Pródromos de parto

Pródromos de parto
comparte

Los días previos al parto se caracterizan por los nervios y las ansias por dar a luz al pequeño pero es imprescindible conocer los cambios que va a ir sufriendo el cuerpo de la futura mamá para que no se asuste o acuda al hospital antes de tiempo.

Los pródromos del parto es la fase que engloba todas las manifestaciones clínicas que anuncian la proximidad del parto. Antes del nacimiento del bebé las embarazadas sufren una serie de síntomas relacionados con los cambios que está sufriendo su propio cuerpo durante la preparación del esperado momento. Los pródromos del parto cambian de una mujer a otra e, incluso, de un parto a otro; pueden empezar desde un par de semanas antes, hasta tan solo unas horas previas al nacimiento. Así, es importante que la futura mamá sepa distinguir estos signos de los del propio parto para no asustarse ni crear alarma y poder así decidir cuándo acudir o no al hospital.

 

Los síntomas más frecuentes de los pródromos del parto son:

 

- Aumento de las contracciones uterinas cuya finalidad es ablandar el útero y prepararlo para su posterior dilatación. Suelen ser molestas pero, al contrario que las del parto, no son muy dolorosas ni intensas ni tienen carácter regular. Los espasmos se sienten en la zona inferior del abdomen y duran unos 20 segundos. Se suelen aliviar al cambiar de posición, al sentarse o tumbarse.

No te puedes perder ...

 

- Maduración del cérvix o acortamiento del cuello uterino que solo puede apreciarse tras una exploración vaginal.

 

- Se produce un descenso del vientre porque el bebé empieza bajar por el canal del parto. Se alivia la presión en el estómago y por tanto las posibles molestias gastrointestinales. En cambio, pueden aparecer molestias en la vejiga, dolor al andar en las caderas y los riñones, calambres en el vientre y polaquiuria (frecuentes ganas de ir al baño por el aumento de la presión en la zona).

 

- Algunas mujeres notan cómo expulsan una sustancia de aspecto gelatinoso con hebras rojas, se trata del tapón mucoso. Se puede echar todo de golpe o ir cayendo de manera paulatina durante varios días, a veces cae tan lentamente que la futura mamá no lo nota. El tapón mucoso son secreciones del útero que sirven para proteger la matriz, y por tanto al bebé, de posibles infecciones. En cualquier caso, su expulsión no implica que el parto haya comenzado sino que el útero se está preparando para la siguiente fase, es importante no confundirlo con el líquido amniótico, cuya textura es líquida y se parece a la orina (tiene ligero olor a cloro).

 

- Muchas mujeres que entran en la fase de los pródromos sienten nervios, desasosiego y dificultad para conciliar el sueño.

 

- Otro síntoma más o menos frecuente es la pérdida repentina de peso que puede ir desde medio kilo hasta 1.

 

- Al final de este periodo puede haber un pequeño sangrado por la rotura del algún capilar uterino al empezar la fase de la dilatación.

 

- Si la fase de los pródromos comienza demasiado pronto puede ser bastante molesta para la futura mamá que sentirá dolores parecidos a los menstruales, cansancio y fatiga y un aumento de la sensibilidad emocional.

 

- Esta preparación al parto que realiza el propio cuerpo de la mujer terminará cuando el cuello uterino haya dilatado 3 centímetros y comiencen las contracciones del parto -intensas y regulares-.

 

La futura mamá debe conocer estos síntomas para no asustarse ni acudir al hospital antes de tiempo, pero en caso de duda o de sospecha de que algo no vaya como debería, lo mejor es llamar al ginecólogo o acudir a urgencias para que descarten cualquier problema posible.


Te puede interesar:
La calculadora de aumento de peso durante el embarazo permite realizar un seguimiento de los kilos que se van adquiriendo mes a mes y así evitar posibles problemas a la madre o el feto derivados de engordar más de lo debido.


Fecha de actualización: 23-04-2015

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>