Consecuencias de un aborto

Consecuencias de un aborto
comparte

Un aborto natural o espontáneo tiene muchas consecuencias negativas mentales para la mujer, aunque físicamente el proceso de recuperación suele ser rápido.

El aborto espontáneo es la pérdida del embrión o feto antes de la semana 20 de gestación por causas naturales, es decir, sin intervención externa, por un problema en el feto o en la madre que hace incompatible el desarrollo del embarazo.


Las causas principales de un aborto espontáneo son las malformaciones cromosómicas del embrión, infección del útero o de la placenta, problemas hormonales de la madre no tratados, etc.


Lo normal es que el aborto se produzca en las primeras semanas de embarazo, antes de que comience el periodo fetal.


Consecuencias físicas


Si el aborto es completo, es decir, se ha expulsado el contenido entero del útero, no hace falta hacer nada.


En este caso, la mujer puede necesitar un par de días de reposo, hasta que cese el sangrado y los dolores, y la recuperación física es muy rápida. Lo normal es que en 4 o 6 semanas vuelva a venir el periodo y el organismo ya esté preparado para volver a intentar un embarazo.

Consecuencias de un legrado

Consecuencias de un legrado

Un legrado es una intervención quirúrgica que se lleva a cabo normalmente tras un aborto espontáneo, aunque se puede realizar en otras ocasiones, para limpiar bien el útero y evitar posibles problemas. Aunque rara vez entraña complicaciones, sí puede suponer diversos riesgos.


Consecuencias mentales


Sin embargo, mentalmente es posible que a la mujer le lleve mucho más tiempo recuperarse. Y es que perder un bebé es muy duro, aunque estuvieras embarazada de pocas semanas. Desde el momento que te enteras que estás esperando un hijo la ilusión te inunda y empiezas a pensar en cómo será, en tenerlo en brazos, qué nombre ponerle… Te sientes madre desde ese momento, por lo que puede resultar muy duro perder ese bebé con el que ya habías empezado a soñar y al que ya habías empezado a querer.


Generalmente, es más duro cuanto mayor sea el tiempo de gestación ya las esperanzas y los sueños aumentan cada día, así como el dolor si ya habías visto su cuerpecito en las ecografías o incluso le habías notado moverse.


No obstante, el dolor y la recuperación mental no dependen solo del tiempo de gestación, por supuesto, también de muchos otros factores y de cada mujer en concreto.


La pena tras tener un aborto puede inundar por completo a la pareja (no solo a la mujer) que puede pasar por las 5 fases de duelo que se suelen atravesar tras un acontecimiento doloroso e inesperado: negación, miedo, depresión, retiro y aceptación.


Cuando se atraviesa por completo el duelo y se llega a la fase de aceptación (que no de olvido), la mujer ha superado el aborto, ya no se siente culpable, el dolor por la pérdida es menor y puede volver a intentar un embarazo.


Sin embargo, si la mujer se queda estancada en alguna de las fases anteriores, especialmente en la de depresión, es posible que necesite ayuda psicológica para superar el aborto.


No obstante, el aborto espontáneo es algo bastante habitual actualmente y la mayoría de las mujeres lo supera sola, sin necesidad de terapia ni ayuda, en unas cuantas semanas.


Además, el volverse a quedar embarazada y que todo vaya bien disminuye aún más la pena.


Aun así, como decíamos, cada mujer es un mundo y no todas lo llevarán igual. Algunas se encerrarán un tiempo y no querrán hablar con nadie. Otras necesitarán salir y estar con gente para no pensar en la pena. Algunas lo superarán en unas semanas y otras necesitarán meses. Lo más importante en este caso es tener el apoyo de la pareja, hablar con ella de todo lo que nos preocupe o inquiete y hacer lo que cada una necesite para superar la pérdida.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×