• Buscar

Consumir alimentos fermentados durante el embarazo puede mejorar el sueño del bebé

Consumir alimentos fermentados durante el embarazo puede mejorar el sueño del bebé

La privación del sueño en niños, es decir, dormir menos horas de las necesarias para su edad, afecta al desarrollo físico y neurológico del niño, por lo que es fundamental averiguar qué puede afectar al sueño y cómo mejorarlo. Un nuevo estudio afirma que consumir comida fermentada durante el embarazo podría mejorar el sueño en los primeros años de vida.

Publicidad

Índice

 

Relación entre el sueño y la microbiota infantil

Los niños necesitan una cantidad suficiente de sueño de buena calidad para un desarrollo saludable. Desde el período neonatal hasta la infancia y luego la primera infancia, los patrones de sueño cambian con el desarrollo del niño. Se ha informado que la duración corta del sueño afecta negativamente el desarrollo físico y neurológico, incluida la obesidad en la infancia y la niñez y la hiperactividad a los 6 años de edad. Por lo tanto, es importante investigar los factores de riesgo de la privación del sueño en los niños.

Uno de los factores que afectan a los niños es la dieta de sus madres durante el embarazo, la cual es reconocida como un factor de estilo de vida. Por ejemplo, se cree que los alimentos fermentados y que contienen probióticos influyen en la microbiota intestinal y han recibido un interés considerable porque están asociados con la salud materna o, por el contrario, con el desarrollo de enfermedades, dependiendo de la cantidad consumida.

También se ha informado que los niños nacidos por cesárea corren un mayor riesgo de trastornos mentales y del desarrollo, y una posible razón de esto es que no están expuestos a las bacterias intestinales de su madre al nacer. Con respecto a la asociación informada entre la microbiota al año de edad y el desarrollo neurocognitivo al año y a los 2 años, se ha sugerido que la ingesta materna de alimentos fermentados influye en el desarrollo normal de los niños, especialmente en la duración del sueño. En particular, la microbiota intestinal de los niños cambia significativamente desde el período neonatal hasta la infancia y el destete y se estabiliza alrededor de los 3 años, alcanzando una composición similar a la de los adultos. En otras palabras, se predice que la transmisión vertical de bacterias intestinales de origen materno y la dieta materna afectarán la microbiota intestinal de los niños, ahora falta ver cómo esto afecta al sueño del pequeño.

Para averiguarlo, se realizó un estudio que examinó las preferencias de ingesta de alimentos de la madre durante el embarazo con la duración del sueño infantil. Específicamente, utilizando datos de aproximadamente 70.000 pares de madres e hijos de un gran estudio de cohortes, el Estudio de Niños y Medio Ambiente de Japón (JECS), investigaron la asociación entre la ingesta de alimentos fermentados durante el embarazo y el sueño infantil durante el primer año posparto.
 

¿Cómo influyen los alimentos fermentados en el sueño del niño?

El estudio descubrió que cuanto mayor es la ingesta de alimentos fermentados, especialmente la sopa de miso, es más probable que el bebé duerma durante al menos 11 h. Sin embargo, debido a que el cerebro del niño crece exponencialmente hasta los 2 años, es importante aclarar si esta asociación con los alimentos fermentados persiste más allá de ese punto.

Para ampliar esos hallazgos, investigaron si la ingesta materna de alimentos fermentados durante el embarazo estaba asociada con la privación del sueño de los niños de la misma cohorte a los 3 años de edad.

Los seguimientos se realizaron durante el segundo o tercer trimestre, en el momento del parto y al mes posparto durante los controles programados en el hospital. Los seguimientos posteriores se realizaron a los 12 y 36 meses posparto por correo.

La ingesta dietética de alimentos fermentados durante el embarazo (desde el descubrimiento del embarazo hasta el segundo o tercer trimestre) se evaluó mediante un cuestionario de frecuencia de alimentos (FFQ). Los alimentos fermentados eran alimentos como el queso y el yogur, cuya preparación implica la fermentación de ingredientes alimentarios por microorganismos. Este FFQ es un instrumento semicuantitativo que evalúa el consumo promedio de 171 artículos de alimentos y bebidas. El FFQ incluye cuatro alimentos fermentados: sopa de miso (hecha con miso, un condimento fermentado tradicional japonés), yogur, queso y natto (soja japonesa fermentada). En este FFQ, se preguntó a los participantes con qué frecuencia consumían cada tipo de alimento y cuánto consumían desde que se enteraron del embarazo hasta el presente.

La ingesta diaria de cada uno de estos tres alimentos fermentados se calculó multiplicando la frecuencia de consumo por el tamaño de la porción estándar.

Para medir la duración del sueño infantil a los 3 años después del parto, se instruyó a los padres para que indicaran cuándo durmió su hijo el día anterior. Los padres marcaron las horas en que su hijo dormía dibujando líneas a través de cuadros, indicando intervalos de 30 minutos, para el período de 24 horas que comienza a las 12:00 am al comienzo del día anterior.

La Fundación Nacional del Sueño de los Estados Unidos recomienda una duración del sueño de 10 a 13 h en un período de 24 h para niños de 3 años. Por lo tanto, seleccionaron 10 h como el límite inferior de la duración adecuada del sueño y los niños que dormían menos eran clasificados dentro de privación del sueño.

Los resultados informan que los participantes con un mayor consumo de queso tenían más probabilidades de tener un alto consumo de energía, ser mayores, ser multíparas, tener un peso normal (IMC: 18,5–<25), tener un mayor nivel educativo, tener un mayor ingreso familiar, ser no fumador, estar desempleado y enviar a su hijo a una guardería.

Los participantes con una mayor ingesta de miso tenían más probabilidades de ser multíparas y no fumadoras, y menos probabilidades de enviar a sus hijos a una guardería. Mientras que las características de las que consumían más yogur y natto durante el embarazo fueron similares a las del consumo de queso.

Los resultados mostraron que la ingesta de queso durante el embarazo se asoció con un riesgo significativamente menor de privación del sueño (< 10 h) entre los hijos de madres en el cuarto cuartil en comparación con los hijos de madres en el primer cuartil. Se encontró que la ingesta de miso estaba asociada con la duración del sueño en niños de 1 año, pero no en niños de 3 años. Estos hallazgos sugieren que el efecto del consumo de alimentos fermentados por parte de las madres durante el embarazo en el sueño de sus hijos puede continuar al menos hasta los 3 años de edad.

Y esto se debe, como decíamos, a que los alimentos fermentados afectan positivamente la actividad y el crecimiento bacteriano intestinal, algo que ya se había visto en estudios previos.

Por ejemplo, en un ensayo controlado aleatorio con participantes humanos, un grupo que consumió alimentos fermentados como yogur y kimchi durante 10 semanas tuvo una mayor variedad de bacterias intestinales 4 semanas después del final del estudio. Los experimentos con animales han demostrado que la microbiota intestinal, además de cambiar los patrones de sueño y vigilia y la calidad del sueño, altera significativamente el metabolismo intestinal, que la microbiota intestinal tiene un ritmo circadiano y que las bacterias intestinales exhiben ritmos circadianos en composición y actividad. También se demostró que los ratones sin microbios intestinales han alterado los ritmos circadianos en comparación con aquellos con microbios intestinales. Además, la melatonina materna afecta al feto a través de la placenta y la microbiota intestinal se transfiere al bebé al nacer, lo que provoca cambios en la microbiota intestinal del bebé. La microbiota intestinal también refleja cambios metabólicos significativos en el tracto intestinal, así como cambios en los patrones de sueño y vigilia y en la calidad del sueño. Por lo tanto, se espera que las bacterias y hormonas intestinales estén estrechamente relacionadas con el sueño.

En consecuencia, los alimentos fermentados, la flora intestinal y las hormonas están estrechamente relacionados con el sueño y la microbiota intestinal de la madre puede tener efectos a largo plazo en el niño después del nacimiento.


Fuente:

Inoue, M., Sugimori, N., Hamazaki, K. et al. Association between maternal fermented food consumption and child sleep duration at the age of 3 years: the Japan Environment and Children’s Study. BMC Public Health 22, 1504 (2022). https://doi.org/10.1186/s12889-022-13805-6

Fecha de actualización: 10-05-2023

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×