Meriendas sanas para niños

Meriendas sanas para niños
comparte

Una dieta infantil equilibrada debe constar de cinco comidas repartidas a lo largo del día. Todas igual de importantes para su óptimo desarrollo y crecimiento.

La merienda junto con el almuerzo de media mañana suele ser una de las comidas más desatendidas, quizás por no considerarse uno de los tres grandes sustentos del día (como el desayuno, la comida o la cena). Sin embargo, especialmente en los más pequeños, es de suma importancia para que el organismo continúe su marcha.

 

Afortunadamente suele ser una de las tomas preferidas de los niños, pero no siempre se hace de una forma correcta y éstos tienden a picar o comer alimentos inadecuados (productos procesados, bollos industriales, chucherías, chocolates…).

 

La merienda ideal

 

La merienda es un suplemento entre la comida y la cena que debemos aprovechar para completar éstas con aquellos alimentos que no tomaron en ellas como frutas, lácteos o frutos secos. No debe ser muy copiosa, siempre más ligera que la comida o el desayuno, ya que las actividades van descendiendo a medida que se acerca la noche, y las ingestas deberían de ser acordes al nivel de gasto energético.

 

Lo ideal es que esta comida de media tarde estuviera compuesta por los mismos grupos de alimentos que el desayuno, pero en menor cantidad. Esto es, hidratos, lácteos y fruta.

 

Pero la principal diferencia de la merienda con el desayuno es que muchas de las veces la primera no se realiza en casa y la dificultad se presenta al tener que optar por alimentos que sean fácilmente transportables y de consumo en la calle. De ahí que se recurra con demasiada frecuencia a alimentos envasados o industriales, aceptables de vez en cuando pero fatales para la salud si forman parte de la dieta habitual.

 

Por suerte o por desgracia, en nuestra sociedad, el exceso alimentario es más común que el déficit. Lo que hace que la obesidad entre la población infantil sea una de las mayores preocupaciones sanitarias. Si bien, el problema no está tanto en la cantidad de comida sino en la calidad. Normalmente el exceso de un alimento supone la carencia de otro y lo que conlleva un desequilibrio alimenticio. Ya sea por su accesibilidad, por lo atractivo de sus presentaciones o por otras tantas causas lo cierto es que las meriendas de nuestros niños (especialmente las preparadas industrialmente) suelen ser altamente calóricas y nutricionalmente pobres. Abandonar los alimentos procesados a favor de las comidas caseras es, sin duda, la opción más saludable. A continuación te ofrecemos algunos consejos para facilitarte esta tarea.

 

Consejos

 

Lo más importante es la variedad de alimentos, con el fin de conseguir una dieta equilibrada.

 

Debe evitarse abusar de los embutidos grasos o charcutería. Estos deberían tomarse solo 1 o 2 veces por semana.

 

Aprovecha el fin de semana para hacer bocadillos con pan del día y congelarlos para el resto de la semana. Solo tendrás que sacar uno cada mañana y a la hora de la merienda estará como recién hecho.

 

Algunas ideas de meriendas sanas y completas

 

- En casa

 

Un yogur con 4 galletas

 

Un cuenco de palomitas hechas en casa y una pieza de fruta

 

Un trozo de bizcocho casero y un vaso de leche con cacao

 

Una tosta de jamón serrano con tomate y un chorrito de aceite

 

Macedonia de fruta y una madalena

 

Pan con chocolate

 

Yogur con cereales

 

Pan con queso

 

Yogur o queso fresco con frutos secos

 

Un batido de frutas (fresas, plátano, melocotón…) y leche y un par de galletas

 

- Para llevar al parque

 

Una cajita de tomatitos cherry

 

Un bocadillo de pavo (u otro embutido magro) y queso

 

Un bocadillo de atún

 

Un tupper con fruta cortada (rocíala con un poquito de limón para evitar que la fruta se oxide y se oscurezca)

 

Daditos de queso

 

Verdura cortada en trocitos (pimiento, zanahorias, pepino…).

 

Picos, crackers o palitos de pan

 

Barritas de cereales

 

Madalenas o bollos caseros

 

Yogur bebible

 

Frutos secos

 

- Para los niños que hacen actividades deportivas después del cole no olvidar añadir un plátano, una barrita de cereales o un yogur bebible después del ejercicio.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×