Cuándo ir al hospital de parto

Cuándo ir al hospital de parto
comparte

Una de las mayores preocupaciones de las madres primerizas que han entrado en el tercer trimestre de gestación, es saber cuándo es el momento preciso de ir al hospital cuando el parto comienza. Muchas temen no estar preparadas, no tener tiempo de reacción o incluso parir por el camino.

Pero estas estampas típicas del imaginario colectivo tienen tanto de populares como de poco reales. Lo más habitual, suele ser lo contrario, que nos presentemos en el hospital y que nos manden de vuelta a casa por no haber comenzado aún la fase activa del parto.
 

¿Qué hacer entonces? ¿Cuándo debemos ir?
 

Presta atención a estas señales:

 

Cuando SI ir al hospital

-    Rotura de aguas:


Sale un líquido transparente uniforme (Aún hay margen para preparar todo con calma y acudir tranquilamente al hospital)

Sale un líquido verdoso (Hay que acudir inmediatamente al hospital).


-    Sangrado. Igual o más que en una regla.

-    Contracciones constantes y dolorosas de 1 o 1 ½ minuto, que no se calman al cambiar de postura o descansar, cada 5 minutos durante una hora en primerizas y cada 10 en multíparas.

-    No se sienten los movimientos del bebé durante un día.


 

Urgencias pediátricas: ¿cuándo ir al hospital?

Urgencias pediátricas: ¿cuándo ir al hospital?

¿Cuáles son los principales motivos por los que llevamos a nuestros hijos a urgencias? Muchas veces, sobre todo en padres primerizos, no se sabe si es necesario acudir a urgencias, llamar a un médico de guardia o simplemente esperar a la consulta del pediatra. Para saber un poco más sobre este tema y cómo actuar, os presentamos las causas más comunes de ingresos de urgencia según la Asociación Española de Pediatría.

Cuando NO ir al hospital

-    Cuando se expulsa el tapón mucoso. Esto es solo una señal de que el parto se aproxima pero no indica que vaya a ser inminente. Pueden pasar varios días, incluso semanas.

-    Contracciones de Braxton Hicks. Solo duelen en la parte del vientre. Son irregulares, menos dolorosas y desaparecen cuando se cambia de postura o al descansar.

-    Contracciones suaves y espaciadas.


 

¿Qué hacer si tienes contracciones pero aún no son las “buenas”?

Quédate en casa, cómoda y relajada. Estarás más a gusto y tranquila que si esperas en el hospital, si es que allí no te han dicho ya que vuelvas.
 

Cronómetro en mano, cuenta cada cuanto tienes las contracciones. Si se intensifican y se repiten cada 5 minutos coge la maleta. Si no, intenta relajarte con las técnicas aprendidas en las clases de preparto o haz respiraciones profundas para aliviar el dolor.
 

Camina y cambia de postura.
 

Si te duele la espalda aplícate calor en la zona lumbar.
 

Date un baño de agua caliente. Te relajará y aliviará la tensión.
 

Recuéstate sobre tu costado y pide a tu pareja que te de un masaje en la zona lumbar.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
Volver
×


×
×
×