×
  • Buscar
Publicidad

Parto con bebé mirando para arriba

Parto con bebé mirando para arriba

El parto con la posición del bebé mirando para arriba no es el ideal, pero se puede intentar conseguir la posición óptima “con facilidad”.

Publicidad

Índice

 

¿Cómo se acomoda el bebé antes de nacer?

Los bebés durante el embarazo giran, se estiran y dan hasta vueltas. Antes de que empiece el trabajo de parto, por lo general los bebés se acomodan en una posición que permite que durante el parto salga primero la cabeza por el canal del parto, pero otras veces esto no sucede.

¿Cómo saber qué posición tiene mi bebé?

A medida que el bebé crece durante el embarazo, puedes ir sintiendo sus movimientos y patadas, el bebé no para de moverse, menearse y girar y tú lo notas.

Durante el último mes de embarazo, cuando el parto se acerca, el bebé se hace más grande y no tiene mucho margen de movimiento. La posición en este momento se vuelve más importante ya que el bebé debe estar en la mejor posición para el parto.

Va a ser tu médico el que evaluará la posición de tu bebé, especialmente en el último mes.

Para controlar la posición de tu bebé durante el embarazo puedes utilizar estos 3 métodos:

- Explorar tu abdomen y notar lo que sientes:
 

No te puedes perder ...

¿Es posible el parto vaginal si el bebé viene de nalgas?

¿Es posible el parto vaginal si el bebé viene de nalgas?

A veces el bebé se coloca en la posición podálica o de nalgas en las últimas semanas de embarazo. La cesárea suele ofrecerse como forma de parto en estas ocasiones, pero ¿se puede tener un parto vaginal? ¿En qué condiciones?

Y tambien:

            1. Lleva un diario de movimientos

            2. Toca tu abdomen para ubicar los bultos duros

            3. Indica dónde sientes las patadas


- Usar prácticas médicas:
 

            1. Pídele a un profesional de la salud que te enseñe cómo sentir al bebé: muchas veces los profesionales de la salud pueden saber en qué posición se encuentra el bebé simplemente con tocar tu abdomen.

            2. Escucha los latidos del bebé: no dirá todo sobre la posición del bebé pero puede dar alguna pista.

            3. Hazte una ecografía: con esto visualizarás al bebé perfectamente.

- Trazar un mapa de abdomen:
 

            1. Reúne los materiales: haz un mapa de tu abdomen después de ir a un profesional de la salud que te haga una ecografía o controle el corazón del feto. Reúne algunas pinturas no tóxicas y un muñeco con extremidades movibles.
 

            2. Busca la cabeza del bebé: usa la presión en el área pélvica para sentir una forma dura y redondeada y usa la pintura para rodear dónde está la cabeza del bebé.
 

            3. Ubica los latidos del bebé: donde el médico te haya indicado o pide a un familiar que intente escucharlos.
 

            4. Toca tu abdomen para sentir el trasero del bebé: será duro y redondo, pero más suave que la cabeza.
 

            5. Colorea cualquier lugar que puedas sentir.
 

            6. Coloca el muñeco en las diferentes posiciones que notes que se mueven las estremidades.
 

            7. Sé creativa: dibuja, pinta o haz algunas fotografías divertidas.

¿Cómo es la posición donde el bebé mira hacia arriba?

Con la cabeza hacia abajo mirando hacia arriba: aquí el bebé tiene la cabeza hacia abajo (posición cefálica), mirando hacia arriba (posición de occipucio posterior). Es decir, que cuando estas tumbada el bebé tiene la cabeza hacia tus pies y no hacia tu cabeza y mirando hacia el techo. En esta posición al bebé le puede resultar difícil extender la cabeza por debajo del pubis.

La mayoría de los bebés, con el tiempo, giran por sí solos (si tienen espacio suficiente). Si el bebé se encuentra en esta posición y el segundo periodo del trabajo de parto toma demasiado tiempo, el profesional de salud puede insertar una mano en la vagina para ayudar al bebé a rotar (rotación manual). También es posible que el bebé salga en esta posición.

La madre puede caminar, mecerse e intentar diferentes posiciones para el alumbramiento durante el trabajo de parto para ayudar al bebé a que gire. Si el bebé no voltea, el parto puede tardar más tiempo. A veces se puede utilizar fórceps o una ventosa para ayudar a sacar al bebé.

¿Qué riesgos tiene un parto mirando hacia arriba?

Los riesgos de la madre en el parto son desencadenantes unos de otros:

- Esta posición está asociada a un incremento en la duración de la primera y de la segunda etapa del parto.

- Muchas veces (debido a lo anterior) se necesitan medidas para acelerar el parto, como un mayor uso de oxitocina.

- Debido al aumento del tiempo y de la oxitocina también se requiere un mayor uso de analgesia epidural.

- Mayor riesgo de parto instrumental o cesárea (con sus consecuencias).

- Mayor riesgo de episiotomía y de prolongación de la misma.

- Riesgo añadido al dolor persistente y severo de espalda (debido al cansancio y esfuerzo sin que el parto progrese).

- La madre necesita un mayor apoyo emocional.

- Mayor probabilidad de desgarros perineales de tercer y cuarto grado, pérdida excesiva de sangre, coriamnionitis, infección puerperal, etc.

Los riesgos para el bebé de un parto mirando hacia arriba:

- Mayor riesgo de morbilidad debido a que el parto de puede prolongar y siendo necesario aplicar intervenciones adicionales (fórceps, ventosas, espátulas, cesárea).

- Valoraciones neonatales más bajas en el test de Apgar.

- pH de calota fetal con resultados inferiores.

- Disminución de pH en arteria umbilicar.

- Mayor presencia de líquido amniótico teñido de meconio durante el parto.

- Mayor admisión a cuidados intensivos neonatales.

- Mayor tiempo de hospitalización.

- Mayor riesgo de lesión branquial.

¿Cuál es la posición óptima para dar a luz?

La posición cefálica anterior es la ideal para  el parto. En esta el bebé se encuentra cabeza abajo con la espalda pegada a la barriga de la madre. En esta posición el bebé se flexiona, quedando la barbilla apoyada contra el pecho, dejando ser a la coronilla (parte más estrecha de la cabeza) la primera en atravesar el canal del parto.

Para que el bebé se coloque en posición cefálica anterior se pueden realizar diversos ejercicios como por ejemplo caminar a gatas o la postura de yoga del gato. En cuanto a la postura de la madre lo mejor es evitar sentarse con las piernas cruzadas, con la espalda encorvada o con las rodillas más elevadas que la cadera.

Durante el parto de un bebé que esté mirando hacia arriba, especialmente en la fase de expulsivo, se puede probar diversas formas para ayudar a que el bebé gire. Por ejemplo, ponerse a cuatro patas o tumbarse de lado sobre el costado donde está el bebé.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.