El pescado azul, peligroso para embarazadas y niños

El pescado azul, peligroso para embarazadas y niños
comparte

Tras revisar el efecto de los metales en la salud, el Ministerio de Sanidad, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda a las embazadas, a las mujeres en periodo de lactancia y a los niños menores de 3 años evitar el consumo de pescado azul grande, como el atún rojo, el pez espada o el tiburón por su alto contenido en mercurio. Y reducir su consumo a 50 g a la semana en los niños con edad comprendida entre los 3 y los 12 años.

Por el contrario sí podrían comer pescado azul de menor tamaño como sardinas, anchoas, etc., debido a que las cantidades de mercurio que contienen son menores y por lo tanto no supondrían un riesgo para los organismos más sensibles como los de las embarazadas y los niños.

 

El metal, que se acumula en estos peces por la contaminación de las aguas, puede provocar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto y en niños de corta edad. Igualmente puede ocasionar daños en los pulmones, el aparato digestivo o en la piel, entre otros.
 

Si bien, estos pescados también son una rica fuente de ácidos omega 3, cuyos beneficios para la salud de las embarazadas son de sobra conocidos, en particular el del DHA, elemento fundamental para el funcionamiento del corazón y del sistema nervioso central, así como para el desarrollo correcto del cerebro y del sistema neuronal del feto. Como estos ácidos grasos son esenciales, esto es, no pueden ser producidos por nuestro organismo, se hace necesario adquirirlos a través de la dieta. Las embarazadas no deberían renunciar a este nutriente tan valioso por evitar comer pescados azules contaminados, por lo que pueden seguir haciéndolo de forma segura con el consumo de pescados de menor tamaño o con suplementos vitamínicos, libres de mercurio.

¿Puede una embarazada comer atún en lata?

¿Puede una embarazada comer atún en lata?

Durante el embarazo hay que tener mucho cuidado con todo lo que se come porque podría afectar a la salud del feto. El pescado azul es esencial en la dieta pero algunos tipos, como el atún rojo, pueden ser muy perjudiciales para el bebé.

 

Además del pescado azul, la AESAN advierte a las embarazadas de la ingesta de marisco, especialmente de vísceras y cabezas, que cuentan con elevados niveles de cadmio.

 

Por otro lado, se aconseja no incluir verduras de hoja ancha como las espinacas o acelgas en los purés de bebés menores de 1 año. Y limitar su consumo a una ración por semana en aquellos de entre 1 y 3 años.

 

Estas verduras contienen nitratos, que en grandes cantidades puede originar cianosis, llamado también síndrome del bebé azul, por falta de oxígeno.

 

Por último recuerda que las verduras cocinadas deben conservarse en el frigorífico y nunca a temperatura ambiente, pues las altas temperaturas  pueden agravar el problema.


Fuente:

Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar