El duelo perinatal: cómo afrontar la pérdida

El duelo perinatal: cómo afrontar la pérdida
comparte

La muerte perinatal es aquella que se produce entre la semana 22 de embarazo y los 7 días posteriores al parto. Un acontecimiento muy duro que puede ser difícil de superar ya que, dar a luz a un bebé sin vida o perderlo nada más nacer, puede suponer un verdadero trauma para los papás.

Desde el primer momento que la mujer se entera de que está esperando un bebé empieza a pensar en él, cómo será, si será niño o niña, qué nombre le pondrá… Aunque esté embarazada de pocas semanas ella ya se siente mamá y empieza a querer a su hijo con todas sus ganas. A medida que avanza el embarazo, ese amor y esas ganas de ver a su pequeño crecen, por lo que cuanto más tiempo haya pasado cuando se produzca la muerte del feto, más duro será.


Sin embargo, muchas veces la sociedad no reconoce ese dolor ya que el niño no llegó a vivir fuera del útero de su mamá, y muchas veces no llega a verlo ni a cogerlo ya que resulta demasiado duro. Eso no significa que ella no sienta que ha perdido a su hijo, un acontecimiento muy complicado de superar ya que perder a un hijo siempre es muy duro.


¿Qué se siente?


Según la OMS, cada año se producen unos 3 millones de muertes perinatales, un duelo poco reconocido por la sociedad y los familiares que, si no han pasado por algo parecido, puede que no entiendan cómo puede costar tanto afrontar la muerte de un bebé al que no se ha llegado a conocer.

Cómo afrontar la pérdida de un hijo

Cómo afrontar la pérdida de un hijo

Siempre se ha dicho que perder un hijo es lo más duro y difícil que le puede pasar a una persona. Superarlo resulta muy complicado y será necesario el apoyo de toda la familia y sobre todo de la pareja para seguir adelante y volver a sonreír. Sin embargo, es una situación tan extrema que puede acabar con la propia relación de pareja si no se supera adecuadamente. En ocasiones, tener otro hijo ayudará a superarlo, aunque hay que saber cuándo es el momento adecuado para ello


Eso hará que, además de profundo dolor, los padres se sientan solos en su tristeza. Y, aunque el padre también puede llevar muy mal este acontecimiento, suele ser la madre la que peor lo pasa ya que era ella la que tenía dentro al bebé y, además de sentirse mal, puede sentirse responsable, pensar que ella ha tenido la culpa de lo que ha pasado y que quizá podía haberlo evitado.


Así que las parejas que pasan por un acontecimiento así de estresante suelen sentir:


- Dolor y pena

- Soledad

- Incomprensión

- Responsabilidad y culpa

- Incredulidad

- Ira

- Confusión

- Negación

- Envidia de otras parejas con hijos


La profundidad de la pena y del dolor no tienen nada que ver con el tiempo de gestación. El estar de 22 semanas o de 33 no hace que se sienta más o menos dolor al perder al bebé. En la dimensión de este sentimiento influyen muchos factores como la personalidad de los padres, la edad de los mismos, lo que hubiera costado la gestación, la pérdida de embarazos anteriores, etc.


Lo normal es que las parejas atraviesan las 5 fases de duelo habituales cuando se pierde a cualquier ser querido: negación, ira, negociación, tristeza y aceptación. Al acabar las fases, es cuando la persona puede empezar a recuperarse. El tiempo que se tarde en atravesar cada una depende de la persona y delas circunstancias.


¿Cómo superarlo?


Cada persona vive su duelo de una manera y se recupera como puede, pero estas estrategias suelen ayudar:


1- Decidir por sí mismos lo que necesitan y lo que no y no dejarse llevar por los demás. Solo uno mismo sabe lo que realmente necesita para superar la pérdida.


2- No enfadarse con aquellas personas que no entiendan el dolor o minimicen la pérdida, sino hacerles entender por lo que se está pasando.


3- Conocer las causas médicas del fallecimiento y cómo actuar de cara a futuros embarazos para que no vuelva a pasar.


4- Hablar de lo que ha pasado con amigos y familiares y, especialmente con tu pareja. Debéis poner en común vuestros sentimientos e intentar ayudaros a superarlo sin que afecte a vuestra relación como pareja. Es un acontecimiento muy duro y estresante que puede afectar a la pareja.


5- Llorar todo lo que necesitéis y durante el tiempo que necesitéis para poder seguir adelante.


6- Despedir al bebé nonato mediante una ceremonia para asumir la pérdida, puede ser algo tan sencillo como escribir su nombre en un papel y dejarlo volar.


7- Si nada funciona, pasan los meses y os seguís sintiendo muy tristes, rozando la depresión o ya deprimidos, buscad ayuda profesional. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×