Tomar alcohol durante el embarazo: riesgos y consecuencias

Tomar alcohol durante el embarazo: riesgos y consecuencias
comparte

El alcohol es una de las drogas más consumidas en nuestro país y una de las más perjudiciales para nuestra salud. En el embarazo, un momento bastante delicado tanto para la madre como para el bebé, mucho más.

Todas las madres deben ser conscientes de que todo lo que ingieran durante el embarazo llegará hasta su bebé, por lo que la ingesta de alcohol y más de manera continuada durante el proceso de gestación puede ser causa de múltiples problemas en el feto. ¿Por qué? Como madres adultas somos capaces de manejar el alcohol en nuestra sangre porque tenemos los mecanismos para ello. Sin embargo, el cuerpo de nuestro bebé, su sangre, no tiene la misma capacidad por lo que los perjuicios de estas bebidas alcohólicas se multiplican en su caso. El feto no puede metabolizar el alcohol porque no posee las enzimas necesarias para ello y no puede, por tanto, reducir los efectos tóxicos.


Es cierto que el alcohol puede tener unas consecuencias de por vida en el bebé, y también puede ser causa de parto prematuro, aborto o muerte del feto. Por tanto, es completamente necesario que todas las madres conozcan las consecuencias de ingerir alcohol durante estos nueve meses de embarazo. Es cierto que no hay estudios que especifiquen cuál es la cantidad mínima de alcohol que se puede ingerir en el embarazo sin que tenga consecuencias, por lo que lo único que se recomienda es no tomar nada durante este periodo.

El consumo de alcohol en el embarazo, causa principal de defectos congénitos

El consumo de alcohol en el embarazo, causa principal de defectos congénitos

El consumo de alcohol durante el embarazo es la principal causa de los defectos de nacimiento y desarrollo del bebé, que puede llegar a sufrir deformaciones y discapacidades si nace con el Síndrome Alcohólico Fetal (FAS) que afecta a un 1 por ciento de los recién nacidos en Europa, según han informado la Sociedad Científica de Estudios sobre el Alcohol y otras toxicomanías (SOCIDROGALCOHOL) y la Federación Española de Alcohólicos Rehabilitados (FARE).


Los expertos aseguran que durante el proceso completo del embarazo no se puede beber nada de alcohol, ya que este actúa como una droga, alterando el funcionamiento correcto del cuerpo, afectando a la presión arterial, al sistema renal y al estado de ánimo. El alcohol es muy peligroso para nuestro bebé, pues este atraviesa la placenta produciendo en él los mismos efectos (o incluso superiores) que produce en nosotros.


Está claro que probar un poco de vino que han servido en alguna cena durante las Navidades o brindar con un poco de champán no va a repercutir en nuestro bebé de manera grave. Estas son ocasiones que se producen de manera eventual y que ni siquiera van a afectarnos a nosotras, pero lo que sí que sabemos es que no hay una cantidad recomendada de alcohol a ingerir puesto que no es aconsejable en absoluto.


Consecuencias para el bebé


Las consecuencias de ingerir alcohol durante el embarazo varían por supuesto según el mes de gestación y la cantidad de alcohol ingerida. De hecho, durante el primer mes de embarazo la ingesta de este puede provocar deformidades al bebé, mientras que en los meses posteriores aumenta el riesgo neurológico, que puede originar retraso mental o discapacidad intelectual, una afección diagnosticada antes de los dieciocho años que incluye tanto un funcionamiento intelectual general por debajo del promedio como una carencia de las destrezas necesarias para la vida diaria.


Algunas de las consecuencias que puede acarrear la toma de alcohol en la salud de nuestro bebé son los problemas de corazón, los cerebrales y otros en determinados órganos vitales. También existe la posibilidad de que aparezcan problemas de visión y de audición, problemas de aprendizaje, poco peso al nacer, deficiencias intelectuales u otros problemas de lenguaje o comportamiento.


Principales riesgos de ingerir alcohol en el embarazo


El consumo de alcohol durante el embarazo puede ocasionar los mismos riesgos del consumo de alcohol en general, pero en el feto los riesgos son adicionales. Como decíamos, ingerir alcohol es mucho más dañino durante el primer trimestre, pero debemos ser conscientes de que tomarlo en cualquier momento de la gestación también lo es.


Las mujeres embarazadas y las que están intentado ser mamás deben, por tanto, evitar cualquier cantidad de alcohol. La única manera de prevenir el síndrome de alcoholismo fetal es no tomar alcohol durante el embarazo. Este síndrome hace referencia al conjunto de problemas físicos, mentales y de crecimiento que se pueden presentar en un bebé cuando la madre toma alcohol durante el embarazo.


Los síntomas que se pueden incluir dentro de este síntoma son una apariencia anormal, baja altura, bajo peso, cabeza pequeña, mala coordinación, bajo coeficiente intelectual, problemas de conducta y sordera o deficiencia visual. Evitar, por tanto, la ingestión de alcohol es la mejor manera de evitar desórdenes del espectro alcohólico fetal, que es también como se conoce este síndrome. A pesar de que esta condición es permanente, un tratamiento adecuado puede mejorar el pronóstico.


Tratamiento de los TEAF


Existen varios tipos de tratamiento para las personas con Trastornos del Espectro de Alcohólico Fetal (TEAF), que se pueden dividir en cinco categorías diferentes:


- Atención médica

- Medicamentos

- Terapia para la conducta y aprendizaje

- Capacitación de los padres

- Métodos alternativos


Además, existen ciertos factores de protección que pueden ayudar a reducir los efectos del trastorno de espectro alcohólico fetal y ayudar a quienes los tienen a alcanzar su potencial. ¿Cuáles son?


-Diagnóstico antes de los seis años.

-Ambiente amoroso, enriquecedor y estable durante los años escolares.

-Ausencia de violencia a su alrededor.

-Participación en educación especial y servicios sociales.


Probablemente el síndrome alcohólico fetal es el tipo de trastorno más serio, por lo que para prevenir cualquier tipo de consecuencia o riesgo lo único que debemos hacer es no ingerir alcohol estando embarazadas o cuando tengamos probabilidad de quedarnos si mantenemos relaciones sexuales sin protección.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar