El primer día del bebé en el hospital

El primer día del bebé en el hospital
comparte

La estancia en el hospital tras el parto: Atrás quedaron los años en los que el embarazo era tratado como una enfermedad. Y ahora que el parto se considera parte del proceso natural de la vida y no una patología –salvo excepciones- la permanencia en el hospital después dar a luz se ha convertido en una excelente oportunidad para reponerse del esfuerzo, descansar y aprender cómo cuidar a la nueva personita que acaba de llegar al mundo

Estás en la recta final del embarazo. Ha comenzado la cuenta atrás y te asaltan un millón de dudas. Ya te han contado cómo suele transcurrir el parto pero ¿y después?

Tras dar a luz pasarás unos días ingresada. La duración de tu estancia en la maternidad obedecerá a diversos factores: el tipo de parto, la política y protocolos de cada centro, tu estado de salud, el del bebé, etc.

Por regla general, la permanencia media en el hospital es de 2 a 3 días si el parto ha sido vaginal y de 3 a 5 si ha sido por cesárea.

Después de un alumbramiento normal y sin complicaciones, tú y tu recién nacido seréis sometidos a una serie de controles que verificarán vuestro estado de salud. En el transcurso de las 2 primeras horas de vida del bebé, éste será pesado, tallado, explorado, limpiado, vestido con su ropita personal y llevado al nido.

Al salir del paritorio te trasladarán a la U.R.P.A. (Unidad de Recuperación Post Anestésica) si te han administrado anestesia, y enseguida irás, junto con tu bebé, a la planta, donde dispondrás de una habitación individual o compartida, -dependerá de cada hospital. Siempre que sea posible, los diferentes profesionales (pediatra, obstetra, comadrona, enfermeros, etc.) harán los controles y exploraciones de seguimiento al recién nacido en tu presencia, para facilitarte la posibilidad de expresar tus dudas y favorecer el aprendizaje de los cuidados de tu nuevo hijo.

Mientras estés ingresada, tendrás a las matronas a tu entera disposición, así que, especialmente si eres primeriza, aprovéchate de sus conocimientos y experiencia para despejar todas tus dudas y no temas preguntarles todo lo que te venga a la cabeza o aquello que te preocupE, aunque creas que no tenga importancia.


Todo bajo control

Si bien el puerperio –el periodo que comprende desde el final del alumbramiento hasta que el organismo materno vuelve a su estado anterior a la gestación- es un proceso fisiológico de la mujer en el posparto, los profesionales sanitarios extremarán los cuidados para prevenir la aparición de complicaciones, realizando diversas pruebas durante tu estancia hospitalaria. Entre otros:

- Valorarán tu estado general, tomándote la temperatura, el pulso, la tensión, etc. controlando así tus constantes vitales.

- Revisarán asimismo el estado del perineo y de la cicatriz de la episiotomía y/o de la cesárea –si fueran los casos.

- Harán un control de la involución uterina, palpando tu barriga para asegurarse que está volviendo a su estado normal después de la dilatación del parto.

- Realizarán una evaluación del dolor físico y de tu estado emocional.

- Te preguntarán también por tus loquios,
que no son más que pérdidas de sangre de la vagina, parecidas a la de la menstruación, producidas por la expulsión de los tejidos que cubren la pared uterina. Los tres primeros días será abundante, de color rojo intenso y podrá incluir coágulos de sangre. Progresivamente se irán aclarando hasta adquirir un aspecto amarillento y por último blanquecino. Si expulsas coágulos demasiado grandes o con mal olor infórmalo, ya que será necesario descartar un posible proceso infeccioso.

- Vigilarán además el estado de las mamas, la secreción de calostro y de leche. Y te instruirán sobre las recomendaciones más adecuadas para la lactancia materna, enseñándote cómo dar el pecho correctamente o a preparar y a administrar el biberón si fuera necesario.

- Insistirán en el control de la micción y de la evacuación. El empleo de la anestesia epidural podrá dificultar la micción; también es normal que en los dos días siguientes al parto no tengas ganas de “evacuar”, pues tu aparato digestivo está reponiéndose; pero no te alarmes, pronto volverá a su nivel de rendimiento habitual.

- Valorarán la dieta que necesitas y la suplementación vitamínica, en función de tu grado de nutrición y del tipo de anestesia que te hayan administrado.

Por supuesto también estarán pendientes de tu pequeño durante el tiempo que estéis en el hospital. Llevarán a cabo un seguimiento esmerado con el fin de preservar su buena salud: Controlarán su peso, aspecto, constantes vitales, primera micción, emisión de meconio… Realizarán los primeros cuidados del cordón umbilical y te enseñarán a mantenerlo limpio y seco. Recogerán la sangre de su talón. Comprobarán que no padece ninguna patología típica, etc.


Recién nacidoEl test de Apgar

Es un método estándar para evaluar de inmediato el estado del bebé recién nacido. Se realiza al minuto de nacer y se repite a los cinco minutos. La comadrona o el médico comprueban 5 parámetros: el latido del corazón, la respiración, el tono muscular, los reflejos y el color de la piel del bebé. Se puntúa cada parámetro entre 0 y 2 y el resultado del test es la suma de las cinco puntuaciones. La puntuación ideal es entre 8 y 10, un resultado de 7 o más es normal, y también se acepta una nota inicial baja pero si se recupera en la segunda comprobación. Los bebés con valores inferiores a 5 indican que el recién nacido necesita asistencia médica de inmediato.


Cómo te sentirás

El primer día con tu bebé podrá resultarte desconcertante. Durante todo el embarazo has soñado con este momento, pensando cómo sería tu primera noche como madre. Pero una vez que estás a solas con él, los sentimientos que afloran no son exactamente los que habías imaginado. Puede que algunas rutinas hospitalarias te agoten y la mayoría de las situaciones de entusiasmo debido a su intensidad, suelen ser seguidas de un decaimiento por la disminución de la emoción. Así que no te preocupes si no te sientes vinculada de inmediato a tu bebé o te entran ganas de llorar, estos cambios psicológicos son la reacción normal a la repentina bajada hormonal del embarazo y a la nueva situación que implica la adquisición de un importante rol, el de madre. Además estarás tremendamente cansada tras el parto y el ambiente hospitalario verdaderamente no es un lugar muy idílico. No te inquietes, es normal, por ello muchos hospitales dan apoyo profesional a las nuevas madres si así lo requieren cuando la adaptación se torna difícil.


Las visitas

Hoy en día casi todos los hospitales dejan la cuna permanentemente en la habitación de la madre. Y la mayoría de ellos -si no ha habido complicaciones- también permiten que el padre y demás familia entren en la habitación siempre que quieran, aunque debes tener en cuenta que las continuas visitas pueden resultar un poco agotadoras y tanto tú como el bebé necesitareis momentos de tranquilidad e intimidad.


¿Y él?

Es recomendable estar acompañada durante el posparto. Todo será más sencillo si tienes a alguien al lado que te eche una mano. Cuando tu pareja os visite en el hospital, comparte con él cada cosa que vayas aprendiendo sobre el cuidado del bebé. Así, no sólo le involucrarás desde el principio sino que comenzaréis los dos desde el mismo punto de partida siendo más probable que después tome la iniciativa en casa. Mientras estés en la maternidad el padre del bebé será un gran apoyo emocional, podrá encargarse de llamar a todos los allegados, de la rutina administrativa, de organizar las visitas, de hacer acopio de comida y demás artículos que eches de menos, de preparar la casa para vuestra llegada, etc. Permítele que le cambie los pañales, que le vista, que lo sujete… en definitiva, que aprenda a manejar al bebé. Será un momento ideal para comenzar a establecer la relación entre padre e hijo.


El alta

Antes de que abandones el hospital tanto tú como tu bebé seréis sometidos a otra exploración para confirmar vuestro correcto estado de salud. Y, dependiendo de cada centro, te harán entrega de distinta documentación con informes sobre la asistencia recibida y diversas recomendaciones, así como la información relativa a las próximas visitas y revisiones.

Es posible que aún tengas temores y te sientas insegura por tu nueva responsabilidad, aprovecha para pedir los consejos que necesitas y aclarar tus dudas, y recuerda que comenzarás a disfrutar realmente de tu bebé cuando por fin llegues a casa. ¡Feliz maternidad!


 

No te puedes perder ...

 


Te puede interesar:
No tener síntomas del embarazo no significa que no se esté embarazada. Cada mujer es distinta y algunas notan muy pronto su estado y otras no. Por ello, si existen sospechas de embarazo siempre es recomendable realizar un test.


Fuente:

Departamento de Sanidad y Seguridad Social de Cataluña.

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 03-09-2007

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>