¿Puede una embarazada tomar omega 3?

¿Puede una embarazada tomar omega 3?
comparte

La mayoría de los suplementos vitamínicos del embarazo llevan omega 3 en su composición, ya que este ácido graso esencial es muy favorable para el desarrollo del cerebro del feto, por lo que no solo una embarazada puede tomar omega 3 en estos meses, sino que debe.

El omega 3 es un ácido graso esencial que no es producido por el organismo, por lo que debe ser suministrado a través de la dieta. Este ácido graso esencial favorece el desarrollo de la vista y del sistema nervioso del bebé y ayuda a absorber ciertas vitaminas liposolubles (solubles en grasa) como la A, D, E y K.


Por lo tanto, durante el embarazo se aconseja una ingesta mínima diaria de 200 mg de DHA (ácido docosahexaenoico, ácido omega 3 de cadena larga), lo que supone un consumo de dos raciones de 100-150 g de pescado azul por semana. Pero también sabemos que el pescado azul grande no debe consumirse en el embarazo por su alto contenido en mercurio, muy perjudicial para el desarrollo del feto, por eso la mayoría de los complejos vitamínicos para embarazadas incluyen esta cantidad de omega 3 en su composición.


El omega 3 también puede encontrarse en otros alimentos como la leche, los yogures, los cereales, las semillas y los frutos secos.

No te puedes perder ...

¿Una embarazada puede recibir masajes?

¿Una embarazada puede recibir masajes?

El nivel de hormonas de una embarazada termina haciendo que su estado anímico se vea alterado, además de que cuando su cuerpo sufra cambios también experimenta dolores, por lo que un masaje podría ayudarle. Te contamos qué tipos de masaje son buenos para las futuras madres.


Entre los beneficios que se atribuyen al omega 3 en la gestación encontramos:


1- Favorece el desarrollo cerebral mejorando las funciones cognitivas y neurológicas del bebé.


2- Ayuda al desarrollo del sistema nervioso.


3- Favorece el desarrollo de la vista.


4- Reduce el riesgo de sufrir asma: según un estudio de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, los hijos de mujeres que tomaron suplementos de ácidos grasos omega-3 durante el embarazo tienen menor riesgo de sufrir asma e infecciones respiratorias durante la infancia. Y es que los ácidos grasos omega 3 juegan un papel clave en el control de la respuesta del sistema inmune, por lo que los investigadores creen que las mujeres que siguen una dieta pobre en este nutriente en el embarazo sufren un desequilibrio que favorece la inflamación, y que podrían causar que los pulmones de los niños fueran más susceptibles a inflamarse y a sufrir asma de mayores. No obstante, estudios anteriores habían obtenido resultados ambiguos sobre este beneficio, aunque eran más limitados, por lo que conviene hacer más estudios al respecto antes de confirmar si es verdad o no.


5- Reduce el riesgo de parto prematuro: según algunos estudios, los suplementos de ácidos grasos omega 3 alargan el embarazo de 4 a 6 días, lo cual realmente tampoco es mucho si hablamos de un parto que se produce en la semana 28.


6- Reduce el riesgo de preeclampsia: debido a que los ácidos grasos omega 3 evitan la vasoconstricción, se cree que podrían ayudar a evitar la hipertensión arterial y la preeclampsia.


7- Disminuye la posibilidad de sufrir depresión en el embarazo: el omega 3 mejora el ánimo de las personas, por lo que puede ayudar a evitar una depresión.


No obstante, hay que tener en cuenta que, según una investigación publicada en 2014 en la revista BMJ, el consumo de omega 3 de media, en España, es de unos 650 miligramos, por lo que sería superior a los 200 mg que se recomienda tomar en el embarazo, lo que implicaría que no haría falta consumir complementos que tuvieran este ácido graso esencial, bastaría con seguir una dieta sana que incluyera pescado azul, frutos secos y cereales.


¿El consumo excesivo de omega 3 puede ser malo?


Un estudio realizado por el Dr. Emilio Herrera, doctor honoris causa por la Universidad sueca de Lund, que dirige el grupo de investigación Bioquímica y Metabolismo Perinatal de la Universidad CEU San Pablo, realizó hace poco una investigación con animales en la que se centró en la importancia de los cambios de nutrición durante la gestación para el desarrollo fetal y la mayor o menor predisposición a desarrollar diversas patologías de adulto.


En su estudio incluyó el consumo de omega 3, sobre el que llegó a la conclusión de que una cantidad pequeña de ácidos grasos omega 3 durante la gestación y la lactancia ayudan al desarrollo fetal y posnatal, pero un consumo excesivo puede resultar perjudicial.


Así, una ingesta excesiva de este nutriente puede producir una situación de estrés oxidativo que inhiba la formación de otros ácidos grasos que también son necesarios para el desarrollo y crecimiento fetal. Por ejemplo, si se sobrepasan determinadas cantidades de omega 3, se produce una deficiencia del ácido araquidónico, que forma parte de los omega 6 y puede predisponer al desarrollo de una resistencia insulínica y, por lo tanto de diabetes, en el adulto.


Por eso, es importante alimentarse bien durante el embarazo e incluir omega 3 en nuestra dieta para asegurarnos de ofrecer al bebé los nutrientes que necesita para su correcto desarrollo, pero hay que tener cuidado con los complementos vitamínicos que se ingieren, puesto que el consumo excesivo de algunos nutrientes, como omega 3 o vitamina A, podría ser malo para el feto.


Si tu dieta es variada y sana, consulta a tu médico la necesidad de tomar complementos alimenticios o no y qué nutrientes y cantidades deben incluir estos. No obstante, no te preocupes si estás consumiendo un complejo vitamínico para embarazadas sin haber consultado antes a tu médico, puesto que estos compuestos contienen la cantidad justa necesaria para favorecer el desarrollo del feto sin perjudicarle. Lo que no se debe tomar sin consultar antes al médico son vitaminas sueltas u otros complejos que no sean para embarazadas, ya que eso sí pueden ser dañinos. 


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿cómo tendrá los ojos mi bebé?" ya que muchos recién nacidos nacen con los ojos grises/azulados. Esto es totalmente normal y los ojos irán adquiriendo su color definitivo conforme pasa el tiempo entre los meses 6 y 12.


Fuente:

Dr. Emilio Herrera, investigación Bioquímica y Metabolismo Perinatal de la Universidad CEU San Pablo

Julio Basulto: https://juliobasulto.com/omega-3_embarazo/

Fecha de actualización: 25-11-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>