• Buscar

Meconio en recién nacidos

Meconio en recién nacidos

El meconio es una sustancia viscosa de color negruzco que se forma dentro del feto y se expulsa en las primeras 48 horas tras el nacimiento, siendo la primera materia fecal del bebé. Si el bebé lo expulsa dentro del útero, pone en grave peligro su bienestar.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es el meconio?

El meconio son las primeras heces que expulsa el bebé tras su nacimiento. Es una sustancia viscosa y de color negruzco, parecido al petróleo, compuesta por células muertas y secreciones del estómago y el hígado.

Se empiezan a formar en el periodo fetal a partir del líquido amniótico que el bebé traga durante estas semanas. Este líquido contiene moco, lanugo, bilis y células que se han desprendido de la piel y del tubo digestivo. Para mantener el líquido amniótico limpio y sano, todos los contenidos distintos a este líquido son filtrados y permanecen en el intestino, formando el meconio.

Este proceso de reciclaje del líquido amniótico ocurre más o menos cada tres horas.

Puede tardar hasta 48 horas en ser expulsado tras el parto. Si tarda más tiempo, podría llegar a suponer un problema, por lo que no darán el alta al bebé hasta que lo haya expulsado. Después, las cacas comenzarán a ser normales.

Las siguientes deposiciones del recién nacido serán las denominadas "heces de transición", a partir del tercer o cuarto día de vida y hasta la primera semana. La característica principal es el color un olor bastante fuerte, y su aspecto es líquido y verdoso. Una vez eliminado todo el meconio, las cacas serán de color amarillo oro si está alimentado con leche materna y más clara si se le alimenta con leche de fórmula.

 

Síndrome de aspiración del meconio (SAM)

El SAM, conocido también como aspiración nenonatal de meconio, es una enfermedad que sucede cuando el bebé expulsa el meconio estando todavía dentro del útero, pudiendo llegar a aspirarlo, lo que compromete gravemente su salud.

Esta situación ocurre en aquellos casos en los que el bebé pierde el bienestar fetal por algún motivo:

- Desprendimiento prematuro de placenta

- Envejecimiento de la placenta

- Placenta previa

- Prolapso del cordón umbilical

- Hipoxia materna

- CIR

- Diabetes materna

- Parto prolongado

- Hipertensión materna

Generalmente, cuando este ocurre se produce la rotura de la bolsa y, si la mamá ve que el líquido que sale es de color verdoso, esto indica que el meconio se ha expulsado ya y hay que acudir corriendo a Urgencias.

Si el bebé llega a aspirar el meconio puede bloquear las vías aéreas de los pulmones o inflamar las mismas, lo que puede conducir a una neumonía química del aparato respiratorio.

Por eso, si sospecha que esto ha pasado hay que sacar al bebé lo más rápido posible.

Los bebés que aspiran este líquido pueden tener los siguientes síntomas:

- Cianosis

- Problemas para respirar (respiración ruidosa, gruñidos, usar músculos adicionales para respirar, respiración rápida, disnea)

- Paro respiratorio (falta de esfuerzo respiratorio, apnea)

- Flacidez

Una vez nacido, si el bebé está activo y llorando, no se necesita ningún tratamiento. Si no está activo, pero llora, hay que calentarle para mantener una temperatura normal y estimular al pequeño.

Si el bebé no está respirando o tiene una baja frecuencia cardíaca, habrá que ponerle una mascarilla de oxígeno y, si fuera necesario, llevarlo a la unidad de cuidados intensivos neonatales para una observación cuidadosa.

Otros tratamientos pueden incluir antibióticos para evitar una posible infección, ventilador, alimentación intravenosa, uso de un calentador para mantener la temperatura corporal, etc.

En la mayoría de los casos de aspiración del meconio, el pronóstico es excelente y no hay efectos para la salud a largo plazo. Solo cerca de la mitad de los bebés con líquido con meconio tiene problemas respiratorios y en torno al 5% tendrá SAM. La mayoría de los que desarrollen SAM mejorarán en 2 o 4 días. El SAM rara vez causa daño pulmonar permanente.


Fuente:

Ahlfeld SK. Respiratory tract disorders. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 122.

Fecha de actualización: 26-05-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×