Baby Blues

Baby Blues
comparte

“Qué nueve meses tan hermosos, aunque agotadores y no exentos de dificultades. La verdad es que todos se han portado muy bien conmigo, me han colmado de atenciones y me he sentido tan a gusto... Aunque el parto me daba un poco de miedo, ha salido fenomenal. ¡Por fin estamos en casa! Nos hemos sentado unos minutos para descansar después de tanto ajetreo. ¡Qué felicidad!, ¿Felicidad? Espera... ¿Por qué me siento tan triste de repente? Si estoy con mi pareja y mi bebé, en nuestra casa, donde más deseaba...

Ahora el bebé se pone a llorar desconsoladamente ¿qué hago?, ¿estará mal? Estoy tan cansada, no me había dado cuenta, y el bebé continúa llorando. ¿Por qué sigo triste?”

 

Tras nueve meses viviendo en la ilusión de estar formando y dando vida a un nuevo ser, siendo el centro de atención y cuidados, mostrando con orgullo una tripita encantadora... de repente, algo cambia. La ilusión, seguridad y alegría se convierten, como por arte de magia, en un fugaz recuerdo...

 

¿Por qué me siento tan triste?

 

Tras el parto, casi el 80% de las nuevas mamás atraviesa una fase donde el cansancio, unido a la nueva responsabilidad, el miedo y una sensación de tristeza, generan un grado de estrés elevado que puede menoscabar la ya de por sí debilitada resistencia física y psicológica de la recién estrenada mamá. Se trata de un estado depresivo transitorio, conocido también como “Baby blues o “Maternity blues”, que puede prolongarse varias semanas. Es un periodo que responde a la necesidad de adaptarse a todos los cambios que, junto con el bebé, han irrumpido con fuerza en tu vida, amenazando con desbordarla.

No te puedes perder ...

Homeschooling La educación en casa

Homeschooling La educación en casa

"La escolarización con tres añitos se le hizo a mi hijo insufrible y la crisis fue brutal, arrastrando a todos los miembros de la familia con él. A partir de ahí se inició por nuestra parte un largo proceso de búsqueda. Al final, viendo y sintiendo que si se continuaba en la educación oficial iba a acabar aborreciendo el proceso de aprendizaje tan sano, natural e inherente al ser humano, decidimos que la opción de la educación en casa se hacía mucho más respetuosa, empática, dulce y tierna con nuestros hijos, sobre todo en edades tan tempranas, y así nos decidimos a probar este otro camino".

 

Algunos síntomas...

 

Ahora bien, si esas sensaciones se prolongan, si las ganas de llorar ocupan gran parte del tiempo, el dormir comienza a ser una utopía o, por el contrario, se tiene más sueño que nunca, el apetito ya no es el de antes (por exceso o por defecto), si aparecen sentimientos de inutilidad y culpa, preocupación, irritabilidad, falta de confianza en las habilidades para hacerse cargo del bebé, entonces sí estaremos hablando de una verdadera depresión posparto. Toda esta sintomatología se manifiesta con una intensidad que interfiere de forma significativa en el día a día, impidiendo que se pueda rendir como necesita el bebé. Se origina así un círculo vicioso difícil de romper por una misma.

 

No hay que preocuparse

 

Lo más importante es no sentirse avergonzada al ver que la maternidad ha afectado de esta manera y tomar conciencia de que, aún tratándose de un estado normal, puede haber crecido lo suficiente como para solicitar ayuda profesional. Es importante recabar apoyo, consejos y toda la información necesaria, para que esta actuación, permita que la crisis cumpla su verdadero papel: hacer madres más fuertes, maduras y preparadas. Además, conocer la raíz del problema proporcionará alivio y cierto grado de descanso.

 

La maternidad proporciona sentimientos, emociones y experiencias muy intensas y gratificantes pero, también exige un esfuerzo de adaptación, una disposición y ánimo para afrontar la nueva situación de manera positiva y saludable. No sólo por parte de los nuevos padres, también de la familia.

 

Aquí tienes unas sugerencias para sobrellevar mejor este periodo. Si a pesar de esto la sensación de tristeza se prolonga, no dudes en acudir a un especialista.

 

CONSEJOS PARA LA MADRE...

 

- No pretendas hacerlo todo tú sola: las “superwoman” son para el cine. Deja que te ayuden tu pareja y tu familia.

 

- Ajusta tus momentos de descanso a los del niño.

 

- No descuides tu alimentación y procura que las comidas no requieran mucha “cocina”.

 

- Comprende que el centro de atención ahora es el bebé pero no olvides reclamar tu parte.

 

- No te critiques a ti misma, ni tampoco a tu pareja: sé comprensiva con ambos.

 

- Con el bebé sigue tu instinto en lugar de las “opiniones” de todo el mundo. Eso sí, siempre guiada por tu pediatra.

 

- Descarta la culpabilidad. Se suele decir que el bebé viene con un pan bajo el brazo pero, ¿y el manual de instrucciones dónde está?

 

- Y recuerda, los cambios corporales son transitorios, no definitivos. Sigues estando tan guapa como siempre.

 

... Y PARA EL PADRE

 

- Aumenta tu comprensión y paciencia. ¡Es un esfuerzo mínimo comparado con el de la mamá!

 

- No olvides utilizar piropos y dedicarle toda la atención que se merece.

 

- Un beso, un abrazo o una caricia ¡obran milagros!

 

- Nómbrate portavoz de la nueva familia, ten en cuenta que tu pareja está demasiado cansada para hacerlo.

 

- Apoya a la madre en sus decisiones.

 

- Intenta racionar las visitas; son inevitables pero pueden resultar agotadoras.

 

- Cuida especialmente que la falta de descanso no provoque discusiones que por otra parte son fáciles de evitar.

 

- Procura que el bebé obtenga su dosis de su atención ¡pero la madre también!

 

PARA AMBOS

 

- Buscad tiempo para vosotros mismos además de para el bebé. Seguís siendo una pareja con necesidades propias.

 

- Cread turnos, tanto para descansar como para atender al bebé. Aquí sí que cabe el criterio de paridad de tareas.

 

- No os encerréis en casa, tanto el bebé como vosotros necesitáis respirar aire fresco.

 

- Las relaciones íntimas volverán a medida que el cansancio desaparezca, aunque os parezca increíble, poco a poco recuperaréis una vida propia y disfrutaréis como siempre ¡o incluso más que antes!

 

- No dudéis en pedir ayuda a la familia, pero limitadla; ¡algunos entran y luego es difícil echarlos!

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una herramienta para calcular la semana del embarazo con información completa de la semana en la que se encuentre la embarazada en ese momento en cuanto al desarrollo del feto, la salud de la madre, las pruebas a realizar, etc..


Fuente: Juan Pedro Valencia. Psicólogo. Especializado en ansiedad, miedos, problemas de conducta, Escuela de Padres, desarrollo infantil y modificación de conducta.

Fecha de actualización: 23-08-2005

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>