×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué ejercicios se pueden hacer después de una cesárea?

¿Qué ejercicios se pueden hacer después de una cesárea?

La cesárea es una intervención quirúrgica que supone realizar una incisión en la pared abdominal y el útero, lo que implica una recuperación más lenta que un parto vaginal y seguir una serie de recomendaciones y consejos para evitar daños en esta cicatriz. En cuanto a los ejercicios, se recomienda esperar unos dos meses antes de empezar a hacer ciertas prácticas deportivas para evitar complicaciones.

Publicidad

Durante los primeros días tras una cesárea, acciones tan sencillas como levantarse de la cama o sentarse costarán mucho trabajo y se notará un agudo dolor en la zona de la cicatriz. Por eso, es importante tomarse los primeros días con calma y evitar movimientos bruscos o coger peso, ya que no cuidarse en estos días puede causar ciertas complicaciones como prolapso de algún órgano, hernias, diástasis de rectos abdominales, incontinencia, etc.


Eso no significa que debas estar tumbada, al contrario, se aconseja ponerse de pie y caminar tan pronto se pase el efecto de la anestesia para ayudar a expulsar esta y reactivar la circulación sanguínea, esencial para evitar la hinchazón de piernas y pies. Pero todos los movimientos deben hacerse con cuidado y procurando no cargar peso en la cicatriz.


A los 10 días, si todo va bien y no te duele la cicatriz, puedes empezar a hacer ejercicios suaves en casa, especialmente del suelo pélvico. También ejercicios suaves para favorecer la circulación y movimiento de las piernas o los brazos, pero sin implicar todavía a los músculos abdominales.

No te puedes perder ...

Y tambien:


En estas primeras semanas también podrás andar, pero no se recomienda hacer ningún otro tipo de deporte hasta pasada la cuarentena, es decir, unas 6 semanas, aunque algunos médicos alargan este tiempo a 2 meses para asegurarse. Además, es aconsejable consultar antes de empezar con tu ginecólogo, ya que no todas las mujeres tardan el mismo tiempo en recuperarse. El médico valorará el estado de la cicatriz por dentro y por fuera y te dirá si estás preparada o no para hacer más ejercicios.


Se recomienda empezar siempre de manera suave e ir aumentando el tiempo y la intensidad de los ejercicios a medida que te notes más fuerza y sin dolores ni molestias. Los primeros ejercicios más aconsejables son:


- Nadar. La natación es un ejercicio muy completo que ayuda a tonificar la figura, recuperar el abdomen y perder peso sin dañar las articulaciones ni los músculos, por lo que es ideal para estos primeros meses.


- Pilates. Existen muchos ejercicios que puedes hacer pasados estos 2 meses, aunque otros pueden no ser recomendables, por eso debes hablar con tu entrenador o monitor para que te indique ejercicios de pilates aptos tras una cesárea.


- Yoga. El yoga te beneficiará a nivel físico y mental y se puede practicar una vez acabada la cuarentena, pero siempre evitando aquellas posturas que puedan afectar a la zona de la cicatriz.


- Bicicleta estática. Siempre que empieces a un ritmo suave y si acudir a clases guiadas de spinning (donde la intensidad es muy fuerte), puedes hacer bicicleta estática, pero evita el ciclismo hasta pasados un par de meses más.


Debes evitar deportes de impacto (correr, bailar, step, montar a caballo, ciclismo, zumba), abdominales clásicos y entrenamientos de fuerza hasta pasados unos 4 o 5 meses. Y, como hemos dicho, calienta bien antes de empezar y comienza con un ritmo suave. Si notas cualquier molestia, para.


¿Cuándo empezar con los abdominales?


Una de las mayores preocupaciones de una mujer tras el parto, en relación a su figura, es recuperar la zona abdominal, puesto que es la que más afectada se ve. Bajar la tripa puede ser relativamente fácil, sobre todo si das el pecho, pero volver a tener un abdomen plano y firma es mucho más complicado. La dieta es importante, pero el ejercicio lo es todo. Si no haces ejercicios específicos para la zona, no volverás a tener un vientre plano. Por eso, las mujeres enseguida quieren volver a hacer abdominales, pero, tras una cesárea, hay que tener mucho cuidado con este tipo de ejercicios, puesto que tiran justamente de los músculos cortados durante la intervención.


Los abdominales clásicos no se aconsejan hasta los 5 o 6 meses tras el parto, pero la Asociación Española de Fisioterapeutas (AFC) indica que los abdominales hipopresivos, cada vez más de moda, se pueden empezar a realizar entre 6 u 8 semanas tras el parto.


Los abdominales hipopresivos consisten en contraer los músculos abdominales de forma dirigida ayudándose de la respiración. Estos ejercicios no solo trabajan los músculos del abdomen, sino también los del periné, facilitado la recuperación de la zona y evitando problemas como la incontinencia. Es un tipo de ejercicio más complicado de realizar por sí solo, por lo que se aconseja acudir con un monitor especializado para que nos enseñe cómo hacerlos, puesto que, si se realizan mal, pueden causarnos daños.


Son los más recomendables tras una cesárea ya que no solo ayudan a recuperar la musculatura tras la intervención, sino que también previenen el descenso o prolapso de los órganos, fortalecen las abdominales, refuerzan los músculos de la espalda, evitando dolor en esta zona, mejoran el tono muscular del suelo pélvico, previenen hernias, evitan la retención de líquidos, disminuyen los dolores menstruales y combaten la flacidez.


Así que no lo dudes, aprende a hacer gimnasia hipopresiva y verás cómo en unos meses recuperas tu figura y te encuentras mucho más fuerte y mejor.

 

 


Fuente:

Smulders, Beatrijs (2010), Posparto seguro y los primeros meses tras el parto, Ed. Medici.

Fecha de actualización: 05-02-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.