Tiempo de recuperación después de un parto normal

Tiempo de recuperación después de un parto normal
comparte

Una vez que la mujer ha dado a luz se inicia un periodo de aproximadamente cuarenta días conocido como puerperio o cuarentena, donde los órganos vitales irán volviendo a la normalidad de forma progresiva. Aunque el proceso de recuperación total tanto física como emocional de una madre es más extenso.

Después del parto, todo el sistema circulatorio y el corazón comienzan de nuevo ajustarse. En general, el cuerpo necesita entre 9 y 12 meses para volver a su forma y estado habitual, por esto es necesario que las mujeres que acaban de ser madres se tomen esta etapa con tranquilidad y paciencia. El tiempo que emplea el organismo en recuperarse depende de la forma física de la madre y de cómo se ha cuidado durante el embarazo.

En el embarazo, los músculos de la zona abdominal han sufrido un importante estiramiento y, durante las primeras semanas, lo normal es notar que el abdomen continúa dilatado. Esto se debe a que el útero tarda aproximadamente 40 días en volver a su tamaño normal, debido a que, durante el embarazo, este órgano multiplica por seis su tamaño habitual. Nada más nacer el bebé, el útero se contrae bruscamente y a los 5 minutos tras el parto ya ha perdido la mitad de su volumen. Se trata de un mecanismo de defensa, ya que, si no ocurriera así, la madre se desangraría. Sin embargo, en condiciones normales, tarda de 5 a 6 semanas en volver a su tamaño original.

Tras el parto el cuerpo puede experimentar algunos cambios tanto físicos como emocionales.

En cuanto a los cambios físicos, es posible que se noten algunos de los siguientes:

- Dolores intestinales o entuertos, que aparecen debido a las contracciones del útero al intentar volver a su tamaño normal. Es posible que estos dolores se intensifiquen durante la lactancia. 

- Estreñimiento. Después de dar a luz, es posible que se tarde varios días en ir al baño, y que a la hora de ir resulte algo doloroso debido a la cicatriz de la episiotomía, los músculos perineales doloridos o que se hayan producido hemorroides.

- Episiotomía. Si durante el parto se desgarró el pirineo (el área de piel que hay entre la vagina y el ano) o bien fue el médico quien lo cortó, los puntos pueden hacer que resulte doloroso caminar o sentarse hasta que cicatricen. Estos puntos también pueden doler al toser o estornudar durante el proceso de curación.

- Hemorroides. Las hemorroides son vasos sanguíneos hinchados en el recto o ano, y son una dolencia muy común que pueden producirse también durante el posparto.

- Pechos sensibles y dolorosos al tacto. Cuando la leche sube, la congestión que se produce en los pechos puede resultar dolorosa y permanecer durante varios días seguidos, pudiendo afectar también a los pezones.

- Sofocos y escalofríos. La adaptación del cuerpo a nuevas concentraciones hormonales y a los nuevos niveles de flujo sanguíneo pueden causar estragos en el termostato interno, haciendo que podamos tener mucho calor y al instante mucho frío.

- Flujo vaginal. Durante este periodo el flujo vaginal es más abundante incluso que la menstruación, y a menudo va acompañado de coágulos de sangre. El flujo se irá haciendo cada vez más claro, alcanzando un color blanco o amarillento hasta desaparecer por completo al cabo de varias semanas.

- Bajada de peso. Después de dar a luz, el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico desaparecen, esto suele ser entre 5 y 6 kg, pero, además, el cuerpo irá recuperando su equilibrio a medida que desciendan los niveles de agua en el organismo durante las primeras semanas.

- Hinchazón y Varices. Durante el embarazo, aumenta el volumen de sangre circulante para garantizar el buen funcionamiento y el crecimiento de la placenta. La dilatación de los vasos sanguíneos disminuye el impulso circulatorio de retorno al corazón, produciendo que las piernas se hinchen y, al mismo tiempo, el peso del útero comprime las venas que circulan por el abdomen, produciendo un aumento del volumen sanguíneo en la zona de las piernas, lo que favorece el desarrollo de varices.

- Celulitis. La retención de líquidos producida por los estrógenos también puede favorecer la aparición de celulitis. Es recomendable tomar mucho líquido, no permanecer demasiado tiempo de pie o sentada y realizar ejercicios para aumentar la circulación de la sangre en las piernas.

Por otro lado, desde el punto de vista emocional, es posible que se experimente:

- La tristeza posparto. Muchas madres experimentan irritabilidad, tristeza, llanto o ansiedad durante los primeros días que siguen al parto. La tristeza posparto es muy frecuente y puede estar relacionada tanto con los cambios corporales incluyendo los cambios hormonales, el agotamiento y las experiencias de parto inesperadas. La tristeza posparto suele desaparecer en un plazo de 1 a 2 semanas.

- La depresión posparto. Más grave y de mayor duración que la tristeza posparto, esta afección afecta a entre el 10 y el 15% de las madres y puede cursar con cambios en el estado de ánimo, ansiedad, sentimientos de culpa y tristeza persistente. La depresión posparto se puede diagnosticar hasta un año después del nacimiento del bebé y es más frecuente en las mujeres con antecedentes personales o familiares de depresión y que están expuestas a múltiples factores estresantes.

Para que haya una recuperación completa y poder volver a la normalidad cuanto antes, es importante que la mamá descanse y, aunque tener a un bebé en casa lo complique, intentar encontrar momentos de tranquilidad para dedicarse a una misma y echarse una siesta. También se recomienda llevar una dieta variada y hacer ejercicio, aunque esto último solo una vez hayan terminado las primeras semanas de recuperación, es decir, después del puerperio. Los ejercicios fuertes, extenuantes o de gran presión en ciertos órganos pueden ser perjudiciales para el correcto restablecimiento de estos, o para la cicatrización de heridas o intervenciones quirúrgicas.

Cardiopatías congénitas: la lucha de los corazones con cicatrices

Cardiopatías congénitas: la lucha de los corazones con cicatrices

Las cardiopatías congénitas son una asignatura pendiente para la sociedad. Apenas se conocen ni se oye hablar de ellas, pero los datos nos hablan de una media de ocho niños afectados por cada mil nacidos vivos. Y, aunque hoy en día gracias a los avances médicos los porcentajes de supervivencia rozan el 95%, sigue siendo imprescindible el apoyo social y el desarrollo de cauces que mejoren la situación de los niños enfermos y de sus familiares.

 

 


Fuentes:

-Atención Posparto: qué esperar después de un parto vaginal. Por clínica Mayo https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/labor-and-delivery/in-depth/postpartum-care/art-20047233

Redacción: Cristina Rodríguez

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×