Leche materna y la microbiota del bebé

Leche materna y la microbiota del bebé
comparte

Entre los múltiples beneficios que aporta la leche materna a la salud del bebé, se ha descubierto que también es fundamental para el desarrollo de la microflora intestinal del recién nacido. Y es que la leche materna no es estéril como se pensaba antes, sino que está compuesta de diversas bacterias beneficiosas para el sistema inmunitario del pequeño.

Hasta hace poco se consideraba que la leche materna humana era estéril, pero actualmente se sabe que esto no es así. Existen unos 1.000 millones de microorganismos por litro en la leche materna, como lactobacilos, estreptococos, estafilococos, enterococos y enterobacterias, aunque contiene sobre todo bifidobacterias.


Estas bacterias desempeñan un papel muy importante en el desarrollo de la microbiota del bebé. La microbiota o microflora intestinal es el conjunto de microorganismos que se encuentran colonizando el intestino humano. Se estima que existen en torno a 100 trillones de microorganismos, fundamentalmente bacterias, que tienen un papel fundamental en la salud humana:


- Favorecen la salud digestiva


- Protegen frente a diversas infecciones y enfermedades


- Contribuyen a la formación de diversos compuestos necesarios para el organismo (como la vitamina K)


- Fortalecen el sistema inmunitario

No te puedes perder ...

Decorando la habitación del bebé

Decorando la habitación del bebé

¿Te queda un mes para salir de cuentas y aún no tienes ni la más remota idea de cómo decorar la habitación del nuevo huésped que está a punto de llegar? Tener un bebé puede ser uno de los momentos más fascinantes de tu vida pero preparar su habitación puede convertirse en una de las tareas más desalentadoras, especialmente si lo dejas para el último momento. Hay mucho que hacer antes de la llegada del pequeño, pero con una buena predisposición, un poco de organización y estos consejos seguro que ahora lo ves con otros ojos


- Ayudan al desarrollo intelectual


- Protegen frente al desarrollo de enfermedades como la obesidad, diversas alergias, enfermedades autoinmunes o metabólicas


No obstante, no todas las personas tenemos la misma microbiota, ni en cantidad ni en variedad de microorganismos. Así, la genética, el ambiente, la alimentación, la actividad física o padecer diversas enfermedades afectan a nuestra microbiota.


Además, los bebés apenas si tienen microbiota cuando nacen, la van estableciendo a medida que crecen, en un proceso en el que la lactancia materna es fundamental.


¿Cómo se establece la microbiota en el bebé?


La flora intestinal del recién nacido depende de la dieta de la madre durante el embarazo, aunque apenas si tiene microflora cuando nace, la colonización del intestino comienza realmente en el parto.


En este aspecto, el tipo de parto es muy importante ya que las cesáreas se asocian a una colonización peor que puede aumentar en el futuro el riesgo de sobrepeso y otras enfermedades. Así, el parto vaginal es mejor ya que el bebé entra en contacto con diversas bacterias cuando sale por el canal de parto.


También la administración o no de antibióticos a la madre durante el parto (necesarios en caso de rotura de la bolsa amniótica 12 horas antes de dar a luz o cuando hay diversas infecciones) puede afectar al establecimiento de la microbiota del bebé.


Una vez que el bebé ha nacido, el tipo de alimentación que reciba será fundamental para establecer una microbiota saludable. Así, se ha demostrado que la lactancia materna favorece el establecimiento de una microflora más sana y completa, lo que depende también en parte de la alimentación de la madre durante la lactancia.


Y es que la leche materna, como hemos dicho, cuenta con diversas bacterias presentes en su composición que ayudan a la colonización escalonada e idónea del intestino del bebé, predominada por bifidobacterias.


Una vez que el bebé empieza a comer sólidos y deja el pecho, aumenta el número de bacterias intestinales y cambia la composición de la microflora intestinal.


Y en torno a los 2-3 años, o antes si la lactancia materna se abandona antes, se acaba de establecer la microbiota definitiva (el 60-70% de ella no cambiará durante el resto de la vida). Su composición se habrá visto afectada por el tiempo que haya lactado del pecho materno, así como por los alimentos que coma ya que hay bacterias que se alimentan de hidratos de carbono y otras que se alimentan de proteínas, por lo que según la dieta del bebé sea más de un tipo o de otro, se favorecerá el crecimiento de unas bacterias o de otras.


¿De dónde proceden las bacterias de la leche materna?


Se cree que las bacterias que se han encontrado en la leche materna llegan a esta a desde el intestino materno través de la sangre (componente principal para crear la leche materna) o unidas a diversas células que formen parte de esta. Las bacterias unidas a diversas células intestinales pueden propagarse a mucosas distintas de las del aparato digestivo, como las glándulas mamarias.


De esta manera se establece una ruta enteromamaria durante los últimos meses de la gestación y la lactancia, acumulándose células del sistema inmunitario de origen intestinal en las glándulas mamarias que luego pasan al intestino del bebé, colonizándolo.


Un motivo más para dar el pecho a nuestros bebés todo el tiempo posible.


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿cuál es la cantidad de biberón que hay que dar a un bebé?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda tal y como si se tratara de la lactancia materna.


Fecha de actualización: 14-12-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>