×
  • Buscar
Publicidad

Cómo desarrollar el sistema inmune del bebé

Cómo desarrollar el sistema inmune del bebé

En los últimos años ha aumentado el número de bebés con ciertas enfermedades propias de los lactantes: alergias respiratorias, dermatitis atópicas e infecciones intestinales. Numerosos estudios han descubierto la solución para contrarrestar este incremento: reforzar el sistema inmunitario de los niños mediante dos tipos de ingredientes: los prebióticos y los probióticos.

Publicidad

Indice

 

La nutrición del bebé

La nutrición en las primeras etapas de la vida de una persona es básica para un crecimiento y un desarrollo sano. Su alimentación afectará a la posterior capacidad del sistema inmunitario en la protección frente a infecciones, al desarrollo de tolerancia frente a antígenos propios y extraños, y al desarrollo de trastornos inmunitarios.

La leche materna es la mejor elección, según la recomendación de pediatras y expertos en nutrición infantil, ya que proporciona todos los nutrientes necesarios para la salud y defensas del lactante. Contiene fibras naturales solubles con efecto prebiótico, que favorecen una digestión saludable y refuerzan las defensas del bebé. Pero en los casos en los que la lactancia materna no es posible o resulta insuficiente, el bebé tiene que ser alimentado con leche adaptada y es recomendable que ésta ofrezca propiedades lo más cercanas posible a las de la leche materna.

Por otra parte, se ha demostrado que actualmente el 25% de los niños sufre algún tipo de alergia antes de los 5 años y la mayoría de ellas se deben a un sistema inmunitario inmaduro.

No te puedes perder ...

Daños cerebrales en bebés prematuros

Daños cerebrales en bebés prematuros

El cerebro prematuro es muy delicado y aun en ausencia de enfermedad el neurodesarrollo de este podría verse comprometido. Por eso, la frecuencia en la que se presentan daños cerebrales es mayor en bebés prematuros que en aquellos que no lo son.

Y tambien:

Partiendo de esta realidad se vio la necesidad de realizar investigaciones que diesen soluciones para la prevención de las enfermedades de los lactantes: la dermatitis atópica, las alergias respiratorias y las infecciones intestinales. El resultado ha sido una serie de estudios que demuestran la eficacia de una mezcla exclusiva de prebióticos y probióticos, capaces de reducir la incidencia y el riesgo de padecer estas enfermedades infantiles.

 

¿Qué son los prebióticos y los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que ayudan a restituir la flora intestinal que puede haber sido alterada por alguna causa.

Los prebióticos, en cambio, son ingredientes naturales, presentes también en la leche materna, que estimulan el crecimiento en el colon de las bacterias beneficiosas. A diferencia de las bacterias vivas de los probióticos, los prebióticos sirven de sustrato a las bacterias propias del individuo. ¿Cuáles son sus efectos beneficiosos?

Los prebióticos son fibras presentes naturalmente en la leche materna que estimulan el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas (bifidobacterias y lactobacilus). Se encuentran de forma natural en el intestino del bebé y aportan una serie de beneficios a la salud del lactante. Su efecto global es conseguir una flora intestinal sana y protectora a lo largo de todo el intestino, similar a la de los bebés alimentados con leche materna.

Además, un niño alimentado con leches enriquecidas con prebióticos consigue un tránsito intestinal más saludable, y sus defensas naturales resultan reforzadas. Gracias a estos ingredientes naturales, la digestión y absorción de todos los nutrientes de la leche es más ligera y fácil, comportando un bienestar inmediato en el lactante.

Entre las ventajas de una flora bifidobacteriana se encuentran el refuerzo del sistema inmunitario, el desarrollo de una microflora intestinal saludable, el mantenimiento de la barrera intestinal, protección frente a los microorganismos patógenos y reducción del riesgo de padecer dermatitis atópica, así como diarreas e infecciones respiratorias.

Tanto los prebióticos como los probióticos juegan un importante papel como anticancerígenos.

Dentro de los probióticos más importantes se encuentran los lactobacilos y las bifidobacterias (o bífidus). Los lactantes alimentados con leches infantiles tienen una flora intestinal con menos cantidad de bifidobacterias. No obstante, cuando se comienzan a introducir otros alimentos distintos de la leche, la flora intestinal se asemeja a la de los adultos, tanto en los bebés alimentados con leche materna como en los alimentados con leches infantiles.

Otra vía alternativa a los prebióticos para conseguir beneficios similares sería la administración de leches adaptadas o papillas de cereales suplementadas con probióticos, si bien éstos sólo están permitidos en alimentos de continuación (a partir del 4º- 6º mes), debido a la inmadurez del lactante hasta esa edad.

Al reforzar su sistema inmunitario, el niño tendrá de mayor más defensas para combatir las infecciones y enfermedades contagiosas que están tan presentes en los pequeños y que se transmiten fácilmente al contacto con otros niños en el colegio o la guardería.


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Gastroenteritis"

https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/gastroenteritis

Fecha de actualización: 22-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.