×
  • Buscar
Publicidad

Pilates para el parto

Pilates para el parto

El embarazo es un momento muy dulce pero, al mismo tiempo, complejo para la mujer. Su cuerpo sufre una serie de cambios hormonales, emocionales y físicos, que también afectan a la salud postural de la embarazada. “Son muchas las molestias que surgen durante la gestación, tales como la acidez estomacal, dificultades respiratorias, dolores de espalda o molestias en la pelvis, calambres o hinchazón de los tobillos.

Publicidad

Indice

 

Lo cierto es que gran parte de ellas pueden aliviarse significativamente gracias al programa específico de Pilates preparto y posparto,que también garantiza una recuperación mucho más rápida”, explica Andrea Giacosa,experta en Pilates en Divina Pastora Seguros y miembro de Asociación Nacional de Entrenadores de Pilates (ANEP).

“El beneficio, explica Giacosa, es doble: tanto anímico como físico”, ya que el Pilates específico para embarazadas trabaja aspectos como la resistencia, la musculatura del suelo pélvico o la capacidad de respiración, pero también ayuda a la mujer en la parte emocional.
 

Beneficios del Pilates antes y después del parto

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

En la etapa preparto del programa, el Pilates “ayuda a la mujer a superar diferentes molestias que se pueden presentar en cada etapa, a proporcionar una mayor flexibilidad en las articulaciones, y enseña posturas específicas que liberan la pelvis para facilitar el pasaje del bebé durante las fases de dilatación y expulsión”, indica la experta en Pilates, mientras que cuando llega el posparto el programa, que se adapta al ritmo específico de cada mujer, le ayuda a recuperar de manera más rápida y eficaz su musculatura abdominal sin provocar daños irreparables.

Otro beneficio de practicar este entrenamiento durante el embarazo y el posparto es que fortalece los músculos profundos, como el suelo pélvico. De hecho, estudios como el dirigido por el doctor Patrick J. Culligan, de la Escuela de Medicina Mount Sinai de Nueva York, fomentan la recuperación de esta musculatura realizando ejercicios específicos combinado con un trabajo global como el Método Pilates para evitar pérdidas urinarias o los prolapsos vaginales, antes de tener que recurrir a la cirugía reparadora.

Por lo que podemos decir que el Pilates durante el embarazo tiene multitud de beneficios como:

- Previene la diástasis abdominal

- Prepara a las extremidades inferiores y al suelo pélvico para soportar el aumento del peso del abdomen

- Trabaja la concienciación y fortalecimiento del suelo pélvico

- Ayuda a preparar al cuerpo para el periodo de lactancia y cuidado del bebé

- Ayuda a mantenerte en el embarazo y a prepararte para el posparto

- Favorece la relajación después de cada sesión

- Mejora el Sistema Cardiovascular: regula el ritmo cardíaco, mejora la circulación sanguínea, reduce la aparición de varices, mejora la tensión arterial

- Se reducen los calambres

- Mejora la postura y reduce los dolores lumbares

- Reduce las estrías

- Evita el aumento excesivo de peso

- Mejora la condición física general

Reduce la celulitis

- Reduce la retención de líquidos en las extremidades inferiores

- Regula el Sistema Digestivo

- Aumenta el Bienestar Psicológico: mejorando la fatiga, la depresión y el insomnio. Reduce la tensión, la ansiedad y el estrés.

 

Durante el embarazo, Pilates adaptado

 

Este programa de Pilates, que debe ser impartido tan sólo por especialistas formados especialmente en esta materia, se debe adaptar a cada etapa. “Hay que ser especialmente cautelosos durante el primer trimestre. Es más, si bien hay mujeres más propensas que otras a sufrir un aborto espontáneo, no es recomendable iniciar la actividad hasta la semana 12 de gestación con alumnas nuevas, para evitar riesgos. El entrenamiento incluye una gran variedad de ejercicios para reforzar la musculatura que soporta un aumento constante de peso y un cuidado especial hacia la educación postural de la embarazada”, añade Andrea Giacosa, quien también hace una apreciación importante: hay que esperar a que finalice el puerperio antes de volver a entrenarse.

El resultado es una recuperación rápida y óptima, que dependiendo de cada mujer suele rondar entre los cuatro y seis meses después del parto, momento en el que finaliza el programa específico y la mujer puede volver a realizar los ejercicios habituales de Pilates, con evaluaciones constantes por parte de su monitor hasta su completa recuperación.
 

¿En qué casos no deberías hacer Pilates?

- Si tienes hipertensión inducida por el embarazo o la tienes mal controlada

- Rotura prematura de membranas en la gestante

- Casos de parto prematuro

Tienes sangrado vaginal (de cualquier tipo)

- Exposición de placenta previa

- Problemas de diabetes

- Enfermedad cardíaca materna (cardiovascular, soplo al corazón)


Fuentes:

Asociación Nacional de Entrenadores de Pilates.

Divina Pastora Seguros https://anep-pilates.com/

Pilatas LAB, https://www.pilateslab.es/pilates-embarazo-postparto

Fecha de actualización: 04-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.