• Buscar

¿Qué son los pródromos insidiosos?

¿Qué son los pródromos insidiosos?

Los pródromos son los signos que indican que el parto está cerca, aunque pueden empezar desde una semana antes hasta horas. Cuando hablamos de pródromos insidiosos nos referimos a pródromos muy dolorosos que duran varios días en los que la mamá acaba muy cansada y dolorida. Te contamos a qué se deben y qué hacer en estos casos.

Publicidad

Índice

 

¿Qué son los pródromos?

Los pródromos son todos los síntomas que van preparando el cuello uterino para la dilatación y expulsión del bebé. Desde unas horas o días antes de que comience el parto (cuando el cuello uterino ya ha dilatado 3 cm), comienzan a producirse una serie de síntomas como contracciones más largas y regulares que sirven para ir madurando el cuello uterino. Además, se producen otros signos como el descenso de la barriga cuando el bebé se encaja en la pelvis, la expulsión del tapón mucoso que sellaba el útero, problemas para dormir, nervios, diarrea, etc.

Suelen notarse más por la tarde y la noche ya que es cuando se libera oxitocina, la hormona que favorece las contracciones uterinas.

Las contracciones de los pródromos son más intensas y largas que las de Braxton Hicks, aunque no se vuelven cada vez más regulares, sino que paran al cambiar de postura o después de un rato. No suelen ser dolorosas y se sienten en la zona inferior del abdomen.
 

¿Y los pródromos insidiosos?

Hablamos de pródromos insidiosos cuando los pródromos duran varios días y son muy intensos, latosos y dolorosos. En este caso, las contracciones sí duelen bastante e incluso se puede notar un dolor punzante en la parte del pubis, como si te clavaran un cuchillo.

Estos pródromos resultan agotadores para la madre ya que se pasa varios días sin apenas dormir ni descansar, pero el cuello uterino no pasa de 1 cm, por lo que no se considera que el parto ha empezado y se manda a la madre de nuevo a casa tras varias visitas al hospital a causa de los fuertes dolores.
 

¿Por qué se producen los pródromos insidiosos?

La mayoría de las veces este tipo de pródromos dolorosos se deben a una mala posición del bebé en el útero. La posición ideal para que el parto se produzca sin complicaciones es  la posición lateral izquierda transversa. Desde esa postura, el bebé va rotando y adaptándose a los espacios de la pelvis para ir saliendo. Además, en esta postura su cabeza hace fuerza sobre el cuello uterino y las contracciones son efectivas, es decir, van borrando, acortando y dilatando el cuello uterino.

Sin embargo, cuando el bebé se encuentra en posición posterior, es decir, con su espalda hacia atrás, con la espalda de la madre, y su cabecita mirando hacia delante, los pródromos pueden resultar muy dolorosos hasta que el bebé consigue rotar a la posición adecuada.

Esta postura no siempre es un problema y, de hecho, para muchas mujeres pasa desapercibida ya que el bebé rota a posición anterior al empezar el parto gracias a las contracciones que lo animan a colocarse de manera adecuada. Solo un 10% de bebés en posterior continúa así hasta el nacimiento.

Si no rota, puede nacer sin problemas si está bien flexionado, con la cabeza bien colocada y dependiendo de la pelvis de la mujer y de su suelo pélvico.

Pero otras veces el bebé no rota y provoca pródromos y partos mucho más dolorosos, incluso, en ocasiones, el bebé no puede salir y hace falta recurrir a instrumentos o a cesárea si el ritmo cardiaco se ve alterado o el meconio se expulsa antes de tiempo.

Y, además, algunos bebés en posterior chocan con el pubis produciendo un dolor muy punzante y doloroso en las contracciones que no es fisiológico ni normal, por lo que es importante que la mujer pueda explicar ese dolor que experimenta y que la matrona le haga caso para darse cuenta de que algo no va bien. No permitas que te digan que no aguantas nada o que exageras, los pródromos insidiosos causan un dolor punzante muy molesto que no es el dolor fisiológico de las contracciones.

En este caso, para saber si el bebé está colocado en posterior hay que preguntar a la madre dónde nota los movimientos del bebé y si los nota en el centro del abdomen y arriba y experimentan un dolor muy punzante en el pubis, estamos ante un bebé en posterior que provoca estos pródromos insidiosos que tan molestos son para la madre.

Además, ese dolor punzante normalmente indica que el bebé está deflexionado o con la cabeza apoyada en el pubis, por lo que no termina de encajarse y, por lo tanto, no hace presión con su cabeza para ir dilatando el cuello uterino, por lo que la mujer pasa horas o días con muchos dolores y contracciones, pero no consigue dilatar más de 1 cm.
 

¿Qué podemos hacer en caso de pródromos insidiosos?

Lo ideal es detectar este problema en las primeras horas, cuando la madre todavía no está agotada después de varias noches con dolores y sin dormir para intentar una serie de ejercicios y acciones que puedan ayudar al bebé a rotar:

- Un baño de agua caliente para relajar los ligamentos y los músculos.

- Una visita al fisioterapeuta para hacer una liberación miofascial, masajes para liberar los tejidos miofasciales que conectan, envuelven y sostienen los músculos.

- Estiramientos suaves de todos los músculos acompañados de respiración profunda para relajarse. El estiramiento lateral hacia ambos lados puede ayudar al bebé a rotar.

- Realizar el rebozo abdominal si la matrona sabe hacerlo. El rebozo es una técnica mexicana que se realiza con un pañuelotradicional de México llamado rebozo que se coloca alrededor del abdomen para masajear y relajar la fascia de la zona. No se debe hacer si no se conoce bien la técnica.

- Otras posturas que pueden ayudar a rotar al bebé, que deben hacerse con un experto en el tema, son la liberación lateral de suelo pélvico que debe hacerse al menos durante 5 minutos cada 3 o 4 horas; rodillas en pecho abierto; retroversiones de la pelvis con las contracciones.
 

¿Pueden evitarse los pródromos insidiosos?

La mala postura del bebé al llegar el parto se debe en muchas ocasiones al estilo de vida que llevamos actualmente, muy sedentario, pasando horas sentadas o tumbadas en un sofá, sin hacer mucho ejercicio… Por eso, es importante mantener una buena higiene postural todo el embarazo:

- sentarse correctamente, con la espalda apoyada en el respaldo.

- evitar pasar muchas horas sentada y, si se trabaja sentada, levantarse cada hora y dar un pequeño paseo.

-  hacer ejercicio físico, caminar mucho, bailar o mover la pelvis con la pelota de pilates.

- asegurarse de que el bebé está bien colocado y, si no, realizar ejercicios para intentar que rote antes de llegar al parto.


Fuente:

SEGO

Fecha de actualización: 24-10-2022

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×