Prevenir la muerte súbita en bebés

Prevenir la muerte súbita en bebés
comparte

El síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) supone uno de los mayores temores de todo padre primerizo durante los primeros meses de vida de su hijo.

Por este nombre se conoce a la muerte repentina e inesperada que sobreviene a un bebé menor de 6 meses que aparentemente estaba perfectamente sano.

 

Suele ocurrir por la noche, durante el sueño, con mayor frecuencia en los meses de invierno y especialmente en los países desarrollados; de hecho es la primera causa de muerte en bebés menores de 1 año en estos países.

 

A pesar de que su origen aún hoy es desconocido, sí se sabe que ciertos factores pueden aumentar el riesgo de sufrir este fatal episodio. Tomar medidas preventivas evitando estos peligros minimizará las probabilidades de que el niño padezca el síndrome de muerte súbita.

 

Consejos de seguridad

 

- Evitar el tabaco durante el embarazo. Las cifras desvelan que los bebés de madres fumadoras (también si el padre es fumador) tienen más posibilidad de sufrir el síndrome de muerte súbita.

 

- Favorecer la lactancia materna exclusiva. El efecto protector de la lactancia frente a la muerte súbita también ha sido objeto de investigación científica. El último estudio, el de la revista Pediatrics (2011), revela que la incidencia del síndrome de muerte súbita del lactante era un 60% menor cuando los bebés recibían leche materna y más de un 70% menor en aquellos alimentados con lactancia materna exclusivamente.

 

Poner a dormir al bebé siempre boca arriba. Nunca colocarle boca abajo, ni siquiera de lado, ya que es una postura muy inestable y podría voltearse.

 

- Mantener la cuna en la misma habitación de la madre durante al menos los primeros 6 meses.
 

Aunque todavía es un tema controvertido entre los pediatras, diferentes investigaciones han demostrado que el colecho (compartir cama con el bebé) reduce el riesgo de muerte súbita, pues facilita la lactancia materna, permite a la madre percatarse de cualquier anomalía en la respiración o el estado del bebé, ayuda al pequeño a regular su temperatura con el calor de su madre, etc. Es más, en los países en los que esta práctica es lo normal (En Asia, Sudamérica, África…) apenas existen casos de muerte súbita en bebés. Ahora bien, para que el colecho sea seguro deben cumplirse unas medidas de seguridad: no dormir con el bebé si se ha fumado, se ha bebido o consumido drogas, ni si se está muy cansado, evitar el uso de edredones y almohadas, asegurarse de que no haya huecos en la cama donde pueda quedar atrapado, utilizar un colchón firme, etc.

 

- No usar edredones, mantas pesadas o almohadas ya que pueden provocarle asfixia.

 

- Asegurarse de que las sábanas y mantitas están fijas y no pueden moverse. El uso de saquitos para bebés es una excelente opción, ya que le abrigarán sin peligro de ahogo.

 

- Alejar la cuna de corrientes de aire, radiadores o ventanas donde de el sol directamente.

 

- Evitar abrigarle en exceso al dormir. Y no cubrir nunca su cabeza.

 

- Procurar que la temperatura de la habitación ronde los 18º.

 

- No fumar donde se encuentre el bebé.

 

- Ponerle el chupete para dormir. Desde hace varios años los pediatras aconsejan el uso del chupete para prevenir este mal. Aunque todavía se ignora el porqué, probablemente la razón esté, según han afirmado algunos científicos recientemente, en que la succión mejora el control del ritmo cardiaco y la presión sanguínea del recién nacido, lo que ayuda a evitar el SMSL.


Te puede interesar:
Conocer el percentil del bebé por meses, tanto en talla como peso, permite realizar un control continuo de cómo se está desarrollando en comparación con otros bebés de su misma edad.


Fuentes:

Libro Blanco de la Muerte Súbita Infantil https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/libro_blanco_muerte_subita_3ed_.pdf

Fecha de actualización: 05-09-2013

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>