×
Publicidad

¿Cómo es el tapón mucoso?

¿Cómo es el tapón mucoso?

Cuando la semana 40 se acerca, las dudas, los nervios y la incertidumbre por lo que va a pasar durante el parto se apoderan de la mayoría de las madres en ciernes. El temor a no saber identificar las señales que el cuerpo emite cuando el bebé está listo para nacer preocupa a muchas de ellas provocando que en no pocas ocasiones se presenten en la maternidad antes de lo necesario.

Publicidad

Indice

 

Primeros síntomas del parto

Reconocer los  síntomas del parto debidamente puede ahorrarnos viajes y nervios en vano.

El comienzo del parto está indicado por una serie de hechos que ocurren cerca de la fecha prevista. Los primeros suelen ser la aparición de contracciones regulares y la expulsión del tapón mucoso. Ahora bien, aunque estas dos señales advierten del final de la espera, no significan que el parto sea inminente. De hecho, desde la presencia de la primera contracción o la expulsión del tapón mucoso hasta el nacimiento, pueden transcurrir muchas horas e incluso varios días.

Perder el tapón mucoso quiere decir que el cuello del útero está transformándose para permitir la salida del bebé, por lo que el parto empezará pronto (en 24 horas, 48, 4 días, una semana, tres…). Este puede ser un buen momento para planificar la visita al hospital: preparar la bolsa, organizar la agenda, recopilar la documentación, prever el trayecto, etc. Pero no el de salir corriendo hacia allí, todavía.


¿Qué es el tapón mucoso?

No te puedes perder ...

La 39ª semana de embarazo

La 39ª semana de embarazo

¡Tu bebé está a punto de nacer! Puede que esta sea la semana tan esperada, y si no es así, falta muy poquito para que puedas ver a tu bebé. Tendrás que estar muy atenta a los síntomas del parto, como la rotura de aguas o la pérdida del tapón mucoso.

Y tambien:

El tapón mucoso es una sustancia formada por secreciones viscosas que sella la parte inferior del cuello uterino durante el embarazo, para evitar que penetren gérmenes o bacterias a través de la vagina y proteger al feto de infecciones. Cuando el final de la gestación está próximo el cuello se reblandece, se acorta y se ensancha preparándose para el parto, y es entonces cuando el tapón se desprende y sale por la vagina.

La descarga del tapón mucoso suele tener el aspecto de una masa espesa, gelatinosa, clara, amarillenta o marrón, con una textura semejante a los mocos nasales. Algunas mujeres lo perciben claramente en los días precedentes al parto, y para otras pasa totalmente desapercibido, al presentarse mezclado con otras secreciones (flujo vaginal, pérdidas de orina, etc.). Además puede expulsarse de una vez o hacerse a lo largo de varios días.

Es frecuente que la mucosidad tenga pequeñas cantidades de sangre, en forma de filamentos, provocadas al desprenderse el tapón del cuello. Si bien, no debe confundirse con una hemorragia. Sangrar al final del embarazo no es normal, se considera algo serio y puede ser debido a un desprendimiento de placenta. Si la hemorragia es abundante, similar a la de la menstruación, o va acompañada de contracciones intensas y/o pérdida de líquido, debe acudirse al hospital lo antes posible.

Aunque la expulsión del tapón mucoso no tiene por qué alarmarnos ni incitarnos a salir corriendo al hospital, conviene tener en cuenta que su pérdida supone dejar sin cierta protección al feto, por lo que se recomienda, a partir de este momento, tomar algunas medidas en prevención de posibles infecciones, como cuidar la higiene íntima, evitar el baño en favor de la ducha, descartar la piscina o la playa y abstenerse de mantener relaciones sexuales.


¿Por qué se desprende el tapón mucoso al final del embarazo?

Existen varias razones por las que se puede perder el tapón mucoso al final de la gestación. En la mayoría de los casos, el tapón mucoso se desprende porque el cuello uterino se está ablandando.

Esto se conoce médicamente como ablandamiento cervical, y quiere decir que el cuello del útero está madurando, comenzando a adelgazarse y a ensancharse en preparación al parto. Como consecuencia, el tapón mucoso no se mantiene en el lugar tan fácilmente como antes, pudiendo llegar a desprenderse.

Pero la llegada inminente del parto no es la única causa de desprendimiento del tapón mucoso. Este tapón también se puede perder como consecuencia de un examen cervical o durante las relaciones sexuales (ya que pueden hacer que el tapón se afloje y se libere).


¿Cómo se puede identificar el tapón mucoso?

Es posible que expulses el tapón mucoso poco a poco en forma de flujo vaginal intenso. Este proceso de expulsión puede durar varios días, y su aspecto es similar al de la clara del huevo. Su color puede ser amarillento, estar teñido de sangre, ser de color marrón, rosado o rojo.

También puede ser expulsado en su totalidad de una sola vez, como un coágulo de aspecto gelatinoso, que puede estar acompañado o no de hilos de sangre.

Perder el tapón mucoso no es sinónimo de parto inminente. De hecho en el caso de las madres primerizas el parto puede no empezar hasta los próximos días. Por esta razón no es necesario acudir al hospital si solo se produce la pérdida del tapón mucoso. Si la pérdida va acompañada de otros síntomas como contracciones, dolor abdominal, fiebre, etc. sí que es necesario acudir al hospital.


Te puede interesar:

"¿cómo saber la fecha de parto?" es una de las primeras preguntas que se hace una mujer al enterarse que está embarazada. La respuesta es sencilla! La fecha del nacimiento serán aproximadamente 280 días después del primer día de la última regla.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.