Ensanchamiento de caderas en el embarazo y el posparto

Ensanchamiento de caderas en el embarazo y el posparto
comparte

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre cambios importantes en todo su organismo, uno de los cuales, y más visible, es el ensanchamiento de sus caderas para poder soportar el peso del útero. Es posible que las mamás se preocupen porque sus caderas queden así tras el parto, pero lo normal es que se recupere la figura anterior en unos meses.

¿Por qué se ensanchan las caderas?


Durante la gestación todo tu cuerpo cambia: los pechos crecen, la tripa también, tus órganos se desplazan… y tus caderas se ensanchan. Todo para poder albergar la vida que crece dentro de ti.


La cadera está formada por varios huesos (isquios, el sacro y el pubis) que forman la pelvis. Estos huesos sujetan la columna vertebral y permiten que caminemos erguidos. Y en el embarazo es una parte fundamental ya que sustentan el útero y forman parte del canal óseo del parto, por el cual debe descender el bebé para salir al exterior. Por lo tanto, es normal que las caderas se vean afectadas por el crecimiento del útero y los cambios del embarazo y se ensanchen considerablemente a lo largo de estos 9 meses.


Las causas de este ensanchamiento son principalmente:


- El aumento de la grasa en esa zona del cuerpo debido a los kilos que se cogen en el embarazo.


- La mayor flexibilidad de los ligamentos debido al aumento de la hormona relaxina para facilitar la salida del bebé en el momento del parto. Así, la sínfisis del pubis (la articulación que se encuentra en el punto inferior de la vulva), por ejemplo, pasa de medir 3 mm a medir unos 8 mm entre las semanas 28 y 32.


¿Desde qué momento se ensanchan y hasta cuándo?


A partir de la semana 10ª de embarazo es posible notar cómo tus caderas se ensanchan, aunque el aumento mayor comienza a partir de la semana 20, cuando el útero comienza a crecer cada día un poco más.


Y, una vez que has dado a luz, enseguida notarás cómo el volumen de tu tripa baja y las caderas también se van estrechando poco a poco a medida que el útero involuciona y pierdes los kilos ganados en el embarazo. Por supuesto, este proceso llevará más o menos tiempo según los kilos ganados en la gestación, si das el pecho o no, la dieta que sigas y el ejercicio que hagas.


Por eso, si te preocupa volver a tener las caderas que lucías antes del embarazo es importante que no cojas más kilos de los recomendables en el embarazo (entre 10 y 12 kilos si tu Índice de Masa Corporal está ente 19 y 26), y que cuides mucho tu alimentación tanto en el embarazo como en el posparto. Además, en cuanto pase la cuarentena y tu médico te dé permiso, debes empezar a hacer ejercicio para perder la grasa extra.


¿Puede doler la cadera?

 

Este ensanchamiento de la cadera puede provocar dolores en la zona al crecer de repente y aumentar la laxitud de las articulaciones. Muchas mujeres manifiestan dolores de caderas desde el primer trimestre, aunque son más habituales en las últimas semanas.


Este dolor, provocado por el crecimiento del ligamento redondo, se acentúa a medida que el bebé crece y se vuelve más intenso en el tercer trimestre, aunque no todas las mujeres lo notan.


Para aliviar este dolor puedes seguir los siguientes consejos:


1. Realiza ejercicios para fortalecer los músculos de la zona como elevar las caderas por encima del pecho estando acostado boca arriba. Así aliviarás la presión en la zona.


2. Date un baño de agua caliente.


3. Aplica compresas calientes en la zona dolorida.


4. Duerme de lado con las piernas flexionadas y una almohada entre medias. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×