Cesárea. Todo lo que siempre quisiste saber

Cesárea. Todo lo que siempre quisiste saber
comparte

¿Cuándo se recomienda una cesárea? ¿Es peligrosa? ¿Por dónde cortan? ¿Queda una cicatriz muy grande? ¿Cuánto hay que esperar para volver a quedarse embarazada? Contestamos a éstas y otras preguntas que todas las mujeres embarazadas se plantean en algún momento de la gestación

En los últimos años, el número de cesáreas ha aumentado considerablemente en algunos países. Esta tendencia se explica por diferentes motivos: disminución de complicaciones, mejoramiento en los antibióticos, en las técnicas quirúrgicas y también por una creciente idea de que es la solución a todas las complicaciones de un parto (incluido el dolor), y a veces hasta por comodidad, tanto de la paciente como del médico.
 

Para Irene Juárez Pérez, matrona en el Hospital de Fuenlabrada, hay otras razones que han contribuido a este aumento: “Influye mucho el incremento de medicalización de los partos, porque cuanto más queremos controlar un parto normal, que se desarrollaría de forma espontánea por sí solo, más lo entorpecemos a veces. Cuando se quieren agilizar usando hormonas farmacológicas y/o técnicas invasivas que sólo favorecen al personal sanitario (roturas de bolsa prematura, encamamiento de la mujer para monitorización en fases tempranas del parto, alto número de inducciones, posturas rígidas a la hora del expulsivo…)”.
 

 

¿De dónde viene la palabra cesárea?

Hay varias respuestas a esta pregunta:
 

Estimulación temprana de bebés

Estimulación temprana de bebés

Los primeros años de la vida del niño representan el momento fascinante en el que se fijan los cimientos en que basará su futuro desarrollo.  Desde que nace, el pequeño manifiesta deseos de aprender y una curiosidad inagotable. Su cerebro es como una esponja que absorbe todo lo que ve, escucha y experimenta. La estimulación temprana consiste en aprovechar esta capacidad de aprendizaje de los primeros años del bebé, ¿quieres saber cómo?

-El término podría derivarse del verbo latino caedere, 'cortar'.
 

-Otra posibilidad es que hubiera tomado su nombre del emperador romano Julio César, de quien se dice vino al mundo de esta manera. Históricamente es improbable, pero la leyenda ya se contaba en el siglo II d.C.
 

-También se habla de que la ley romana prescribía que este procedimiento debía llevarse a cabo al final del embarazo en una mujer moribunda con el fin de salvar al bebé. La ley se llamó lex caesarea, y este término puede ser el origen del nombre.
 

-Aunque lo más probable es que sea una combinación de todo lo anterior.


 

¿Cuándo se practica una cesárea?

La cesárea puede ser de dos tipos: electiva (se planifica antes del parto por diferentes motivos) o de urgencia (se plantea durante el parto a raíz de algún problema).
 

Los principales motivos para realizar este tipo de operación de urgencia son:
 

• Anomalías del desarrollo del feto como hidrocefalia o espina bífida.
 

• Patrón de ritmo cardíaco anormal en el feto.
 

• Posición anómala del feto dentro del útero, como cruzado (transverso) o con las nalgas primero (posición de nalgas).
 

• Múltiples bebés dentro del útero (trillizos y algunos embarazos de gemelos).
 

• Enfermedad materna extrema, como enfermedad cardiaca, toxemia, pre-eclampsia o eclampsia.
 

• Infección activa de herpes genital.
 

• Infección materna de VIH.
 

• Cirugía uterina previa, que incluye miomectomía y cesáreas anteriores.


 

¿Cómo se realiza una cesárea?

 

Irene nos explica cómo es la secuencia de ingreso en una cesárea planificada: “Se ingresa el mismo día de la operación a las 8 de la mañana y la mujer debe seguir una dieta absoluta. Se confirman las diferentes pruebas (analítica del tercer trimestre extraída, ecografías, vitalidad fetal con ventana de RCTE…), así como que todos los consentimientos informados han sido cumplimentados. Después se prescribe a la madre antibioterapia profiláctica y se administran medicamentos para evitar una tromboembolia”.
 

Por lo general tu pareja puede permanecer contigo durante toda la preparación para la operación y también durante la cesárea en sí misma, salvo que sea una de urgencia. Se coloca un catéter en la vejiga, se higieniza la zona operatoria con antisépticos especiales y se cubre tu cuerpo con telas especialmente esterilizadas, una de las cuales cubre y separa en forma de telón la zona frente a tu cara para que no te impresione ver al equipo quirúrgico trabajando.
 

Una vez que la anestesia está actuando el cirujano realiza una incisión horizontal sobre la piel, justo por encima del hueso púbico. Los músculos abdominales no son cortados, pero se echan a un lado. Después de cortar cinco tejidos diferentes (piel, grasa subcutánea, aponeurosis muscular y peritoneo parietal), se alcanza la superficie del útero donde se realiza una incisión horizontal similar a la de la piel y se extrae al bebé a través de las incisiones, se corta el cordón y se entrega el niño a la comadrona. Mientras él es revisado, el cirujano completa la extracción de la placenta y membranas ovulares, revisa que todo esté bien y comienza a suturar todas las capas de tejidos que han sido cortadas. Durante esta etapa de la operación es normal sentir náuseas e incluso vomitar.
 

Si la cesárea es de urgencia, hay un par de diferencias. Una es que al ir todo mucho más deprisa, no da tiempo de poner analgesia espinal o epidural, por lo que se emplea anestesia general. La otra es que a veces, para acelerar el alumbramiento, se hace un corte vertical en el vientre en vez de horizontal. Esto último se intenta evitar, ya que es más fácil que estas incisiones cedan en gestaciones posteriores.


 

¿Cuánto dura la operación?

Desde que realizan la primera incisión hasta que el bebé ha nacido no pasan más de diez minutos. El proceso completo dura una hora más o menos, ya que se puede llegar a tardar 45 minutos en suturar la herida.



Formas de evitar la cesárea

- Mantente en forma antes del embarazo. Esto hará más probable que puedas afrontar el parto y seas capaz de empujar de forma efectiva.
 

- Evita la inducción al parto si no hay motivos médicos para ello.
 

- Bebe cantidad de líquidos si puedes durante el trabajo de parto o pide una vía IV para mantenerte hidratada. Se ha demostrado que eso acorta el parto para muchas mujeres.
 

- Quédate en casa hasta que estés en fase activa; siempre y cuando el bebé se esté moviendo bien, no hayas roto aguas ni observes sangrado.


 

¿Qué tipo de anestesia se emplea?

 

En la mayor parte de los partos por cesárea se usa anestesia epidural, por lo que estarás despierta durante el proceso. Aunque permanecerás insensibilizada al dolor, sentirás cierta presión y al médico tocándote durante el proceso. La anestesia espinal hace efecto a los 5 ó 10 minutos, por lo que también puede emplearse en algunas cesáreas de urgencia. Si no es posible, se pone anestesia general, en cuyo caso tu pareja no podrá estar presente.


 

¿Qué riesgos implica?

Las cesáreas se han vuelto procedimientos muy seguros. La tasa de complicaciones serias, como la muerte de la madre, es extremadamente baja. Sin embargo, sí es cierto que algunos riesgos son más altos después de una cesárea que después de un parto vaginal. Entre otros, reacciones a los medicamentos, problemas respiratorios derivados de la anestesia, sangrado o infección derivado de la cirugía, infección de la vejiga o el útero, lesión del tracto urinario o lesiones del bebé.
 

Según Irene, “un parto por cesárea es más agresivo -tanto para el bebé como para la madre- que uno por vía vaginal. A los bebés no les da tiempo de prepararse, y de repente, se encuentran  con unas manos con guantes que les sacan de ‘su casa’ a un sitio frío, con mucha luz (para los bebés la luz fuerte es bastante agresiva), con muchos ruidos extraños y les pasan rápidamente a una cuna en la que les ponen sondas, les echan pomada en los ojos y les pinchan... les dejan ver un segundo a su mamá (si no tiene anestesia general) y les llevan en una cuna o incubadora a una sala durante 4-6 horas hasta que les devuelven con su mami. Su primera comida se realiza unas 6 horas después de nacer -¡con las ganas que tienen de comer!- Mientras que en los partos naturales, lo primero que se busca es el contacto entre madre e hijo, se intenta no poner luces fuertes, e incluso se le da de mamar unos 30 minutos después del alumbramiento”. No obstante, Irene reconoce que las cesáreas son totalmente necesarias en muchos casos y que salvan muchas vidas. Sólo es cuestión de elegir adecuadamente cuándo es necesario y cuándo no.


 

¿Cuánto dura la recuperación?

Al principio te sentirás algo dolorida cuando la anestesia vaya desapareciendo. Por lo general permanecerás entre 3 y 5 días después de la cirugía en el hospital. Con cualquier anestesia que se haya usado estarás capacitada para levantarte y caminar antes de 24 horas. Te parecerá imposible poder mantenerte derecha, pero cuanto antes te movilices tu evolución será mejor. Solicita analgésicos adecuados todas las veces que sea posible. Después de las primeras 24 horas, ya sin catéter endovenoso ni urinario, podrás comenzar con la ingesta de comidas blandas.
 

“Por lo general- explica Irene- la recuperación es peor que en un parto vaginal, claro que cada mujer cuenta el cuento según le ha ido y hay muchas que están encantadas con su cesárea e incluso prefieren repetir a un parto vaginal (‘así terminas antes y ni te enteras’ suelen decir). Tras la cesárea se han descrito molestias en la cicatriz de hasta 1 año de duración, con molestias al mantener relaciones sexuales, en los movimientos… eso sin contar que suelen tener bastantes gases durante el puerperio y molestias tras el sondaje vesical”.


 

¿Queda una cicatriz muy grande?

En la actualidad, y gracias al corte horizontal que se practica, la cicatriz es muy pequeña y apenas se verá, ya que queda tapada por el vello púbico.


 

¿Cuánto hay que esperar para volver a quedarse embarazada?

Dependiendo del tipo y de la indicación de la cesárea, lo mejor es esperar unos 2 años para volver a tener un hijo, y no más de dos cesáreas a lo largo de tu vida.


 

¿Podré tener un parto vaginal tras una cesárea?

Muchas mujeres pueden tener un parto vaginal aunque hayan tenido un parto por cesárea. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), hasta un 80% de las mujeres que han pasado por una intervención quirúrgica para dar a luz, pueden tener un siguiente parto natural. Seguirá contraindicado en aquellos casos en los que ya se desestimó en el primer parto.
 

Algunos especialistas ven la posibilidad de facilitar la salida del bebé con fórceps, en el caso de que se haga muy largo el periodo expulsivo y así poder evitar un sobreesfuerzo de la cicatriz uterina. La probabilidad de que se abra la antigua cicatriz del primer parto con el esfuerzo es mínima, pero por eso se recomienda que haya un periodo de al menos dos años entre un parto y otro.

 

 


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Irene Juárez Pérez, matrona en el Hospital de Fuenlabrada (Madrid).

Redacción: Irene García

3 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "hola buenos días: mas que un comentario es una pregunta, estoy embarazada de mi tercer bebe, pero los dos primeros han sido cesáreas, entre cada uno hay un lapzo de 5 años y quisiera saber los riesgos de poder en esta ocasión un parto natural, obviamente tengo miedo pero deseo con todas mis fuerzas tener un cuarto bebe y que no me operaran al nacer este tercer bebe, díganme que posibilidades tengo, necesito ayuda ya que se aproxima el final de mi 3 er embarazo y no quiero que me liguen".

    Responder
    • Anónimo

      "las mujere no debe parir ".

      Responder
      • Anónimo

        "hola gracias por la informacion el articulo me saco de muchas dudas que tenia ...muy buen articulo ".

        Responder
        ×


        ×
        ×
        ×