• Buscar
Publicidad

Cómo dejar de fumar estando embarazada

Cómo dejar de fumar estando embarazada

El tabaco es una de las sustancias más peligrosas para el feto ya que atraviesa la placenta y puede causar muchas complicaciones tanto para el curso de la gestación, como para la salud futura del bebé. Por eso, es importante que dejes de fumar en cuanto te enteres de que estás embarazada. ¿Cómo? Siguiendo unos consejos que te ayudarán.

Publicidad

Indice

 

Peligros del tabaco en el embarazo

El tabaco y el alcohol son de de las sustancias más dañinas para el feto. Ambas atraviesan la placenta, pudiendo afectar gravemente al desarrollo del embarazo y del feto. Entre los principales problemas que puede causar el tabaco y la nicotina encontramos:

- Riesgo de aborto espontáneo, es decir, de pérdida del feto antes de la semana 20 de gestación.

- Hemorragias vaginales intensas, que pueden causar anemia u otros problemas a la mujer.

- Problemas en la placenta, lo que significa que el suministro de oxígeno y nutrientes al feto no llega correctamente, afectando al bienestar y al desarrollo del feto.

- Parto prematuro, con las complicaciones que ello conlleva, sobre todo el si feto nace antes de la semana 28 de gestación.

- Bajo peso al nacer, lo que también aumenta el riesgo de problemas de salud en el recién nacido.

- Bebé mortinato.

 

Y, una vez el bebé ha nacido, el tabaquismo puede afectar a su salud causando más episodios de infecciones de las vías respiratorias, tos sibilante o difícil, hiperactividad y falta de atención, problemas de comportamiento. Los estudios de ginecología incluso afirman que si fumas durante el embarazo, el riesgo de que tu bebé fallezca durante los primeros años de vida aumenta en un 40%, incluyendo tener más riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita. 

También puede causar alteraciones genéticas en el feto que incrementan el riesgo de sufrir leucemia infantil y otros tipos de cáncer en la edad adulta.

Por todo ello, debes dejar de fumar en el mismo momento que te enteres de que estás embarazada. Pero si lo has ido dejando, o si te cuesta, todavía estás a tiempo ya que incluso dejando de fumar a medias del embarazo puedes ayudar a que los riesgos para tu bebé sean menores.

Así que olvídate de las excusas sobre la ansiedad y el estrés que provoca dejar de fumar, son mucho menos perjudiciales que los efectos del tabaco. Es hora de dejar de fumar.


10 consejos para dejar de fumar en el embarazo

El tabaquismo es una enfermedad adictiva y crónica que puede ser difícil de abandonar, pero siguiendo una serie de consejos y con la ayuda de un profesional de la medicina o la psicología se puede conseguir.

1- Toma la decisión firme de dejarlo. Si no estás convencida de querer hacerlo, no lo conseguirás. Querer es poder. Piensa para ello en todo el daño que puede ocasionar este hábito a tu bebé, es la mejor manera de concienciarte de la necesidad de dejarlo.

2- Lo mejor es dejarlo radicalmente, pero si crees que te ayudará ir reduciendo gradualmente, también puedes hacerlo así. Cuanto menos fumes, menos daño al bebé.

Articulo relacionado: ¿Qué son los bebés de diseño?

3- Busca apoyo en tu pareja y familiares. Si tu pareja también fuma, debe dejarlo contigo para que te resulte más sencillo.

4- Aléjate de lugares o de reuniones donde se esté fumando. El hecho de que en España (y en otros muchos países) ya no se permita fumar en los sitios públicos cerrados te ayudará. Evita los sitios y las personas en los que se fume para no caer em la tentación. Cambia tus rutinas si hace falta. 

5-  Cada vez que te entren ganas de coger un cigarrillo y encenderlo, prueba a realizar otra actividad que te mantenga ocupada como beber agua, masticar un chicle o comer algo sano como una zanahoria cruda. También puedes mantener tus manos ocupadas con alguna actividad, como escribir un diario, tejer algo para el bebé, pintar o cocinar.

6- Busca la ayuda de un médico o experto que te dé consejos y te ayude a controlar el síndrome de abstinencia. Existen libros para dejar de fumar que tienen bastante éxito.

7- Elimina todo lo que te recuerde al cigarrillo (paquetes, mecheros, ceniceros...) y mantén tu casa y el coche ventilados para eliminar el olor a humo.

8- Practica ejercicio con regularidad.

9- Realiza ejercicios de relajación para mantenerte tranquila y sin estrés. El tabaco muchas veces está asociado a los momentos de preocupación, así que cuanto más relajada estés, menos ganas de fumar.

10- Permítete un pequeño capricho o una recompensa por cada día que no hayas fumado, como ir al cine, a cenar a un sitio especial o tomarte un helado.


Fuentes:

Centros para el control y la prevención de enfermedades, "Tabaquismo, embarazo y bebés" https://www.cdc.gov/tobacco/campaign/tips/spanish/enfermedades/tabaquismo-embarazo.html

JAMA, Nicotine Dependence and Psychiatric Disorders in the United States https://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/fullarticle/482090

Fecha de actualización: 26-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×