Beneficios del yogur para niños

Beneficios del yogur para niños
comparte

El yogur es un alimento básico en nuestra nevera. Lo tomamos generalmente en el desayuno, en algún postre o como acompañamiento de alguna comida. Pero en sí mismo es un excelente alimento que ofrece muchísimos beneficios… Sobre todo a los niños.

 

El yogur permite jugar con su textura e innovar ya que puede ser líquido, espeso o pastoso. Además, hoy en día tenemos infinidad de sabores, aunque el que no contiene nada de azúcar suele tener un sabor agrio, ya que se obtiene por fermentación de la leche de vaca entera o desnatada. Tomar lácteos, y concretamente fermentados, permite el desarrollo de la flora bacteriana logrando una mejor asimilación de los nutrientes que aportan los alimentos. Pero no sólo eso, también puede ayudar a los niños a obtener vitaminas y ayudarles en su crecimiento.

 

El yogur es considerado un producto lácteo, del mismo modo que la leche, pero en el que se ha llevado a cabo una fermentación y un cultivo de microorganismos hasta conseguir la textura deseada. Para entender sus propiedades primero tenemos que tener en cuenta su proceso, cómo se elabora el producto artesanalmente: primero se añade un litro de leche entera en un cazo o cazuela y se calienta hasta que empiece a hervir; luego, cuando rompe a hervir la leche se apaga el fuego y se deja que repose en un lugar caliente durante toda la noche hasta que coja consistencia. Parece sencillo, pero mientras vertemos la leche y dejamos que fermente ha ocurrido la magia: millones de bacterias se han reproducido y han potenciado las propiedades de la leche. Por eso el yogur es un alimento rico en vitaminas, sobre todo del grupo B, aunque también contiene gran cantidad de las vitaminas A, D, K y E. Igual que la leche contiene mucho calcio y ácido láctico, pero a diferencia de ella, el yogur es un alimento de más fácil digestión. Todos sus componentes se asimilan mejor por el organismo, grasa, proteínas y azúcares ya que se descomponen con mayor facilidad y pasan mucho más deprisa que otros alimentos al torrente sanguíneo.

 

Por tanto, es un producto recomendado para todas las edades. Pero en la etapa de crecimiento hay que ser especialmente cuidadosos con la absorción de nutrientes de los niños, por lo que si comen más yogur estaremos facilitando su desarrollo.

 

- Ayuda a la flora bacteriana. Uno de los máximos beneficios que aporta el yogur es la ayuda que proporciona a la flora bacteriana. Y es más importante en los niños, que aún la están desarrollando, lo que hace que tengan más facilidad a la hora de que su cuerpo asimile los nutrientes del resto de alimentos de su dieta. Otro de los beneficios es que, al ser de fácil digestión, reduce la aparición de diarreas, favorece la digestión, reduce la acidez gástrica y alivia el ardor de estómago. Además, después de una enfermedad –como una infección de estómago, por ejemplo–  las bacterias del yogur también pueden regenerar la flora intestinal, por lo que es muy recomendable su ingesta diaria tras un tratamiento con antibióticos.

 

- Ayuda a su sistema inmunitario. Para los niños es importante empezar a activar su sistema de defensa y el yogur aumenta la respuesta del sistema inmunitario frente a las enfermedades, despertando algunas sustancias que participan en nuestros mecanismos de defensa como los anticuerpos, macrófagos, interferón, citoquinas…

 

- Les aporta energía. En esta etapa de energía pura y de crecimiento, las bacterias del yogur pueden ayudar a los niños a seguir su ritmo natural. Este alimento contiene bacterias probióticas que desempeñan un importante papel en el intestino, regulando la obtención de energía y la absorción de nutrientes.

 

- Les hace crecer. El calcio de los yogures ayudará a que los niños crezcan con unos huesos fuertes y sanos, lo que es fundamental para su desarrollo físico. Aunque también es cierto que contiene una alta fuente de azúcares y lípidos –grasas–, esto no le restará ventaja alimenticia, al revés: contribuirá al tan deseado 'estirón'. El calcio, las proteínas y el fósforo contribuirán a una buena mineralización de sus músculos y huesos. Aunque podríamos obtener el calcio de muchos alimentos como los de hoja verde –col, brócoli, acelga, espinaca…– su organismo sólo podría absorber aproximadamente el 5%. Mientras que en el yogur encontraríamos 150 mg de calcio totalmente absorbibles, ayudando a obtener los 1.000 mg de calcio diarios que se recomienda para los niños.

 

- Es un complemento vitamínico. Las vitaminas que aporta al organismo el yogur son muy beneficiosas para la salud de nuestros hijos, ya que como comentábamos contiene vitaminas de tipo B, A, D, E y K, fundamentales en el desarrollo de su organismo y especialmente importantes para ellos.

 

- Complemento alimenticio completo y saludable. Para los niños más golosos resulta complicado evitar el postre. Por lo que en lugar de algo dulce podemos acostumbrarlos a complementar sus menús con un alimento completamente sano que contribuye a su crecimiento y nutrición y que está libre de grasas malas para el cuerpo.

 

-Mejor alimento para los que tienen algo de intolerancia a la lactosa. Contiene mucha menos lactosa que la leche, por lo que se tolera mejor en casos de intolerancias a la lactosa. Por otro lado, su digestión es más sencilla que ésta, ya que las proteínas del yogur (caseína) son parcialmente digeridas por las bacterias lácticas.

 

El yogur apto sólo para niños mayores de 6 u 8 meses


En los primeros meses de vida el metabolismo de los bebés no está del todo preparado para asimilar sus componentes, por lo que no será un producto un producto recomendable para los más peques. Se estima que a partir de los 6 u 8 meses, cuando su sistema esté más desarrollado, se podrá empezar a introducir el yogur en su dieta.

 

El yogur perfecto: el más saludable


Todo es mejor y más saludable si es natural. Por tanto la norma que deben seguir los yogures es la misma, especialmente para consumo infantil. Siempre será mejor añadir fruta fresca al yogur que escoger los que llevan colorantes artificiales para darle sabor. No debemos caer en la trampa de darles yogures enriquecidos adrede, a no ser que sean necesarios por algún problema patológico o dietético. La mejor elección, por tanto, es el yogur natural por su aporte en proteínas, hidratos de carbono y vitaminas, especialmente A, D, B y minerales. Y sin azúcar, o cuanto menos posible, mejor.

 

Foto: Creado por Nensuria - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×