• Buscar
Publicidad

¿Qué es la dilatación en el embarazo?

¿Qué es la dilatación en el embarazo?

El momento más esperado de tu embarazo se acerca, conocer a tu hijo, por lo que tu cuerpo comienza a prepararse para recibirlo a través de diversas fases, una de las cuales es la dilatación. Por ello debes reconocer cómo tu cuerpo se está preparando para el parto.

Publicidad

Índice


¿Qué son los pródromos del parto?

Cuando te encuentras en la etapa final del embarazo tu cuerpo se va a preparar para el momento del parto a través de cambios significativos que debes saber identificar para que no te agarren desprevenida.

A los signos que presenta tu cuerpo durante los últimos días antes de tu parto se les conoce como pródromos del parto, los cuales ocurren de manera distinta en cada mujer con respecto a su secuencia y a su intensidad. Aunque algunos son muy evidentes, por lo que es fácil ver que el parto está próximo.

La palabra pródromo viene del griego "pródrmow", que significa lo que sucede antes o lo predecesor de un evento, por lo que un pródomo del parto son los síntomas o signos que presenta el cuerpo antes de las señales agudas del parto.

Algunas futuras mamás pueden presentar los pródromos del parto con mayor anticipación que otras, puesto que hay quienes las experimentan unas semanas antes y hay quienes las tienen tan sólo unas horas antes del parto, así que no te preocupes si todavía no llegan.

Los síntomas más famosos de los pródromos del parto son las contracciones, las cuales para algunas mamás van a ser más dolorosas que para otras. No confundas este síntoma con las contracciones falsas de Braxton Hicks, que no son las que suceden durante la dilatación, sino a lo largo del embarazo para preparar el útero para el parto.

Las contracciones de los pródromos del parto son distintas a las que suceden durante el mismo, puesto que estas no son rítmicas ni regulares. Estas se encargan de ablandar el cuello del útero antes de que se dilate.

Estos espasmos tienen una duración corta de entre 15 y 20 segundos, por lo que son más cortas que las del parto. Aparecen en la zona inferior del abdomen, e incluso en las ingles. Cambiar de posición o descansar alivia el dolor.
 

¿Qué es la dilatación?

La dilatación es la señal que da tu cuerpo para entrar al parto. La dilatación comienza cuando el cuello del útero ha expulsado el tapón mucoso, el cual se encarga de tapar el útero durante el embarazo para la protección del feto.

El tiempo que tarda en dilatarse el cuello del útero lo suficiente para poder expulsar al feto varía en cada mujer embarazada, lo que puede ser de días hasta horas.

La fase de la dilatación pasiva es cuando existen contracciones en un promedio de 10 o 12 minutos entre cada una. Cada contracción va a sentirse más fuerte, además de que va a ir aumentado la frecuencia en que suceden.

Ten en cuenta que no todas las contracciones favorecen la dilatación. Existen las contracciones de Braxton Hicks, que son las que se tienen a lo largo del embarazo. Muchas veces no es fácil distinguir las contracciones de Braxton Hicks de las propias del parto. La clave está en que las contracciones de Braxton Hicks no aumentan de forma constante su duración, intensidad ni frecuencia y no provocan la dilatación del cuello del útero.

La fase de dilatación activa es cuando existe una dilatación de 1 centímetro por cada hora que pasa, además de que entre cada contracción existe una brecha de 2 a 3 minutos. En esta fase las contracciones van a ser todavía más dolorosas, por lo que te recomendamos des inicio a los ejercicios de respiración.

Se dice que un parto ha comenzado cuando existe una dilatación de 3 centímetros, pero el tiempo que puede durar es distinto para las madres primerizas y para quienes ya han sido madres anteriormente.

Ten en cuenta que el estrés puede hacer que la oxitocina (hormona que induce las contracciones durante el parto y responsable de la dilatación del cuello uterino) no se segregue de forma correcta. De hecho, en situaciones de estrés el cerebro ordena que se libere cortisol, una hormona opuesta a la oxitocina, lo que puede hacer que la dilatación se dificulte. También en situaciones de estrés se genera adrenalina, que favorece que la mujer esté más tensa, en estado de alerta y más sensible.

Para evitar que el estrés en el parto se produzca o para aliviarlo, puedes apostar por los ejercicios de relajación. Estos ejercicios, según los expertos, permiten relajar los músculos, reducir la ansiedad, aumentan la tranquilidad y seguridad y una mayor distracción de la atención a dolor. Los ejercicios de relajación contribuyen a la liberación de oxitocina, esencial para la dilatación.

Por último, la dilatación puede inducirse farmacológicamente cuando se induce el parto colocando un gel de prostaglandinas en el cuello del útero, aunque lo común es que ocurra de manera espontánea sin intervención médica.
 

Fases de la dilatación

- Fase latente o inicial del parto, con contracciones leves o indoloras el cérvix se dilata hasta los 3 cm.

- Fase de trabajo activo de parto, con contracciones más rítmicas, intensas y dolorosas, que producen la dilatación del cérvix desde los 4 a los 7 cm.

- Fase de aceleración rápida, cuando la cabeza está encajada y el cérvix dilata velozmente hasta alcanzar los 10 cm para permitir la salida del feto por el canal de parto.

En las primíparas la dilatación suele durar más que en secundíparas o multíparas.

¿Dónde se realiza la dilatación?

Una vez llegues a los 3 cm de dilatación que inician el parto en sí, te ingresarán en el hospital en una habitación (privada o semiprivada según el centro) en la que pasarás la dilatación con tu acompañante.

Durante este tiempo puedes hacer ejercicios de respiración, con la pelota de pilates, estar tumbada, pasear por la habitación... siempre que no estés monitorizada ni te pongas la epidural. Si estás mo nitorizada todo el rato no te puedes mover libremente y con la anestesi epidural, a ni ser que sea la walking epidural, tampoco te puedes mover ya que tus piernas pierden fuerza.

Puedes ponerte música, hablar con tu pareja o ver algo en la televisión. Lo importante es que estés tranquila y calmada ya que este proceso puede durar desde una hora hasta 12.
 

¿Cómo se mide la dilatación?

La valoración de la dilatación cervical y del descenso de la presentación fetal se hace mediante el tacto vaginal que la matrona o el especialista realizarán periódicamente (aproximadamente cada hora) hasta la finalización del parto.

El plano en el que se encuentra el feto determina cuál es el nivel de descenso del feto. En Obstetricia se utilizan cuatro planos paralelos para delimitar la altura de la presentación fetal, también llamados planos de Hodge:

- Primer plano: es una línea ficticia que va desde la parte superior de la sínfisis del pubis hasta el promontorio del hueso sacro.

- Segundo plano: paralelo al anterior va desde la parte inferior de la sínfisis del pubis hasta la segunda vértebra sacra.

- Tercer plano: paralelo al anterior pasando por las espinas ciáticas.

- Cuarto plano: paralelo al anterior pasando por el vértice del hueso sacro.

Saber en qué posición se halla el feto es fundamental para saber si el parto va progresando adecuadamente o existe algún problema. 

Además, el tacto vaginal permitirá saber los centímetros que has dilatado y cómo va avanzando la dilatación. 


¿Cómo puedo acortar la dilatación?

Existen distintas formas no farmacológicas para acelerar el proceso de dilatación:

- Conseguir un ambiente relajado: conseguir que el ambiente se sienta cómodo puede hacer que te aporte seguridad y, por lo tanto, contribuir a la liberación de oxitocina.

- Caminar, no estar tumbada: cualquier posición en la que no estés tumbada, incluyendo caminar, puede facilitar la dilatación.

- Intenta distraerte del dolor: las técnicas de relajación disminuyen la tensión muscular, además de proporcionar tranquilidad y seguridad. Como hemos dicho, si se consigue disminuir el estrés y la ansiedad hacen que se liberen mayor cantidades de oxitocina.

- El agua caliente ayuda: se aconseja cuando hayas alcanzado los 5 centímetros de dilatación con el fin de evitar los partos prolongados. El agua caliente reduce los niveles de ansiedad al tiempo que se estimula la producción de endorfinas. Esto disminuye el tiempo de dilatación y hace que tengas la sensación de controlar mejor el dolor. Esta técnica reduce el uso de la analgesia epidural durante la dilatación y no tiene efectos adversos en la duración del parto.

El promedio de una duración de un parto en una madre primeriza es de entre 8 y 12 horas, mientras que para quien ya ha sido madre anteriormente es de entre 5 y 8 horas.
 

¿Qué ocurrirá si mi cuello no dilata lo suficiente?

Si la dilatación va demasiado lenta, se puede acelerar rompiendo la bolsa de las membranas fetales mediante una amniorrexis o amniotomía para acelerar las contracciones de parto.

En otros casos se puede inyectar mediante infusión intravenosa oxitocina artificial para estimular las contracciones uterinas y con ellos de la dilatación del cérvix.

Estas intervenciones se llevan a cabo cuando el parto se enlentece o la dilatación se detiene sin otra causa evidente y su control es estricto mediante bomba de infusión, para evitar contracciones demasiado fuertes o demasiado frecuentes.

Si pasan las horas, la dilatación no avanza y el feto sufre pérdida de bienestar fetal se puede recurrir a una cesárea.

Siempre será el profesional de medicina el encargado de decidir qué es lo mejor para evitar complicaciones graves a la madre o al bebé. 


Glosario

Pródromos del parto

Definición:

Es el preparto. El intervalo de tiempo que precede al comienzo del parto. Se caracteriza por la presencia de contracciones irregulares en frecuencia, intensidad y duración. En primíparas este periodo suele durar más tiempo que el multíparas.

Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 04-03-2021

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×