• Buscar
Publicidad

La Ley del “Todo o Nada” en el embarazo

La Ley del “Todo o Nada” en el embarazo

Muchas mujeres, al enterarse de que están embarazadas, se preocupan de cómo puede haber afectado al feto el hecho de haber fumado, bebido o tomado algún fármaco que puede ser teratógeno en estas primeras semanas de embarazo. Sin embargo, durante estos primeros 15 días el embarazo se rige por la Ley del “todo o nada”: o afecta totalmente al embrión y se produce un aborto, o no le afecta nada y todo sigue su curso con normalidad.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué se produce un aborto?

En medicina, un aborto espontáneo es la pérdida del embrión o el feto antes de la semana 20 de gestación. Esta pérdida se suele producir en las primeras semanas a causa de alguna malformación cromosómica del embrión, aunque también puede estar causado por enfermedades de la madre, infecciones uterinas, problemas hormonales, etc. También puede producirse por algún agente externo.

Y es que las primeras 12 semanas de embarazo son clave en la formación y desarrollo del feto ya que, en estas primeras semanas, se forman todos los órganos principales. Por eso, es importante evitar durante este tiempo cualquier tipo de sustancia teratogénica (es decir, que pueda causar anomalías o malformaciones en el desarrollo). El problema es algunas sustancias teratogénicas son habituales en nuestro día a día cuando no sabemos que estamos embarazadas, como ciertos fármacos, el alcohol, sustancias químicas, etc. Y no sabemos que estamos embarazadas, como mínimo, hasta la semana cuarta de embarazo, cuando el embrión ya lleva dos semanas formándose dentro de nosotras.
 

Articulo relacionado: Vitamina B en el embarazo

La ley del Todo o Nada en el embarazo

Por eso, es normal que, si has bebido mucho alcohol en este tiempo porque tuviste una fiesta, o estabas tomando alguna medicación, te entre el pánico pensando que eso ha afectado a tu bebé, que nacerá con 3 manos o con problemas cardiacos. Sin embargo, esto no debe preocuparte ya que la naturaleza es muy sabia y sabe que tú no puedes saber de tu estado en estos primeros 15 días, por eso en las etapas más tempranas de embarazo, durante la formación de la blástula, no se producen malformaciones ya que las células no han comenzado a diferenciarse en las funciones que tendrán en el futuro. Si una se destruye, otra puede adquirir su función. Estas células son totipotenciales: si algunas son lesionadas, las otras se multiplican y las sustituyen como si nada hubiese ocurrido. Por lo tanto, en estas dos semanas se sigue la ley del “todo o nada”: o se afecta totalmente (lo que, generalmente, da lugar a un aborto que muchas veces pasa inadvertido ya que ni siquiera sabía que estabas embarazada) o no hay lesión.

Por lo que, si pasan las semanas y todo va bien, no hay síntomas de alarma y las ecografías rutinarias indican que todo sigue su curso normal, no debes preocuparte ya que el embrión no se vio afectado.

No obstante, si el daño es muy grande se producirá un aborto, generalmente antes de la octava semana de embarazo. Si esto pasara, no debes culparte ya que era imposible que supieras que estabas embarazada y, además, realmente no puede saberse si el aborto se ha producido por estar en contacto con ese teratógeno o se habría producido de todas formas. Los abortos espontáneos son algo normal que pasa en un 20% de las ocasiones, así que nunca debes culparte.

Lo mismo se aplica si realizaste actividades de riesgo que puedan causar una pérdida. Si no pasa nada, tu embrión está perfectamente implantado y no se va a mover de su sitio a no ser que pase algo grave.

Por este motivo no debes asustarte si durante estas primeras semanas has comido jamón serrano, bebido una copa de vino o hecho algo que pueda ser peligroso para la formación del embrión, en principio, no habrá afectado a sus células en formación. No obstante, en cuanto confirmes el embarazo debes empezar a cuidarte y abandonar esos hábitos o sustancias que puedan ser dañinas para evitar problemas en el futuro.
 

¿Qué productos son teratógenos y se deben evitar en el embarazo?

Ahora que sabes que estás embarazada, es importante que sepas qué sustancias son dañinas para el feto y pueden causar un aborto espontáneo para que las evites. Entre los principales teratógenos encontramos:

- Agentes infecciosos: algunas bacterias, virus y parásitos que sí pueden atravesar la placenta (la mayoría, no puede). Entre las infecciones teratogénicas más comunes están la rubéola, la sífilis, la toxoplasmosis, la varicela o la listeriosis. Para evitarlos, nada de quesos sin pasteurizar, carnes crudas, frutas y verduras mal lavadas, cuidado con las heces de los gatos y asegúrate de que estás vacunada de rubéola antes de buscar la gestación.

- Agentes químicos: algunos fármacos están directamente relacionados con malformaciones congénitas, especialmente los sedantes, tranquilizantes, narcóticos, analgésicos, antidepresivos, etc. También algunos tipos de antibióticos, pero no todos. Asimismo, son teratógenos otras sustancias químicas como ciertos metales pesados y contaminantes ambientales (plomo, mercurio, dioxinas, etc.). Si tomas medicación, consulta a tu obstetra si puedes seguir con ella cuando te quedes embarazada y evita sustancias que sean perjudiciales.

- Agentes físicos: las radiaciones, especialmente los Rayos X, son potencialmente peligrosos para el embrión. No obstante, puedes hacerte radiografías en el embarazo si son necesarias, pero debes avisar antes a tu radiólogo para que cubra el vientre con un delantal de plomo que evite las radiaciones al feto.

- Agentes patológicos maternos: algunas enfermedades de la madre pueden poner en peligro el bienestar fetal. Son teratógenos la diabetes y la fenilcetonuria, así como algunas anomalías genéticas. Sin embargo, eso no significa que no puedas quedarte embarazada, solo que debes controlar bien estas enfermedades.


Glosario

Fenilcetonuria

Definición:

Es una enfermedad poco común, una alteración en el metabolismo que provoca que el cuerpo no descomponga apropiadamente una aminoácido llamado fenilalalina. Es hereditaria.

Síntomas:

•Erupción cutánea (eccema) •Temblores •Movimientos espasmódicos en brazos y piernas •Microcefalia •Convulsiones •Hiperactividad •Retardo de las habilidades mentales y sociales •Retardo mental

Tratamiento:

Se basa en una dieta extremadamente baja en fenilalanina, que se encuentra en alimentos como la leche, los huevos y otros alimentos, con lo que es necesario darle otro tipo de vitaminas y complementos para que su crecimiento no se vea retrasado. Este tratamiento es muy alentador si se sigue desde el nacimiento del bebé, pro lo que su diagnóstico prematuro es esencial.

Fuente:

Fisiología fetal: https://www.uv.es/~jvramire/apuntes/passats/obstetricia/TEMA%20O-01%20(2002).pdf

Fecha de actualización: 08-12-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×