No sabía que estaba embarazada y tomé alcohol

No sabía que estaba embarazada y tomé alcohol
comparte

Seguro que sabes que no puedes beber alcohol durante el embarazo, pero es muy posible que en las primeras semanas no tuvieras síntomas, por lo que no sabías que estabas esperando un bebé. Si has bebido ocasionalmente y no abusaste demasiado del alcohol, es muy probable que no afecte a la salud del bebé durante los primeros días de gestación.

Consumir alcohol en grandes cantidades puede tener serias repercusiones en el desarrollo del feto debido a que su sistema es débil e inmaduro, por ello, su metabolismo tardará más en hacer desaparecer el alcohol, provocando en ocasiones daños irreparables.

 

Las primeras semanas de gestación los embriones son muy sensibles al efecto del alcohol y, por desgracia, en esas semanas la mujer no sabe que está embarazada, por eso se recomienda no tomar nada de alcohol desde que se decide abandonar el método anticonceptivo. Cuando se ha tomado alcohol sin saber que existía un embarazo se suelen producir abortos espontáneos tan precoces, que la mujer ni siquiera llega a enterarse de que ha estado embarazada. Si has tomado alguna copa sin saber que estabas esperando un hijo, es importante que se lo digas a tu ginecólogo para que estudie el embrión.

 

El alcohol incrementa el riesgo de tener abortos espontáneos, niños con problemas físicos, psíquicos o de comportamiento. El tipo de defectos y su gravedad depende de la cantidad de alcohol que la embarazada tome y de su susceptibilidad genética, entre otros factores. Tomar alcohol incluso en pequeñas dosis tampoco es recomendable, pues, aunque no se ha establecido un nivel concreto de seguridad, sí se sabe que el alcohol es capaz de atravesar la placenta y llegar al feto en la misma concentración que a la madre.

No sabía que estaba embarazada y estoy sangrando

No sabía que estaba embarazada y estoy sangrando

Pensabas que ese sangrado que habías comenzado a tener era la regla, que se había adelantado o retrasado, pero resulta que es diferente del sangrado menstrual normal y empiezas a pensar que puede ser otra cosa. En ese momento caes en que mantuviste relaciones sexuales sin protección cerca de tus días fértiles, por lo que es posible que estés embarazada y estés sufriendo un aborto… ¿O no?

 

Generalmente si consumes alcohol las dos primeras semanas de gestación y no han surgido complicaciones es muy probable que no pase nada y no se hayan producido daños en el feto. Lo mejor es no alarmarse y transmitirle al médico todas tus inquietudes.

 

Si tomaste una copa muy al principio y no se produjo un aborto, no debes alarmarte, ya que el riesgo probablemente sea pequeño, pero no deberías tomar más alcohol durante el resto de la gestación. Lo ideal es no tomar ninguna cantidad de alcohol. Si en alguna ocasión se desea tomar una cerveza, debe ser de las que se consideran sin alcohol, pero hay que tener en cuenta que estas cervezas lo contienen en una muy pequeña cantidad, y esa pequeña cantidad de alcohol que lleva aumentará dependiendo del número de cervezas que se tomen. Por tanto, opta por las cerveza 0,0, que no tienen nada de alcohol.

 

No hay una cantidad segura de alcohol que se conozca que se pueda tomar durante el embarazo o mientras se esté tratando de quedar embarazada, ni hay ningún momento en que se pueda beber alcohol durante el embarazo sin correr riesgos. El alcohol puede causar problemas al bebé en gestación durante todo el embarazo.

 

Las consecuencias de ingerir alcohol durante el embarazo varían por supuesto según el mes de gestación y la cantidad de alcohol ingerida. De hecho, durante el primer mes de embarazo la ingesta de este puede provocar deformidades al bebé. Se puede producir el deterioro de los rasgos faciales, el corazón y otros órganos, como los huesos y el sistema nervioso central. Es en ese momento cuando estas partes del feto están en las etapas claves de desarrollo.


Mientras que en los meses posteriores aumenta el riesgo neurológico, que puede originar retraso mental o discapacidad intelectual, una afección diagnosticada antes de los dieciocho años que incluye tanto un funcionamiento intelectual general por debajo del promedio como una carencia de las destrezas necesarias para la vida diaria.


Algunas de las consecuencias que puede acarrear la toma de alcohol en la salud del bebé son los problemas de corazón, los cerebrales y otros en determinados órganos vitales. También existe la posibilidad de que aparezcan problemas de visión y de audición, problemas de aprendizaje, poco peso al nacer, deficiencias intelectuales u otros problemas de lenguaje o comportamiento.

 

Tanto el consumo de pequeñas dosis como grandes pueden producir ligeras disfunciones y su gravedad aumentará en proporción a la cantidad de alcohol tomada. Tomar mucho alcohol durante el embarazo puede llevar a un grupo de defectos en el bebé conocido como síndrome de alcoholismo fetal. Los síntomas pueden abarcar:


- Problemas de comportamiento y atención

- Anomalías cardíacas

- Cambios en la forma de la cara

- Crecimiento deficiente antes y después del parto

- Problemas con el movimiento y el equilibrio, y tono muscular deficiente

- Problemas con el pensamiento y el habla

- Problemas de aprendizaje


La gravedad de los síntomas del síndrome alcohólico fetal varía, ya que algunos niños los padecen en un grado mucho mayor que otros. Los signos y síntomas del síndrome alcohólico fetal pueden comprender cualquier mezcla de defectos físicos, discapacidades intelectuales o cognitivas y problemas para desempeñarse y afrontar la vida diaria.


Fuentes:

- Consumo de alcohol durante el embarazo. Por Centros para el control y prevención de enfermedades. https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/fasd/alcohol-use.html 

- Síndrome Alcohólico fetal. Por Clínica Mayo. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/fetal-alcohol-syndrome/symptoms-causes/syc-20352901

Redacción: Cristina Rodríguez

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×