• Buscar
Publicidad

¿Una embarazada qué puede tomar para la acidez?

¿Una embarazada qué puede tomar para la acidez?

La acidez es una sensación de ardor en el pecho o en la garganta que afecta a más del 50% de las mujeres embarazadas. Muchas de ellas lo experimentan por primera vez durante su periodo de gestación y resulta bastante incómodo. Sin embargo, existen muchas medidas que pueden evitarla o minimizar sus episodios continuos. 

Publicidad

Indice

 

La acidez estomacal en el embarazo

Durante el proceso de gestación, la acidez estomacal es bastante habitual y, aunque que suele presentarse en gran medida durante el segundo y tercer mes de embarazo, para algunas mujeres comienza antes. La acidez es común e inofensiva, pero bastante molesta y, para la mayoría de las mujeres, deja de ser una preocupación tras dar a luz.

La acidez se presenta por varias razones en medicina:

- La primera causa de acidez en el estómago de la mujer se debe a que el estómago tiene menos espacio porque el útero ha crecido. El estómago de la mujer se repliega hacia arriba, haciendo más fácil que el ácido del estómago o el jugo gástrico suba hacia el esófago, provocando así las agruras o acidez.

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Otra de las causas se debe a la disminución de ácido clorhídrico durante el embarazo. Este es el encargado de hacer la digestión de los alimentos, sin embargo, se produce en menores cantidades cuando se está embarazada. ¿Qué sucede? Las digestiones son mucho más lentas, el tiempo que pasan los alimentos en el estómago es más elevado y, por consiguiente, es más probable que el ácido de la comida suba hacia arriba.

- La tercera causa son los cambios hormonales. Durante el embarazo, los niveles de progesterona aumentan haciendo que se relaje el esfínter gastroesofágico, encargado de no dejar pasar alimento al esófago, lo que provoca un vaciado del estómago mucho más lento que de costumbre, y se produce, por tanto, la acidez.

Sabemos que algunos de los medicamentos que existen ayudan a calmar la acidez, pero siempre es aconsejable visitar al médico para que recete el más recomendable dependiendo de cada madre y de su embarazo. Aun así, existen muchas más soluciones para reducir o evitar en la medida de lo posible esa acidez de estómago.
 

Síntomas de acidez

La acidez y el ardor de estómago vienen acompañados de los siguientes síntomas:

- Problemas para tragar la comida

- Dolor de garganta

- Producción excesiva de saliva

- Dolor en el pecho debido a la quemazón

- Sensación de ‘fuego’ o pirosis en la boca del estómago

- Sabor ácido o amargo en la boca

- Pérdida de peso

- Fatiga

- Náuseas


Alimentos para reducir la acidez

Los remedios caseros son naturales y de fácil adquisición. Además, son mucho más económicos que algunos medicamentos. Algunas frutas como el plátano o las papayas son alimentos que si se consumen con frecuencia podrán aliviar de una manera importante la acidez estomacal. Ambas ayudan a neutralizar el ácido en el estómago, favorecen la digestión y son capaces de calmar las molestias que producen las agruras o la acidez. Siempre son más recomendables las frutas que se pueden cocinar o pelar y hay que evitar consumir frutas secas.

Además, debemos intentar no ingerir vegetales crudos y de hojas ya que la celulosa tarda más tiempo en digerirse. También es más recomendable tomar verduras como la calabaza, la patata o la zanahoria, aunque se aconsejan todas las que puedan ser cocidas. Debemos evitar el ajo, la cebolla o los pimientos.

En cuanto a las carnes, es más recomendable no ingerir carnes con grasas y optar por la carne de ternera, el pollo sin piel o el pescado. Además, es importante saber que la fibra permanece durante mucho más tiempo en el estómago, por lo que debemos evitar tomar cereales integrales.

 

Hábitos que ayudan a reducir la acidez

Beber agua entre las comidas. Es importante que estemos bien hidratadas durante el embarazo, pero sin excederse, pues podría hinchar nuestro estómago. Deberíamos beber la mayor parte del agua entre una comida y otra.

- Comer varias veces al día pero en pequeñas cantidades. No es aconsejable esperar muchas horas entre cada comida. Tenemos que evitar los “atracones” y las comidas copiosas, y debemos intentar comer despacio, en lugares tranquilos y masticar bien los alimentos.

- Evitar los cítricos, las bebidas con cafeína y carbonatadas, las carnes procesadas y los alimentos grasos o picantes.

- Prescindir de alimentos que retrasan el vaciado gástrico como el chocolate o las preparaciones grasas, como los fritos o estofados.

- Utilizar ropa cómoda. Siempre es mejor vestir con ropa holgada, que no apriete nuestra barriga ni presione para favorecer así una mejor digestión.

- Evitar acostarse nada más cenar. Al menos dos o tres horas antes de irnos a la cama. Ese tiempo permitirá al cuerpo hacer la digestión antes de acostarnos. Cenas ligeras.

- Al dormir, es aconsejable levantar la cabecera de la cama. De esta manera facilitaremos que la gravedad mantenga el contenido gástrico en el estómago. El truco está en dormir con el tronco más elevado.

- No fumar. Además de ser perjudicial tanto para la salud del bebé como para la nuestra, fumar aumenta la acidez estomacal.

- Aunque resulte extraño, la acción de masticar chicle reduce la acidez, pues la boca segrega más saliva, un protector natural del esófago. Es preferible optar por los chicles sin azúcar.

Todos estos consejos pueden reducir la acidez en nuestro estómago sin problema, pero lo más importante es consultar al tocólogo ante cualquier duda o inquietud que tengamos, y si los dolores continúan, él podrá recetarnos algunos medicamentos completamente seguros durante el embarazo, como los antiácidos masticables, que saben bastante bien y ayudan a evitar la acidez.


Fuente:

American Pregnancy Association, "El embarazo y la acidez estomacal" https://americanpregnancy.org/es/pregnancy-health/heartburn-during-pregnancy/

Fecha de actualización: 29-10-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×