afectado, masajeándolo suavemente o estirándolo con fuerza.

- Fricciona la zona con una crema descontracturante o aceites relajantes.

- Toma más agua o zumos naturales para evitar la deshidratación.

- Reduce o evita al máximo tomar bebidas con cafeína: café, té o refrescos de cola.

- Durante el calambre, acercar la zona a una fuente de calor local, puede ser un cojín eléctrico o un calentador.

- No tomes diuréticos sin consultar al médico, ya que pueden desmineralizarte y provocar más orina y, con ello, una deshidratación.

- No uses prendas muy apretadas.

- Acostada sobre la cama, estira las piernas en alto y relaja los músculos.

 

 


Fuentes: Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 01-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.