×
  • Buscar
Publicidad

Toxicidad de la vitamina A en el embarazo

Toxicidad de la vitamina A en el embarazo

La ingesta de vitaminas es fundamental en el embarazo por sus importantes funciones en el organismo, pero un exceso de algunas de ellas, especialmente de la vitamina A, puede ser muy perjudicial para la salud del feto.

Publicidad

Indice

 

Características y beneficios de la vitamina A


La vitamina A o retinol es una vitamina liposoluble esencial para el organismo por su colaboración en la formación y mantenimiento de los dientes, los huesos, las mucosas y la piel, por sus importantes beneficios en la visión y porque ayuda a reforzar el sistema inmunológico.

La vitamina A no se puede expulsar por la orina sino que solo es soluble en medios grasos y aceites; como no se puede excretar como la mayoría de vitaminas, el organismo humano la va almacenando para su posterior uso. Si consumimos más vitamina A de la que podemos asimilar, se producirá una hipervitaminosis, es decir, si el hígado y los tejidos grasos (lugares donde se va acumulando) no tienen capacidad para almacenar más cantidad, se puede producir una intoxicación general.

La toxicidad puede ser de dos tipos:

- Aguda: se da cuando se produce una ingesta de vitamina A de forma excesiva en un periodo corto de tiempo

No te puedes perder ...

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

La alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV) es la alergia más común en lactantes y niños. Se produce cuando el sistema inmunológico de un niño identifica las proteínas contenidas en la leche de vaca como peligrosas, lo que desencadena una reacción alérgica. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con otros tipos de alergia, los niños afectados por la PLV pueden adquirir la tolerancia en los primeros años de vida.

Y tambien:

- Crónica: aparece cuando dosis más pequeñas de esta vitamina A se ingieren durante un periodo de tiempo prolongado.

En estos casos, el paciente puede desarrollar enfermedades como la anorexia, la pérdida excesiva de peso o los dolores de cabeza muy fuertes. También puede provocar ictericia, pero es algo reversible que desaparece a los pocos días de dejar la ingesta abundante.

 

Toxicidad por vitamina A en el embarazo


La intoxicación por vitamina A suele darse por hacer un mal uso de los suplementos dietéticos ya que una sobredosis solo por la alimentación es complicada. Durante el embarazo, la ingesta de esta vitamina no debe ser superior a la cantidad diaria recomendada en cualquier otra persona; debido a la capacidad de almacenamiento del organismo, puede ir haciendo uso de las reservas acumuladas.

Los síntomas más comunes de la hipervitaminosis A suelen ser visión borrosa, dolor de cabeza, somnolencia, pérdida del apetito, náuseas y vómitos, alteraciones en la piel y en las mucosas e ictericia.

La hipervitaminosis A durante la gestación puede ser muy perjudicial para el feto. Una intoxicación de estas características podría provocar malformaciones en la cara y el cráneo del bebé, anomalías cardiacas y en el sistema nervioso, mal desarrollo del timo (órgano del sistema endocrino relacionado con la inmunidad) e, incluso, puede provocar la interrupción del embarazo mediante un aborto espontáneo. 
 

¿Cuánta vitamina A se debe ingerir?


Según la Fundación Española del Corazón, las cantidades recomendadas diarias de vitamina A son:

Desde seis a 11 meses: 350 microgramos.

Desde uno a seis años: 400 microgramos.

Desde siete a diez años: 500 microgramos.

Desde 11 a 14 años: 600 microgramos.

Hombres de 15 años en adelante: 700 microgramos.

Mujeres de 15 años en adelante: 600 microgramos.

Mujeres embarazadas: 700 microgramos.

Mujeres en periodo de lactancia: 700 microgramos.

Por lo tanto, la cantidad diaria recomendada de esta vitamina es de 700 u 800 microgramos aproximadamente, lo que equivale a una zanahoria mediana o a 100 gramos de brócoli.

Con una dieta saludable y equilibrada, no es necesario que la embarazada tome complementos de vitamina A, sin embargo, la mayoría de los suplementos prenatales la contienen así que debe ser el médico quien considere qué hacer en cada caso según la dieta que lleve la futura mamá. Los alimentos ricos en vitamina A son: hígado, riñón, leche y productos lácteos enteros, yema de huevo, verduras de hojas verdes, zanahoria, batata, tomate… por lo que se aconseja no exceder el consumo de estos alimentos en la gestación.

Por otra parte las mujeres en edad fértil que sigan algún tratamiento con dosis elevadas de vitamina A (por problemas dermatológicos, de infecciones recurrentes...) han de saber que deben evitar quedarse embarazadas hasta haber finalizado el tratamiento.
 

¿Qué hacer si se produce un exceso de vitamina A?


Normalmente el tratamiento suele ser sencillo: dejar de tomar los suplementos vitamínicos y, en ocasiones raras, ciertos alimentos. Algunas veces, y cuando la intoxicación ha sido excesiva, será necesario la administración de algunos medicamentos.


Fuentes:

Mason JB. Vitamins, trace minerals, and other micronutrients. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 218.

 

 

Ross CA. Vitamin A deficiencies and excess. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 61.

 

 

Fecha de actualización: 24-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.