×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé no baja al canal de parto

Mi bebé no baja al canal de parto

Los bebés bajan al canal de parto en las últimas semanas de gestación, dejando claro que están preparados para su llegada al mundo. Si esto no ocurre, puede que sea necesario realizar una cesárea.

Publicidad

¿Qué es el canal de parto?

Es un túnel óseo curvado y orientado de forma oblicua que va a conformar el espacio por donde el bebé deberá ir girando y rotando durante el parto, hasta que salga al exterior.

Dentro de este canal de parto se encuentra:
 

            · estrecho superior: entrada al canal del parto (primera “barrera” que el bebé debe pasar durante el mismo). Abarca desde la parte anterior del sacro hasta el borde superior del pubis. Es la zona donde se produce el encajamiento. Una vez ahí, es necesario que el bebé gire la cabeza (normalmente lo hace hacia la derecha), en ese punto el bebé ya puede atravesar el estrecho medio, algo más complicado debido a que es un camino más estrecho.
 

            · estrecho medio: está situado por debajo del estrecho superior y delimita un espacio compuesto lateralmente por las espinas ciáticas, a nivel anterior por la zona media de la sínfisis del pubis y a nivel posterior por el sacro (un poco por encima del pubis). Es donde se inserta el plano profundo del suelo pélvico; para no dañarlo el bebé debe flexionar su cabeza y disminuir el máximo su diámetro.
 

No te puedes perder ...

Consecuencias del parto con ventosa

Consecuencias del parto con ventosa

La mejor manera de que el bebé venga al mundo es por vía vaginal y sin instrumentos de por medio, pero en algunas ocasiones, y cuando los médicos lo consideran estrictamente necesario, el uso de la ventosa obstétrica es necesaria para facilitar el parto

Y tambien:

            · estrecho inferior: es el más bajo y es la salida del canal del parto, siendo la última barrea ósea que atraviesa el feto antes de nacer. Se extiende lateralmente desde el borde inferior de los isquiones, pasando por la parte inferior de la rama púbica en su cara anterior y por el coxis posteriormente. Cuando el bebé franquea este estrecho, se produce la coronación.

Las partes del canal de parto son muy mencionadas durante las clases de preparación al parto. Son tres “barreras” o estrechamientos óseos dentro de la excavación pélvica que el bebé deberá atravesar hasta salir al exterior, constituyendo las zonas clave para el paso del feto.

Estos tres estrechos pueden ser modificados por la madre durante el desarrollo del parto para facilitar así que el niño se encaje y descienda con la mayor facilidad posible. Es importante acudir a clases de preparación al parto para tomar conciencia de su anatomía, del movimiento de la pelvis y de la realización de un pujo eficaz.

Durante el embarazo no te puedes olvidar de mantener fuerte y elástico el suelo pélvico, que adquiera un buen tono del músculo transverso abdominal para evitar dolores de espalda y facilitar la etapa expulsiva del parto.

¿Cuándo el bebé debe bajar al canal de parto?

No hay un momento exacto en el que el bebé debe bajar al canal de parto o encajarse. Se estima que esto ocurre entre las semanas 33 o 34 y las semanas 37 y 38. Se considera que se ha producido el encajamiento del bebé cuando la parte más ancha de la cabeza (de unos 9,5 centímetros de longitud) supera el estrecho superior de la pelvis y la parte que más sobresale del ovoide fetal se sitúa al mismo nivel de las espinas ciáticas.

En contra de la creencia popular, no hay una única posición buena para esto. Por lo general, alrededor del octavo mes del embarazo la cabeza del bebé se va introduciendo en la pelvis (es la parte del bebé que normalmente aparece primero y se conoce como posición cefálica). Pero, también puede ocurrir que sean las nalgas la parte que descienda y se encaje en el suelo pélvico (posición podálica).

La posición cefálica es la ideal para un parto vaginal sin complicaciones, pero la posición podálica también puede ser perfectamente válida.

¿Cómo puedo saber si el bebé está encajado?

Hay un signo muy evidente para saber si tu bebé está o no encajado: notarás que tu barriga desciende y se inclina hacia delante.

Además de la posición de la barriga, hay otros síntomas menos claros y que no se dan siempre en todas las mujeres:

- La mamá deja de sentir tan intensamente la presión producida por el útero y el feto sobre el diafragma.

- Se reduce la sensación de asfixia y de empacho, volviendo a poder tomar comidas completas.

- Se produce un aumento de la presión en la vejiga, articulaciones de la pelvis y zona perineal.

- La presión de la cabeza del feto sobre la pelvis puede provocar punzadas o calambres.

- Pérdida del equilibrio en las mamás.

Mi bebé no está encajado ¿qué puedo hacer para que mi bebé baje al canal de parto?

Para que se produzca un parto natural el bebé debe estar encajado, bien en posición cefálica o en posición podálica. Si no se encaja lo más seguro es que se tenga que recurrir a una cesárea. Si quieres un parto natural hay una serie de ejercicios que puedes hacer para ayudar a tu bebé a encajarse:

- Coloca un colchón o almohada en el suelo. En posición de cuatro apoyos, baja la cabeza y levanta los glúteos, quedando sólo con la cabeza y los brazos apoyados en el suelo. Permanece en esta posición durante 10 minutos y repite el ejercicio alrededor de 3 o 4 veces al día.

- Coloca una almohada en el suelo cerca de la cama o del sofá. Con las rodillas dobladas sobre la cama o el sofá, inclina tu cuerpo hacia adelante hasta llegar con las manos al suelo. Apoya la cabeza en los brazos, que deben estar encima de la almohada y mantén las rodillas firmes en el borde de la cama o del sofá. Mantén esta posición durante 5 minutos durante la primera semana, aumentando el tiempo progresivamente hasta lograr 15 minutos, y repite el ejercicio 3 veces al día.

- Acostarse en el suelo con las piernas dobladas y elevar la cadera hasta la altura máxima que se consiga. Si es necesario, coloca una almohada debajo de la espalda para ayudar a elevar la cadera. Permanece en esta posición alrededor de 5 a 10 minutos unas 3 veces al día.

Para hacer estos ejercicios sigue estas recomendaciones:

- Utiliza ropa cómoda.

- Hazlos con el estómago vacío para evitar la acidez o las náuseas.

- Conversa con el bebé y espera a que haya algún movimiento fetal para garantizar que está despierto.

- Intenta hacer estos ejercicios acompañada para hacerlos correctamente y sin riesgos.

Además, estos ejercicios se deben realizar todos los días hasta que se encaje.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.