• Buscar
Publicidad

Tu primer mes de embarazo

Tu primer mes de embarazo

Desde el momento en que te enteras de que estás embarazada, toda una serie de sentimientos contradictorios recorren tu cuerpo, desde la ilusión de estar esperando un hijo, al miedo ante las nuevas responsabilidades que esto supone. Con este calendario, TodoPapás te va dando las claves para que sepas lo que está ocurriendo en tu cuerpo en cada momento de la gestación y cómo debes cuidarte.

Publicidad

Indice

 

Cambios en el primer mes de embarazo

El médico te ha confirmado la feliz noticia: ¡estás esperando un bebé! Desde la segunda semana de tu embarazo empiezas a notar cambios en tu cuerpo: uno de los primeros síntomas es el aumento de pecho, que suelen hincharse como en los días previos a la menstruación y, en muchos casos, se vuelven igual de sensibles. Es muy importante ir cambiando de talla de sujetador –probablemente aumentes de 2 a 3 tallas- según lo vayas necesitando, para que la piel guarde toda su elasticidad. En la ducha, altera chorros de agua fría y caliente para tonificar.

Por otro lado, el cambio hormonal que conlleva el embarazo hace que la calidad de nuestra piel sufra alteraciones, una piel seca puede convertirse en grasa y viceversa. Lo ideal es limpiar bien la cara dos veces al día y aplicar una crema hidratante. Algunas veces el embarazo supone una vuelta al acné, en estos casos el cuidado de la cara tiene que ser más riguroso. Consulta con tu médico si empiezan a salirte granitos.

También la sensación de cansancio aparece desde las primeras semanas de embarazo. Así que, aunque trabajes, no te exijas demasiado a ti misma: descansa siempre que lo necesites e intenta dormir 8 horas diarias. De hecho… aprovecha ahora que todavía puedes; a partir del  quinto o sexto mes de embarazo no sabrás exactamente qué hacer con tu tripa y además ¡al bebé le encantará juguetear y darte patadas por las noches!

Si después de leer todo esto estás un poco asustada, no te preocupes, piensa que el embarazo sólo dura nueve meses y merece la pena… 
 

Otros síntomas habituales en el primer mes de embarazo

- Náuseas: aparecen en el 50% de las mujeres, a veces unidas a vómitos. Suelen empezar en la quinta semana de embarazo y se hacen más fuertes hasta la 12ª semana, momento en que empiezan a disminuir. La intensidad de estas difiere de una mujer a otra.

Articulo relacionado: Tu tercer mes de embarazo

- Hemorragia o ligero manchado vaginal: aunque puede confundirse con la menstruación si todavía no nos hemos hecho la prueba de embarazo, si el sangrado es escaso, de color rosáceo o marrón y dura menos que una regla, suele tratarse del llamado sangrado de implantación, causado por la implantación del embrión humano en el revestimiento del útero. Ocurre a los 10 o 15 días tras la concepción.

- Estreñimiento: los cambios hormonales hacen que el sistema digestivo se ralentice, lo que puede provocar estreñimiento.

- Cólicos abdominales: algunas mujeres experimentan calambres uterinos leves o dolor en el bajo abdomen similar al de la regla al principio del embarazo.

- Congestión nasal: el aumento de los niveles hormonales y de la producción de sangre puede hacer que las membranas mucosas de la nariz se hinchen, se sequen y sangren fácilmente. Esto puede hacer que tengas la nariz tapada o con mucosidad.

- Aversiones alimentarias: puedes volverte más sensible a ciertos olores y tu sentido del gusto podría cambiar, lo que puede hacer que, de repente, aborrezcas ciertos alimentos u olores que antes te encantaban.

- Sensibilidad olfativa: el sentido del olfato se agudiza, lo que se conoce como hiperosmia.

- Hinchazón: los cambios hormonales durante el comienzo del embarazo pueden hacer que te sientas hinchada, de manera similar a como te sientes al comienzo de un periodo menstrual.

- Aumento del apetito: el hambre se incrementa y pueden aparecer también deseos irrefrenables por comer ciertos alimentos (los llamados popularmente antojos).

- Cambios de humor: los cambios hormonales pueden provocar alteraciones en el temperamento, haciendo a la mujer especialmente emotiva, llorosa, irritable, etc.

- Subida de la temperatura basal: la temperatura corporal basal aumenta repentinamente (de 0,2 a 0,5 grados) el día después de la ovulación y, si el óvulo es fecundado, se mantiene elevada durante más de dos semanas.

- Aumento de la micción: los cambios hormonales hacen que tengas muchas ganas de ir al baño desde el primer momento, incluso que tengas que levantarte en medio de la noche para ir al baño.

- Incremento de la secreción salival: la producción de saliva se multiplica en el embarazo, por lo que se nota más saliva y con una especie de sabor metálico.

 

Consejos sobre tu alimentación y tus hábitos

Una persona que realice una actividad física media debe ingerir alrededor de 2.000 calorías diarias, al estar embarazada debes aumentar esta cantidad en unas 300 calorías más. Elige una dieta rica en comidas sanas y naturales, evitando las carnes y pescados crudos como el sushi, las ostras o las aves poco cocidas. También es importante disminuir los quesos blandos de tus comidas, las leches no pasteurizadas y los alimentos crudos que pueden ser portadores de bacterias causantes de ciertas enfermedades en los bebés (toxoplasmosis o listeriosis).

Si no estás tomando suplementos dietéticos de ácido fólico empieza ya mismo, ya que esta vitamina ayuda a cerrar el tubo neural, evitando defectos de medicina como la espina bífida o la anencefalia. 

Además, tienes que incrementar en un 20% la ingesta diaria de proteínas y duplicar la de vitamina D y la de hierro, fundamental para el buen desarrollo del feto. Necesidad que se produce como resultado del mayor volumen sanguíneo materno. Las principales fuentes de hierro son las carnes rojas y el hígado, así como otros tipos de carne, aves y pescados. La vitamina D la encontramos en cereales, leche de soja, en algunos quesos…

El requerimiento de calcio durante el embarazo es de 1.200 mg diarios, un 50% más de la cantidad necesaria para mujeres no embarazadas. El calcio es especialmente importante para embarazadas menores de 25 años, ya que sus huesos siguen creciendo en densidad. Este nutriente se obtiene sobre todo en la leche, el yogur y los quesos.

Respecto a los hábitos, desde el momento en que sepas que estás embarazada tienes que tener un especial cuidado con los excesos de cafeína y, por supuesto, nada de tabaco ni de alcohol. Además, siempre que no te lo haya contraindicado tu ginecólogo, lo ideal es que hagas una media hora de ejercicio suave a diario… aunque estés cansada, tu cuerpo y tu estado de ánimo te lo agradecerán.
 

¿Cómo se desarrolla el embrión?

¿Sabías que al finalizar el primer mes de gestación el corazón de tu futuro bebé ya late? ¡A pesar de que sólo mide 1,5 mm!

Cuando el óvulo y el espermatozoide se unen dan lugar al blastocisto que baja por las trompas de Falopio hasta llegar al útero, donde se implanta. En esta tercera semana de gestación se produce el paso de embrión bilaminar a embrión trilaminar, conocido como gastrulación. La gastrulación da lugar a las diferentes capas del embrión: ectodermo, mesodermo y endodermo. El ectodermo es la capa más externa, la que dará lugar a la piel y las estructuras asociadas con los pelos, las uñas y el sistema nervioso; el mesodermo constituirá los huesos, músculos, riñones, órganos sexuales y el corazón; y, por último, el endodermo, que formará el sistema digestivo, las glándulas anexas y el aparato respiratorio.

Antes de las cuatro semanas se desarrollar el corazón a partir de una protuberancia situada en el centro del embrión. Este corazón empezará a latir hacia la sexta semana de gestación.

En la 5ª semana se empiezan a formar los riñones, el hígado, el sistema nervioso central (constituido por el encéfalo y la médula espinal), la espina dorsal, la cabeza y el tronco.

En la 6º semana se forman la lengua y las cuerdas vocales y continúa el desarrollo del sistema digestivo y los pulmones. Ya cuenta con apéndice y páncreas. El cerebro aumenta de tamaño y el corazón ya late a un ritmo de 100 a 130 pulsaciones por minuto.

 

 


Te puede interesar:

Con "embarazo calendario" se hace referencia a las diversas etapas de la gestación y especialmente a la previsión del día del nacimiento del bebé, que suele ser 280 días después del primer día de la última regla de la mujer.

Glosario

Cólicos

Definición:

Dolor abdominal que, normalmente, comienza aproximadamente a las 2-4 semanas de vida y que desaparecen hacia los tres meses de edad.

Síntomas:

Llantos intensos y continuos, hinchazón del abdomen.

Tratamiento:

Tranquilizar al bebé y darle un masaje en el abdomen.

Hemorragia

Definición:

Pérdida abundante de sangre causada por la rotura de un vaso sanguíneo.

Tratamiento:

Tumbar al herido en el suelo. Cubrir la herida responsable (si la hemorragia es externa) con un apósito limpio y presionar fuertemente durante 10 minutos. Elevar la zona por encima del corazón y colocar un vendaje compresivo (sin apretar en exceso). Si la gasa se empapa de sangre, colocar otra. Si a pesar de todo continúa sangrando, comprimir la arteria correspondiente lo más cerca posible del corazón. Acudir a un centro de urgencias.

Fuente: Dr. Ramón Usandizaga, obstetra. 

Fecha de actualización: 27-01-2021

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×