• Buscar
Publicidad

Masajes para aliviar distintos trastornos del embarazo

Masajes para aliviar distintos trastornos del embarazo

Los masajes, bien realizados, durante el embarazo permiten aliviar ciertas molestias y malestares propias de estos meses o para las que no se pueden tomar los fármacos habituales, como congestión nasal, lumbalgia, ciática o dolor de cabeza. Los masajes pueden ser un gran aliado contra ciertos malestares habituales en estos meses.

Publicidad

Indice

 

Beneficios de los masajes en el embarazo

- Ayudan a relajar, aliviar y estimular el riesgo sanguíneo y el sistema inmunológico, mejorando el aporte de oxígeno al feto y evitando el desarrollo de infecciones. 

- Preparan a la mujer para el parto gracias a la relajación de los músculos que participan en este proceso.

- Reducen el miedo.

- Ayudan a regular el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.

- Favorecen el descanso y el sueño.

 - Reducen el estrés.

 - Disminuyen el dolor de las articulaciones.

- Previenen las estrías.

- Ayudan a reducir la retención de líquidos y evitar los edemas.

- Alivian los calambres.

 

Sinusitis y congestión nasal

Este masaje consiste en aplicar pequeñas presiones durante treinta segundos en diferentes puntos del rostro para aliviar el malestar:

1- Presiona los puntos situados hacia la mitad de la frente y sobre las cejas.

2- Pinza con el pulgar y el índice las cejas empezando por la parte interna y parando en cuatro o cinco puntos hasta el punto más extremo.

3- Presiona los lados del puente de la nariz y baja hasta la altura de las aletas nasales.

4- Desliza los dedos desde la base de las aletas de la nariz hacia los puntos situados bajo los pómulos y presiona unos 30 segundos.

5- Masajea suavemente, con la yema de los dedos, haciendo pequeños círculos sobre la frente, las sienes, los músculos de la mandíbula, los pómulos y el mentón.


Dolor de espalda

La espalda es una de las zonas del cuerpo que más acusa las tensiones, los aumentos de peso y los cambios de gravedad que se producen en el embarazo. Este masaje debe dártelo siempre otra persona y, para ello, puedes adoptar diferentes posiciones: sentada en el borde la cama o en una silla o tumbada.

1- Distribuye aceite de masaje sobre la espalda realizando círculos grandes.

2- Con las manos abiertas sobre la espalda, partiendo desde los hombros, arrástralas hasta la zona lumbar y vuelve a subir. Repite varias veces, hasta que se note cómo la musculatura se relaja.

3- Masajea con la mano cada hombro y la musculatura de los trapecios.

4- Haz pequeños círculos con las yemas de los pulgares por toda la musculatura paralela a la columna vertebral.

5- Si la embarazada está sentada, el masajista debe sujetar su cabeza colocando una mano bajo la barbilla. Cuando el cuello esté distendido, hay que masajear con la yema de los dedos la musculatura cervical realizando círculos desde la base del cráneo y bajando por el cuello hasta los hombros. Luego, volver a subir de la misma manera.

6- De vuelta en la espalda, haz un amasamiento desde los hombros hasta los glúteos hasta que desaparezca la tensión.

7- Con la yema de los pulgares, realiza pequeños círculos en la zona sacra.

8- Desde el sacro, vuelve masajeando por la espalda hasta los hombros.

9- Peina la espalda deslizando las yemas de los dedos de arriba abajo, primero una mano y después la otra. Al principio ejerce cierta presión para que transmita calor, y luego ve reduciendo la tensión.

Articulo relacionado: Insomnio en el embarazo


Ciática

Es uno de los dolores más agudos que pueden sentirse en el embarazo, bastante frecuente además. Aparece cuando el bebé presiona el nervio ciático y este se inflama. Causa un dolor muy intenso que baja desde el glúteo por toda la parte posterior de la pierna. Es muy molesto y los masajes pueden aliviar bastante este problema.

1- Tumbada de costado sobre una superficie firme, extiende aceite por toda la pierna haciendo un suave masaje hasta el glúteo afectado.

2- Con las yemas de los pulgares, haz pequeños círculos que abarquen toda la zona del sacro.

3- Realiza movimientos circulares con los pulgares desde el glúteo y baja por la parte posterior del muslo hasta cubrir la zona del dolor.

4- Con los pulgares enfrentados y situados en la parte posterior del muslo, realiza fricciones cruzando ambos dedos a lo largo del recorrido del nervio ciático para reducir la inflamación.

5- Cada vez que la manipulación sea molesta o dolorosa, haz unos suaves pases para aliviar la tensión.

 

Dolor de cabeza

Es un malestar muy habitual, no solo durante la gestación.

1- Para aliviar el dolor, se recomienda imponer las manos sobre la cabeza durante unos minutos para transmitir calor a la embarazada.

2- Desliza los pulgares rozando la frente y las sienes con suavidad varias veces.

3- Haz pequeños círculos sobre las sienes.

4- Ayuda a relajar la musculatura de la mandíbula haciendo círculos con la yema de los dedos en todo su recorrido.


Te puede interesar:

Subir de peso en el embarazo es una de las mayores preocupaciones que genera la gestación. Si el aumento de peso es el correcto, de unos 12 kilos en total, no debe suponer ningún problema.

Fuente:  Villacieros, Paloma (2010), Masajes durante el embarazo, Barcelona, Libros Cúpula. 

Fecha de actualización: 27-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×