Los lácteos en la infancia

Los lácteos en la infancia
comparte

Los nutricionistas y especialistas recomiendan tomar lácteos para proporcionar al cuerpo la cantidad de calcio adecuada y necesaria, sobre todo durante la infancia; pero… ¿por qué son tan importantes los lácteos?

La leche y los derivados lácteos forman uno de los grupos alimenticios más importantes durante la etapa de desarrollo. Así, el lactante puede cubrir todas sus necesidades energéticas y nutrientes tomando leche materna como único alimento. Cuando el niño crece y diversifica su dieta, los lácteos siguen contribuyendo considerablemente a su alimentación. Importancia de los lácteos

Numerosos estudios han mostrado que la combinación de nutrientes de los productos lácteos, como el calcio, la vitamina D o el fósforo, son importantes para la salud de los huesos, siendo especialmente importante su ingesta durante la infancia y la adolescencia. Además, los productos lácteos, con el calcio que aportan, son factores muy importantes en la reducción del riesgo de fracturas por osteoporosis. Esta combinación de nutrientes reduce también el riesgo de hipertensión, especialmente el potasio.

El calcio es esencial para el desarrollo, mantenimiento y formación del esqueleto, para el correcto funcionamiento de las articulaciones y de una buena dentadura. De esta forma, el 99% se encuentra en el esqueleto y un 1% en funciones como la transmisión nerviosa, la coagulación muscular, etc. De ahí su importancia, ya que los lácteos son la fuente de calcio más importante. El requisito de calcio es más importante durante la niñez y la adolescencia porque los huesos se encuentran en un estado de rápido crecimiento, por lo que es necesario para fortalecerlos. Además, nuestro cuerpo está eliminando y reemplazando constantemente calcio, por lo que si elimina más del que adquiere, los huesos comenzarán a debilitarse con mayor riesgo de romperse. Asimismo, se ha comprobado la importancia del calcio para la reducción de la grasa corporal, incluso en los niños en edad preescolar.

Además de su importancia por su contenido en calcio, los lácteos contienen otros nutrientes que garantizan un crecimiento y desarrollo óptimos:

• Carbohidratos: Se encuentran, principalmente, en forma de lactosa y en menor cantidad en el yogur y el queso, aportando, sobre todo, energía.

• Proteínas: Los lácteos contienen, además, estos elementos indispensables para el crecimiento y la construcción de tejidos y órganos. 500 ml de leche aportan 20 g de proteínas.

• Grasas: Aunque las grasas son muy variables dependiendo del tipo de leche que se consuma, en la leche de vaca los ácidos grasos son fundamentalmente saturados.

• Vitaminas: La leche contiene, sobre todo, vitaminas A, B1 y B2, aunque también otras del tipo B y vitaminas C, D y E. En cambio, el queso, por ejemplo, sobre todo si es curado, contiene menor cantidad de vitaminas hidrosolubles.

• Minerales: Otros minerales importantes que contiene la leche, además de calcio, son potasio, fósforo, sodio, magnesio y zinc.
Intolerancia a la lactosa

La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y en los productos lácteos. Ciertas personas sufren intolerancia a la lactosa, por lo que al tomar leche presentan ciertos problemas como dolor o retortijones de estómago, gases, hinchazón de vientre, diarrea… Aunque pueden digerirla mejor si se toma en cantidades pequeñas junto a otros alimentos, también existe la posibilidad de que no sufran estos síntomas al consumir yogur o queso.

Además, hay personas que son alérgicas a la leche o a los productos lácteos, por lo que no pueden consumirlos. Éstas deben conseguir el calcio necesario a través de otros alimentos, como pueden ser los vegetales verdes y con hojas. 
 

Cómo enseñarles la función del calcio

Según varios estudios, la mayoría de los niños y adolescentes no toman la cantidad de calcio recomendada para conseguir unos huesos sanos y fuertes. Y es que muchos niños no oponen resistencia a la leche cuando son pequeños, pero cuando llega la edad escolar se niegan a probarla. Si es así, lo mejor es que ofrezcas a tu pequeño alimentos que puedan suplir el papel de la leche como principal aporte de calcio, por ejemplo, queso, yogures, vegetales…

Además, ten en cuenta que a los niños les encanta descubrir cosas nuevas. Podéis experimentar con la figura de un esqueleto de plástico o dibujar uno en un papel, para explicarle la importancia de los huesos en nuestro cuerpo y el porqué de esta necesidad de calcio durante la infancia.
 
 
Dermatitis atópica, muy común en la infancia

Dermatitis atópica, muy común en la infancia

La prevalencia de la dermatitis atópica es mucho mayor en los niños que en los adultos, debido sobre todo a la naturaleza evolutiva de la misma, según la cual muchos niños con dermatitis atópica estarán libres de esta enfermedad pasados unos meses o años. Así, un 60% de casos aparece antes del año, y un 30% o más, entre los 12 meses y los 5 años de edad. Se calcula que la dermatitis atópica afecta en la actualidad al 20% de la población infantil de los países desarrollados.

 


Fuente: www.maslechemassalud.es

Redacción: Silvia Paredes

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×