Efectos de los probióticos y prebióticos en bebés

Efectos de los probióticos y prebióticos en bebés
comparte

Desde hace unos años se han hecho multitud de estudios para certificar que el empleo de probióticos y prebióticos mejora la calidad de la salud intestinal. Pero nuevos estudios apuntan que no solo pueden ayudar en patologías digestivas, sino también en otro tipo de enfermedades como cirrosis, celiaquía o autismo.

Desde que se empezaron a usar los probióticos y prebióticos para tratar dolencias intestinales se ha confirmado que ayudan a la mejora y el bienestar de patologías digestivas y gastrointestinales.

 

Pero, además, una reciente reunión organizada por la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos (SEPyP) puso de relieve que a estas aplicaciones se pueden sumar muchas otras.

 

En relación con la salud intestinal están contrastados efectos beneficiosos en distintos tipos de diarreas (aguda infecciosa, por antibióticos, del viajero, etc.), en la prevención de la enterocolitis necrotizante del prematuro, en trastornos funcionales digestivos (síndrome del intestino irritable, cólico del lactante), en procesos inflamatorios (pouchitis, colitis ulcerosa), en infección por Helicobacter pylori o en intolerancia a la lactosa.

 

Sobre nuevas indicaciones o patologías, Álvarez Calatayud, gastroenterólogo del Hospital Gregorio Marañón (Madrid), ha destacado que ya son significativos los estudios que apuntan que la modificación de la microbiota o micromedioambiente intestinal, a través del empleo de probióticos y prebióticos, puede favorecer las expectativas en enfermedades como la celiquía, la fibrosis quística, la obesidad, los procesos cardiovasculares, la prevención del cáncer o trastornos del comportamiento como el autismo, mejorando la sintomatología digestiva y, por tanto, la calidad de vida de estos pacientes.

Equipamiento de bebida, cubiertos y utensilios

Equipamiento de bebida, cubiertos y utensilios

Hasta los seis meses la leche materna es suficiente para cubrir sus necesidades nutricionales. A partir de entonces tu bebé requerirá un aporte extra de calorías, vitaminas y minerales en forma de alimento sólido, además de su leche habitual. Para ello será imprescindible la adquisición de una serie de utensilios indispensables para este importante paso hacia su independencia: empezar a comer solo

 

Las razones del potencial terapéutico de estos microorganismos se debe a que los probióticos y los prebióticos son “los instrumentos que actualmente tenemos para mejorar la calidad y el funcionamiento de la microbiota intestinal, integrada por las comunidades microbianas que viven en el intestino. Hay ya mucha experiencia y evidencia de su eficacia en distintas situaciones, no solamente para prevenir y combatir la enfermedad (gastroenteritis, infecciones comunes, trastornos del hábito intestinal), sino también para mejorar nuestro bienestar (salud intestinal)”, ha explicado Francisco Guarner, gastroenterólogo del Hospital Valle de Hebrón (Barcelona) y presidente de SEPyP.

 

La microbiota intestinal es, según Guarner, como un órgano más de nuestro cuerpo, comparable al hígado, pero constituido por células que tienen un genoma distinto al humano, y por tanto, aportan recursos bioquímicos y metabólicos que las células humanas no tienen. Otro papel clave de las comunidades bacterianas que constituyen la microbiota es la de ser el principal instructor del sistema inmunitario, hasta el punto de que “para desarrollar una inmunidad saludable, es más importante tener una microbiota diversa y variada, que haber pasado muchas infecciones”, ha añadido el especialista.

 

La importancia funcional de la microbiota tiene efectos incluso sobre los antibióticos, tal y como recoge la investigación presentada por Andrés Moya, del Centro Superior de Investigación en Salud Pública de la Consellería de Sanidad de la Generalitat Valenciana (CSISP-FISABIO). Este experto ha expuesto un trabajo sobre la acción de los antibióticos en la microbiota del intestino, cuyos resultados ponen de manifiesto que la interacción entre ecología microbiota del intestino y el hospedador humano es “mucho mayor de lo que pensábamos”. Entre otras observaciones, ha explicado que como reacción a los antibióticos, la microbiota activa sistemas que disminuyen sus efectos. Otras de sus acciones son la atenuación del metabolismo energético y la capacidad de metabolizar ácidos biliares, colesterol, hormonas y vitaminas.

 

Fuente: Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos (SEPyP)


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
Volver