¿Qué hacer cuando te enteras de que estás embarazada?

¿Qué hacer cuando te enteras de que estás embarazada?
comparte

Si acabas de hacerte un test casero de orina y su resultado ha sido positivo, lo primero de todo, ¡enhorabuena! Lo siguiente que debes hacer es buscar cita con tu ginecólogo para que te indique las primeras pruebas que debes hacerte y, por supuesto, empezar a cuidarte. 

Cuando llevas un tiempo intentando quedarte embarazada (o incluso si solo lo has intentado un mes) y por fin el test de embarazo confirma que lo has conseguido, lo primero que sentirás será alivio y mucha alegría. Lo siguiente, miedo e incertidumbre por todos los cambios que te esperan y por la posibilidad de que algo vaya mal y pierdas ese bebé. El miedo al aborto espontáneo en las primeras semanas de embarazo es normal y lo experimentan la mayoría de las mujeres, pero debes pensar que solo un 15-20% de embarazadas pierde al bebé, por lo que no es lo normal, así que debes estar tranquila y pensar que todo va a ir bien.


Después, llega el momento de decírselo a tu pareja. Algunas mujeres corren a contarlo nada más hacerse la prueba, mientras que otras prefieren esperar un poco y preparar algo especial para darle la buena nueva, como una carta, un montaje con fotos, dejarle pistas por casa… Sea como sea, no debes esperar mucho tiempo para decírselo, ya que él será tu principal apoyo y es conveniente que lo sepa cuanto antes y puedas compartir con él tus dudas y miedos para que no parezcan tan intensos.


En cuanto al resto de los familiares y amigos, la decisión de cuándo decírselo depende un poco de los dos, es algo muy personal. Algunos prefieren hacerlo nada más enterarse, mientras que otros esperan un par de semanas para comprobar que todo va bien o incluso a la ecografía de la semana 12 para estar totalmente seguros.


Es conveniente que busques médico cuanto antes, ya que se recomienda que la primera revisión se haga entre la semana 6 y la 8 para que te dé las pautas a seguir, te mande los primeros análisis del embarazo y, en algunos casos, incluso te haga una primera ecografía para comprobar que hay latido fetal y que el saco gestacional no está vacío ni hay ningún problema con el embrión.


Ahora, solo falta cuidarte y seguir una serie de consejos para que todo vaya lo mejor posible:


1- Tomar ácido fólico y yodo. Si todavía no has empezado a tomar ácido fólico y yodo, empieza ya mismo, ya que estos nutrientes son esenciales para el correcto desarrollo del feto en estas primeras semanas de embarazo. El ácido fólico o vitamina B9 ayuda al cierre del tubo neural, la estructura primitiva que da lugar al cerebro y la médula espinal, y un fallo en este proceso puede causar anencefalia o espina bífida. Por su parte, la deficiencia de yodo en el embarazo puede provocar problemas en el desarrollo mental del feto.


2- Calcular la fecha de parto. Aunque es posible que luego te la modifiquen, la fecha probable de parto se calcula sumando 280 días a la fecha de la última regla. Para ello, lo único que tienes que hacer es buscar la fecha de la última regla y luego sumarle 40 semanas. Esa es tu fecha probable de parto.


3- Evitar alimentos y bebidas peligrosos. En el primer análisis de sangre te harán una serología para ver si tienes anticuerpos de algunas enfermedades que pueden ser graves en el embarazo, como la toxoplasmosis. Pero, la hayas pasado o no, tienes que tener también cuidado con otras infecciones que afectan gravemente al feto, como la listeria o el anisakis. Por eso, es conveniente que desde ya mismo evites alimentos que pueden contagiarte los parásitos o bacterias que causan estas enfermedades, como carne cruda, embutidos, quesos sin pasteurizar, ahumados, patés… es decir, alimentos crudos. Tampoco debes tomar alcohol, puesto que es muy perjudicial para el desarrollo del feto.


4- Si tienes alguna enfermedad crónica para la cual tomas medicación, es importante que pidas cita con tu especialista cuanto antes para que pueda indicarte si tienes que modificar la dosis de tu medicación, reducirla o qué debes hacer.


5- Cuidarte y descansar. No tienes que dejar de trabajar a no ser que tu entorno laboral o tu actividad sean de riesgo para el embarazo, pero sí debes reducir el ritmo, evitar el estrés, descansar lo más posible y dormir. En estas primeras semanas es normal sentirse más cansada y fatigada, así que cuídate mucho.


6- Buscar información sobre el embarazo. Para resolver todas las dudas que te van a surgir a partir de ahora, además de preguntar a tu médico o matrona, es conveniente que busques información fiable en libros o webs especializadas sobre los primeros síntomas de embarazo, señales de alarma, qué comer, cómo cuidarse, desarrollo del feto, qué ejercicios son recomendables hacer, etc.


Y, sobre todo, estate tranquila, piensa en positivo y disfruta de tu embarazo. 
 

 


Fuente:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×