• Buscar
Publicidad

7 consejos para gestionar las visitas tras el parto

7 consejos para gestionar las visitas tras el parto

Aunque las visitas se agradecen, lo cierto es que a veces son también algo difíciles de gestionar en un momento en el que el bebé requiere muchos cuidados y vosotros estáis con unos niveles de energía bajo mínimos. ¿Cómo podéis administrar las visitas para evitar sobrecargaros? Aquí van siete consejos.

Publicidad

1. Estableced la regla de esperar a que estéis en casa

Excepto en unos pocos casos contados, en general es mejor que establezcas la regla de que las visitas esperen mientras estéis en el hospital y hasta que estéis asentados en casa. Puede que aún estés recuperándote del parto o que simplemente no te sientas cómoda haciendo de anfitriona en el hospital y tu bebé aún está recibiendo visitas del profesional del hospital periódicamente para monitorizarle. Lo mejor es centrarte en que los dos os recuperéis y dejar las visitas para más adelante.

Articulo relacionado: Donar sangre después del parto

2. Si te ofrecen ayuda -y tienes algo de confianza- ¡acéptala!

Puede que por cortesía o incluso por suficiencia te salga decir “Nada, gracias. Tenemos de todo” cuando una visita de confianza te hace la pregunta de si necesitáis algo. Pero, seamos realistas, acabáis de tener un bebé, os estáis adaptando a los cambios y seguro que algo de ayuda os viene mejor que bien. Puede ser algo tan simple como que te traigan algo de la compra (leche, huevos…) o que te echen una mano con los platos sucios. Algo que permita al visitante que se ofrezca ser de utilidad y a vosotros liberaros de algo de carga.

3. No tengas miedo de decir No a algunas visitas

Sí, no siempre es fácil. Pero si tienes una familia grande, o muchos conocidos, puede que lo mejor para vosotros sea filtrar entre los visitantes. Puedes probar a reunir a varios en una misma visita o, directamente, informarles de que por ahora os estáis centrando en descansar. Que en cuanto estés con más fuerzas organizarás algo para que puedan conocer al bebé.

4. Organiza una fiesta cuando el bebé tenga algo más de tiempo

Organizar una fiesta de bienvenida es una buena forma de evitar las visitas “cuentagotas” (esas que se producen continuamente de familiares, tíos, primos, amigos…) Y, en cambio, reunirlas todas en un mismo día. Puedes organizar una merienda en tu casa, una especie de Baby Shower para que puedan conocer al bebé y ver cómo estáis los papás.

5. En ciertas ocasiones, visita tú

Si sabes que alguna visita se va a alargar más, ya sea porque conoces a la persona o porque lo intuyas (abuelos o tíos de mucha edad, amigos habladores…), puede que te resulte más conveniente quedar en otro sitio para tomar un café o ir tú a su casa.

6. Deja que tu pareja adopte el papel de “poli malo”

Deja que tu pareja tome el control en las visitas y que, si hace falta, informe a los visitantes de que es la hora del baño del pequeño o de que tú tienes que descansar si la visita se alarga demasiado.

7. No te disculpes por el desorden

Es normal -y casi se da por hecho- que con la llegada de tu bebé no tengas tiempo de tener tu casa ordenada, impoluta y lista para visitas. No tienes por qué disculparte por esto. Han venido a veros al bebé y a vosotros, no a analizar cómo de ordenada está la casa. Así que prioriza tus energías y no te preocupes demasiado por cosas secundarias.


Fecha de actualización: 02-07-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×