¿Cuándo se puede empezar a hacer hipopresivos después del parto?

¿Cuándo se puede empezar a hacer hipopresivos después del parto?
comparte

Los abdominales hipopresivos son cada vez más populares debido a todos los efectos beneficiosos que proporcionan a nuestra salud. Y, además, uno de los mejores métodos para recuperarse después del parto.

Es cierto que el puerperio, o cuarentena, que es la manera tradicional con la que se conoce al periodo del posparto, es la etapa de adaptación donde la prioridad la tienen exclusivamente la mamá y el bebé, pues tienen que conocerse y acomodarse a la nueva situación familiar. Dicha etapa suele durar entre seis y ocho semanas y se caracteriza por el retorno a la normalidad de todos los cambios físicos y fisiológicos que se sucedieron en el embarazo y el parto.

 

Sin embargo, no debemos olvidarnos de la importancia que tiene el que la nueva mamá comience ya a hacer algunos ejercicios correctivos desde las primeras semanas después de haber dado a luz. De hecho, aunque no lo creamos, lo que hace que las mamás que han dado a luz tengan peor recuperación tras haber dado a luz es el no hacer absolutamente nada durante todo este periodo. ¿Por qué? Pues bien, tras el embarazo y el parto las futuras y recién estrenadas mamás sufren una serie de cambios físicos tanto en el aspecto de la salud como en el aspecto estético. Unos cambios que, además, pueden afectar a la autoestima y autoconfianza.

No te puedes perder ...

 

Los peores retos a los que se enfrentan a nivel físico son recuperar la postura, el suelo pélvico, el abdomen y el equilibrio emocional. Y, por supuesto, para solucionarlo lo ideal es practicar ejercicios hipopresivos, una forma rápida y eficaz ya que al integrar todos los aspectos de manera simultánea se contempla, por tanto, como un entrenamiento global.

 

Pero ¿en qué consisten?

 

Los ejercicios hipopresivos se basan, en esencia, en una postura de partida y un movimiento. En cuanto a la postura la distinguimos por estar de pie, apoyadas hacia delante o sentadas, manteniendo la columna estirada como si la mamá tuviera un hilo en su coronilla, pero siempre llevando la barbilla hacia fuera como intentando sacar el mentón o la papada. 

 

Una vez se adopte esta postura, vamos a incorporar un movimiento. Lo primero que se debe hacer es normalizar la respiración, inspirando y espirando varias veces de manera totalmente relajada. Después, se soltará todo el aire vaciando los pulmones y bloqueando la entrada de aire por la nariz y la boca. Es como realizar una inspiración, pero sin tomar aire dejando que las costillas se abran y sintiendo cómo el abdomen se mete hacia dentro.

 

Cuando se realizan estos ejercicios hemos de tener claro que se realizan en apnea espiratoria, es decir, interrumpiendo la respiración tras haber soltado todo el aire que había en los pulmones (espiración). Pueden realizarse también sin apnea, o lo que es lo mismo, respirando normalmente, si el profesional que está ayudando a la futura madre lo considera oportuno (por ejemplo, si es hipertensa), pero la ventaja de realizarlos en apnea es que se potencian los efectos beneficiosos de los ejercicios hipopresivos. Algunos de los efectos que conllevan los abdominales hipopresivos son los siguientes:

 

-Reducir el perímetro abdominal aportando mejoras estéticas, posturales y funcionales.

 

-Prevenir el debilitamiento del suelo pélvico en el posparto.

 

-Regular los parámetros respiratorios.

 

-Prevenir hernias inguinales, abdominales, crurales y vaginales.

 

-Prevenir la incontinencia urinaria.

 

-Aumentar y regular los factores vascularizantes, y así prevenir y solucionar edemas y pesadez de piernas.

 

-Prevenir lesiones articulares y musculares por la normalización del tono muscular general.

 

-Proporcionar una eficaz protección lumbo-pélvica mediante la tonificación de la faja abdominal.

 

¿Parto vaginal o cesárea?

 

En el caso de tener un parto vaginal, el inicio puede ser pasada una hora si la madre se encuentra bien y en condiciones para hacerlos, y sobre todo hacerlos bien, pues es algo fundamental para que surja efecto. Es importante tener en cuenta esto porque lo cierto es que al principio la realización de los ejercicios y a abdominales hipopresivos es algo difícil, pero una vez se tiene controlado y ya lo tenemos automatizado, la comodidad es totalmente plena.

 

Pero si se ha hecho finalmente una cesárea, lo ideal es esperar un mes aproximadamente hasta que un especialista vea a la mamá, indique que está en perfecto estado y que, por supuesto, su abdomen está bien. La cesárea es una cirugía mayor y la parte que más sufre y a su vez la que más trabaja los hipopresivos es el abdomen.    

 

Para empezar a notar los resultados depende principalmente, en el caso de las madres, tanto de su punto de partida como de su fuerza de voluntad para practicar los ejercicios recomendados a diario. Aproximadamente en un tiempo máximo de seis meses se suelen comenzar a ver los resultados y beneficios. Si se adopta esta disciplina se lograrán algunos beneficios, entre los que destacamos, por ejemplo, perder alguna talla, algo que, sin duda, resulta bastante motivador para las mamás que desean recuperar la figura que tenían antes del embarazo.

 

Y lo ideal es combinar distintas disciplinas de ejercicios terapéuticos, incluyendo la gimnasia abdominal hipopresiva (GAH) para que sean completamente efectivos. Este tipo de gimnasia trabaja de manera muy eficaz toda la región abdominal, mejora la musculatura del suelo pélvico y disminuye la presión intraabdominal, evitando así el riesgo de sufrir lesiones propias de los abdominales convencionales.

 

¡Suerte mamás!

 

Fuente: https://www.enfemenino.com/embarazo/gimnasia-hipopresiva-postparto-s2140834.html

 


Te puede interesar:
Las cuentas del embarazo es una herramienta que permite realizar el seguimiento de las semanas del embarazo así como la fecha probable del parto para así tener todo preparado para poder dar la bienvenida al bebé.


Fecha de actualización: 14-08-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>