×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo realizarse automasajes en el embarazo?

¿Cómo realizarse automasajes en el embarazo?

Durante el embarazo las mujeres sufren cambios hormonales, especialmente en el primer trimestre. Por esta razón, la mayoría de las embarazadas necesita un masaje para relajarse e intentar que desaparezcan los dolores que se producen en su estado. ¿Sabías que los automasajes pueden llegar a ser muy beneficiosos si los conviertes en un hábito?

Publicidad

Índice

 

¿Qué es el automasaje?

Conseguir que el automasaje sea una actividad cotidiana es muy fácil. Puedes comenzar empleando sólo diez minutos y poco a poco ir extendiéndote un poco más. Sin embargo, lo más importante es que establezcas una rutina diaria, hacerlo en el mismo sitio, a la misma hora y de la misma forma. Por ejemplo, puedes realizarlo por la mañana tras el desayuno, después de la ducha o antes de ir a dormir.

El masaje se define como operación que consiste en presionar, frotar o golpear rítmicamente y con la intensidad adecuada a determinadas regiones del cuerpo, principalmente las masas musculares. Su fin para las mujeres gestantes es estimular el sistema inmunológico y la circulación sanguínea para aportar oxigenación y nutrición al cuerpo. Este beneficio llega a la placenta y favorece el desarrollo del feto y, además, prepara al organismo para el parto.
 

¿Cómo y dónde realizar un automasaje?

No te puedes perder ...

¿Cómo realizarse automasajes en el embarazo?

¿Cómo realizarse automasajes en el embarazo?

Durante el embarazo las mujeres sufren cambios hormonales, especialmente en el primer trimestre. Por esta razón, la mayoría de las embarazadas necesita un masaje para relajarse e intentar que desaparezcan los dolores que se producen en su estado. ¿Sabías que los automasajes pueden llegar a ser muy beneficiosos si los conviertes en un hábito?

Y tambien:

Por otra parte, es necesario saber que:

- hay que escoger una postura que sea segura para que no exista peligro de caída

- a medida que avanza el embarazo vas a necesitar ayuda de tu pareja o familiar ante la imposibilidad de llegar a distintas zonas del cuerpo

- y, por último, no olvides aplicar una crema nutritiva después del masaje

A continuación, te describiremos unas técnicas muy sencillas de dar masajes en las distintas zonas del cuerpo, empezando por la cara y bajando por todo el cuerpo:

- Masaje en la cara y en el cuero cabelludo. Este masaje sirve para aliviar la tensión craneal y prevenir el dolor de cabeza y migrañas. También ayuda a mejorar el estado de la piel y reduce el estrés.

- Masaje en el cuello. Contribuye a la eliminación de tensiones y ayuda a despejarnos, sobre todo si se hace hincapié en la zona cervical.

- Masaje en los hombros. Libera de la tensión de los trapecios y el cuello (desaparece su rigidez). Es recomendable empezar con estos masajes mirando hacia el espejo hasta conseguir hacerlo de la forma correcta.

- Masaje en los brazos y las manos. Este masaje estimula la circulación sanguínea y oxigena la musculatura, incluso puede evitar la aparición de agujetas.

- Masaje en la espalda. En este masaje al generar mucho calor, se alivia tanto la tensión en la espalda como los dolores lumbares, comunes en el período gestacional.

- Masaje en el abdomen. Es de vital importancia saber que no se pueden dar masajes en esta parte del cuerpo si existen contracciones o dolores. No obstante, si el masaje se puede realizar, ayudará a suavizar la tensión abdominal y estimulará el movimiento y el tránsito intestinal.

- Masaje en las piernas. Es la zona donde conseguiremos más alivio como resultado porque es la parte que soporta el peso del resto del cuerpo. Beneficia la activación de la circulación y evita la retención de líquidos. Intenta mantener las piernas en alto todo el tiempo que puedas.

- Masaje en los pies. Ocurre lo mismo que en las piernas, en esta zona sentiremos un sentimiento gratificante tras recibir el masaje. No olvides llevar calzado cómodo y recomendable para andar en los 9 meses. 
 

Beneficios del masaje regular en el embarazo

- Relaja, alivia y estimula el riesgo sanguíneo y el sistema inmunológico, mejorando la salud general de la gestante

- Al estimular el riesgo sanguíneo y aportar oxígeno al sistema circulatorio, se favorece el desarrollo y crecimiento del feto

- Prepara a la mujer para el parto

- Reduce el miedo, la tensión y el estrés

- Ayuda a regular el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento

- Favorece el descanso y el sueño

- Si el masaje te lo proporciona tu pareja, afianzará el vínculo entre ambos

- Relaja los músculos y disminuye el dolor de las articulaciones

- Favorece a la elasticidad de la piel y previene las estrías

- Ayuda a reducir la retención de líquidos y evitar los edemas y la hinchazón

- Alivia los calambres
 

¿Puede tener el masaje contraindicaciones en el embarazo?

Aunque los masajes son muy beneficiosos, no deben realizarse en las siguientes ocasiones:

- embarazo múltiple

- diarrea

- si existe inflamación en brazos y piernas sin diagnosticar

- vómitos y náuseas

- hipertensión

- bajo peso de la madre o el niño

- dolor abdominal

- no existe inconveniente en realizar masajes si solo hay una zona del cuerpo afectada y se evita. Por ejemplo, puede estar alterada por una herida, cicatriz o varices.


Fuente:

Villacieros, Paloma (2010), Masajes durante el embarazo, Barcelona, Libros Cúpula.

Fecha de actualización: 20-10-2020

Redacción: Esperanza Pavón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.