¿Cómo afecta fumar en el embarazo?

¿Cómo afecta fumar en el embarazo?
comparte

La nicotina es una de las sustancias más peligrosas y dañinas que atraviesan la placenta, por lo que si fumas durante el embarazo, permites que esa nicotina llegue directamente a tu bebé, lo cual aumenta el riesgo de trastornos graves como aborto espontáneo, parto prematuro, desprendimiento de placenta, o alteraciones genéticas que pueden causarle en el futuro leucemia u otros tipos de cáncer.

A pesar de que todos los médicos, matronas y asociaciones inciden en la importancia de no fumar nada de nada durante la gestación, los datos muestran que un 30% de embarazadas continúa fumando durante estos meses, convencidas de que por un par de cigarrillos al día no pasa nada y de que es mejor eso que la ansiedad de dejar de fumar. Pero eso es totalmente falso, aunque cuanto más fumes más daños causas, un solo cigarrillo es malo para el feto. Y los posibles peligros de que tengas ansiedad durante un tiempo no son comparables, ni mucho menos, a los daños que causa al feto el tabaco. Además de que pocas mujeres fuman solo 1 o 2 cigarrillos al día, para la mayoría, fumar poco es fumar entre 5 y 10, lo cual es muchísimo para la salud del bebé.


Quizá si estas mujeres tuvieran información clara y precisa de todos los daños que causa el tabaco al feto y al embarazo, tendrían más claro que no se debe fumar ni un solo cigarro durante el embarazo.


Para empezar, numerosos estudios han demostrado una asociación estadísticamente significativa entre el consumo de tabaco y las tasas de aborto espontáneo. Es decir, cuanto más fumes en estas primeras semanas, más posibilidades de sufrir un aborto.

No te puedes perder ...

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

¿Problemas de tiroides? Los cambios hormonales y ciertas enfermedades pueden dar lugar a desórdenes de la glándula tiroidea en el embarazo, que provocan graves complicaciones tanto para la madre como para el feto si no se lleva un control adecuado


Un dato que se observa en muchas mujeres fumadoras es que su placenta es mucho mayor que la de las mujeres que no fuman, quizá para compensar la falta de oxígeno que llega al feto a causa del tabaco. El problema es que una placenta mayor tiene un riesgo mayor de sufrir desprendimiento prematuro, hemorragias o rotura prematura de la bolsa, lo que provocaría un parto prematuro, con todas las consecuencias negativas que eso tiene para el bebé. Incluso puede llevar a la muerte fetal o neonatal. Además, estos daños son mayores cuanto más fume la madre.


Además, los bebés de mujeres que han fumado durante el embarazo tienen un peso menor al nacer, concretamente entre 150 y 250 g menos que aquellos recién nacidos cuyas madres no fuman. Se cree que esto se debe a que el tabaco impide que le lleguen correctamente los nutrientes al feto a través de la placenta, por lo que estos bebés pesan menos de lo normal para su edad gestacional, aunque nazcan pasada la semana 37. No obstante, también se ha observado que, aquellas mujeres que dejan de fumar durante el embarazo, aunque sea en el tercer trimestre, pueden tener hijos con un peso adecuado a su edad gestacional. De hecho, fumar en el tercer trimestre, en lo que al peso se refiere, es mucho peor que en los anteriores ya que es en estos últimos meses cuando más engorda el bebé y más demanda nutrientes y oxígeno.


Como decíamos, el tabaquismo aumenta de manera significativa el riesgo de muerte perinatal relacionado con otros problemas que provoca el tabaco como el parto prematuro o el desprendimiento prematuro de la placenta. Es decir, estos niños mueren por falta de oxígeno como consecuencia de una hemorragia placentaria, otras complicaciones de la placenta o por la poca cantidad de oxigeno que les llega a través de la placenta, necesario para vivir.


Pero los problemas derivados de fumar durante el embarazo no se limitan a este, sino que provocan alteraciones genéticas en el feto que pueden causarle daños mucho mayores al crecer. Un equipo de científicos de la Unidad de Biología y Genética Humana de la Universidad Autónoma de Barcelona ha realizado un completo estudio que afirma que el tabaco produce una serie de alteraciones genéticas en el feto que incrementan el riesgo de sufrir leucemia infantil y otros tipos de cáncer en la edad adulta.


Este estudio se llevó a cabo con datos de 31.056 madres españolas que gestaron entre 1995 y 2002, de las cuales hasta el 30% continuó fumando durante el embarazo.


El estudio, dirigido por Josep Egozcue y Carme Fuster, muestra que los elementos cancerígenos del tabaco atraviesan la placenta y dañan directamente el material genético del feto, incrementando su riesgo de sufrir leucemia mieloide y leucemia linfocítica. "Un 36% de los fetos de madres fumadoras presenta anomalías cromosómicas con lesiones complejas frente a sólo un 4% en los de madres no fumadoras. Pero, además, observamos una anomalía en el cromosoma 11 (banda 11q23) que sólo se dio en los fetos de madres fumadoras, concretamente en el 24% de ellos", explica Josep Egozcue. "Esta región del cromosoma 11 aparece afectada en la mitad de los niños menores de un año que sufren leucemia, en el 18% de los mayores de un año y en hasta un 7% de los adultos”.


"Obviamente, la relación demostrada no implica que todos los fetos alterados genéticamente a causa del tabaco vayan a desarrollar leucemia infantil- explica Fuster. Hay otros factores que pueden intervenir”. Pero este estudio deja claro que el tabaco puede incidir peligrosamente en el desarrollo de esta enfermedad.


Además de los daños mencionados, otro estudio publicado en la American Medical Journal of Psychiatry en 2003 (Buka, Shenassa y Niaura) advierte de que los niños expuesto al tabaco en el embarazo tienen un alto riesgo de desarrollar de adultos una dependencia a la nicotina.


Así que aunque lo mejor es no fumar nunca, si estás embarazada y has visto lo malo que puede ser para tu bebé, no lo dudes más y deja el tabaco ya que muchos de los problemas antes descritos desaparecerán en cuanto dejes de fumar y el oxígenos y los nutrientes lleguen sin problemas a tu bebé.


Foto: Created by Phduet - Freepik.com


Te puede interesar:
Una de las primeras preguntas que se realiza una embarazada al conocer su estado es "¿cuánto debo aumentar en el embarazo?" ya que más allá de las razones estéticas, engordar más kilos de los debidos puede ocasionar problemas de salud tanto a la madre como al feto.


Fuentes:

National Institute on Drug Abuse ¿Cuáles son los riesgos de fumar durante el embarazo? https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/serie-de-reportes/adiccion-al-tabaco/cuales-son-los-riesgos-de-fumar-durante-el-embarazo

CDC, "Tabaquismo, embarazo y bebés" https://www.cdc.gov/tobacco/campaign/tips/spanish/enfermedades/tabaquismo-embarazo.html

JAMA, Nicotine Dependence and Psychiatric Disorders in the United States https://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/fullarticle/482090

Fecha de actualización: 28-11-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>