×
  • Buscar
Publicidad

El 4% de las fumadoras, dejan de fumar por el embarazo

El 4% de las fumadoras, dejan de fumar por el embarazo

Según el informe, aquellas que no dejan de fumar durante el embarazo, frecuentemente reducen el consumo de cigarrillos o, a veces, cambian a una marca light, pensando quizá que así dañan menos al bebé. Aproximadamente la mitad de las embarazadas deja de fumar a raíz del embarazo (poco antes o poco después de quedarse embarazadas), según los resultados obtenidos en dos encuentros con mujeres embarazadas.

Publicidad

Índice

 

¿Dejamos de fumar en el embarazo?

El estudio establece que en concreto un 40 por ciento de las mujeres fuma a pesar de saber que ya están embarazadas, aunque en estas cifras hay notables diferencias según el nivel socioeducativo, como la edad media (que está en los 29 años), y el tiempo que llevan fumando ronda los 12 años de evolución.

Según el informe, aquellas que no dejan de fumar durante el embarazo, frecuentemente reducen el consumo de cigarrillos o, a veces, cambian a una marca light, pensando quizá que así dañan menos al bebé. Además, la mitad de la fumadoras ya ha intentado dejar de fumar el año previo al embarazo. Avanzando en los resultados, "muchas mujeres" que han dejado de fumar durante el embarazo vuelven a fumar pocos meses después del parto. Lo que sugiere que "no" valoran suficientemente las consecuencias del tabaco sobre su propia salud, y que desconocen o minusvaloran la influencia del humo del tabaco ambiental sobre la salud de los niños.

El motivo más importante para dejar de fumar es temporal, el propio embarazo, y el segundo en importancia el evitarle daños a su hijo, no lo tienen del todo racionalizado, porque más del 40 por ciento de sus parejas sigue fumando delante de ellas estando embarazadas, añade el estudio.

Riesgos del tabaco en el embarazo

No te puedes perder ...

Pedagogía Montessori, bases y consejos para niños de 0 a 1 año

Pedagogía Montessori, bases y consejos para niños de 0 a 1 año

Este tipo de educación se basa en las teorías de María Montessori, una educadora italiana de principios del siglo XX. Su principal objetivo es liberar todo el potencial de cada niño, adaptando el entorno de aprendizaje a su nivel de desarrollo y teniendo en cuenta la plasticidad de la mente de un niño en sus primeros años de vida.

Y tambien:

El tabaco contiene cerca de 4.000 sustancias químicas, muchas de las cuales son nocivas para la salud, incluida la del feto que crece dentro de ti. Entre las principales consecuencias de fumar en el embarazo encontramos:

- alteración cardiaca en el feto que no se normaliza hasta casi una hora después de haber acabado el cigarrillo.

- el monóxido de carbono del humo del tabaco sustituye al oxígeno de la sangre y la nicotina disminuye la cantidad de sangre que va a la placenta y, como consecuencia, se reduce el nivel de oxígeno que le llega al feto, lo que afecta a su peso e incluso puede causar la muerte fetal.

- la nicotina disminuye la absorción de ciertos nutrientes por parte del feto, especialmente calcio, vitamina C y otros minerales que son imprescindibles para su desarrollo.

- más posibilidades de sufrir un aborto espontáneo en el primer trimestre y parto prematuro en el tercero y desprendimiento de placenta.

- más riesgo de enfermedades de las vías respiratorias (neumonía, bronquitis, otitis, asma), muerte súbita del lactante, obesidad, desórdenes de la conducta y bajo desempeño en la escuela una vez nacido.

- fumar durante la gestación afecta a la futura fertilidad del niño.

- el tabaco produce una serie de alteraciones genéticas en el feto que incrementan el riesgo de sufrir leucemia infantil y otros tipos de cáncer en la edad adulta.

- los niños de madres fumadoras presentan un retraso de entre tres y cinco meses en lectura, matemáticas y habilidades generales con respecto a otros pequeños de su edad.

Consejos para dejar de fumar

Aunque lo mejor es no fumar desde antes de quedarte embarazada, si te has enterado de que estás encinta y sigues fumando, déjalo cuanto antes para minimizar o evitar los riesgos antes indicados. Si te cuesta, sigue estos consejos:

1. Escoge un “día sin humos” para empezar y tira todos tus cigarros, encendedores, ceniceros… e intenta pasar 24 horas sin probarlo. Si lo logras, felicítate y prueba a pasar las 24 horas siguientes. Y así, poco a poco, es mejor marcarte objetivos pequeños que pensar en 9 meses seguidos.

2. Mantente alejada de sitios que te inciten a prenderte un cigarro.

3. Si sientes deseos de fumar, puedes probar diferentes trucos como mascar un chicle sin azúcar, lavarte los dientes, salir a dar un paseo, mantener tus manos ocupadas, beber agua o un té frío, etc.

4. Prémiate a ti misma en caso de éxito con un pequeño capricho.

5. Escribe la lista de razones por las que no debes fumar y pégalas por la casa para que te las recuerde y no caigas en la tentación.


Fuente:

Programa de Prevención de las Drogodependencias de la Mancomunidad de Municipios Siberia I

Fecha de actualización: 28-07-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.