×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé tiene catarro, ¿qué puedo hacer?

Mi bebé tiene catarro, ¿qué puedo hacer?

En invierno es común que los bebés tengan catarro. Esto es debido principalmente a que su sistema inmunitario es todavía algo inmaduro por lo que es probable que no te libres de que tu bebé tenga un catarro y si quieres saber los síntomas, qué tratamiento seguir o cuándo debes acudir al pediatra con él… ¡tendrás que seguir leyendo este artículo!

Publicidad

¿Por qué mi bebé tiene catarro?

El resfriado común (inflamación en las vías respiratorias altas) es muy frecuente en niños menores de 2 años en invierno. Normalmente está producido por diversos virus (el más común es el rinovirus). En muy raras ocasiones las bacterias pueden ocasionar los mismos síntomas.

 

Los virus se expulsan a través de la respiración y la mucosidad que expulsan los niños, incluso se pueden expulsar virus uno o dos días antes de que empiecen los síntomas. Estos virus sobreviven varias horas en las manos y en los objetos pudiendo llegar a contagiar a otros niños o adultos.

 

¿Qué síntomas tiene el catarro?

Los síntomas del resfriado pueden presentarse de manera muy rápida y alcanzan su pico entre los tres y los cinco días e irá desapareciendo entre la primera y la segunda semana, aunque la tos puede persistir más tiempo.

 

-Mocos generados en el interior de la nariz y de la garganta.

-La vía de salida habitual de la mucosidad es la nariz. Se empieza con unos mocos líquidos de color claro, pero acaban por convertirse en mocos espesos de un color amarillo-verdoso.

No te puedes perder ...

Y tambien:

-Se suele presentar con estornudos y tos. La tos puede llegar a hacer vomitar a los niños e impedir que estos duerman con tranquilidad.

-Puede presentar fiebre. La fiebre puede ser más o menos alta y puede darse antes o después de los mocos.

-Pérdida del apetito.

-Irritabilidad.

-Dolor de garganta.

 

A pesar de que los niños más mayores muestren con claridad estos síntomas hay que tener en cuenta que los bebés no pueden expresarse. En el caso de los bebés lo que harán será llorar debido a la incomodidad que tiene respirar mal al tener la nariz taponada o la fiebre.

 

¿Qué tratamiento hay para el catarro en bebés?

En los niños menores de dos años no siempre hace falta tratamiento ya que por norma general es suficiente con seguir las recomendaciones básicas para aliviar los síntomas:

 

-extremar la higiene, tanto de él como de sus juguetes y demás utensilios.

-tener cuidado con su hidratación. Según su edad se le deben ofrecer al bebé leche, agua, zumos, etc.

-hacer lavados nasales con suero fisiológico. En el caso de que el bebé sea pequeño recuerda que siempre te puedes ayudar de aparatos específicos para absorber los mocos.

-cuidar la alimentación. Cuando los niños están resfriados suelen perder el apetito.

-no le ofrezcas miel para la tos. Si el bebé tiene menos de un año, esto podría causarle botulismo, una enfermedad rara, pero seria causada por una toxina (veneno).

-acuesta al bebé siempre un poco incorporado.

-mantén el ambiente húmedo. Recuerda que esto ayuda a que el moco no se espese y a lubricar la vía aérea. Eso sí, si tu bebé tiene bronquitis o asma evítalo.

-aplica pomadas balsámicas en niños de más de dos años. Las pomadas ayudan a mejorar los síntomas respiratorios.

-si el bebé tiene fiebre consulta con su pediatra. Quizás él pueda aconsejarte utilizar un antitérmico para bajar la fiebre del bebé.

 

¿Cuándo se debe acudir al pediatra?

-Si el bebé tiene menos de tres meses y presenta fiebre

-Si el bebé que tiene más de tres meses presenta fiebre durante tres días o más.

-Si se observa que el bebé tiene dificultad para respirar

-Si ves que el niño esta decaído, somnoliento y sólo quiere estar contigo

-Si tiene dolor de oídos

-Si tiene mocos durante más de diez días de un color amarillo verdoso

-Si el bebé rechaza varias tomas de leche

-Si presenta algún síntoma que veas fuera de la normalidad

-Si aparecen convulsiones

 

Ante cualquier duda lo mejor que se puede hacer es acudir al pediatra y que esté las despeje, más vale una visita innecesaria al pediatra a tiempo que un disgusto. El pediatra te preguntará por los síntomas de tu bebé, si come adecuadamente y cuánto tiempo lleva así.

 

Después le hará una exploración física donde valorará su estado de ánimo general, si tiene erupciones en la piel, le oscultará y le mirará los oídos y la garganta para descartar posibles infecciones. Con esto suele ser suficiente, pero si el pediatra sigue teniendo dudas pedirá un análisis de sangre o una radiografía en el pecho para descartar una neumonía.

 

¿Se le deben dar antibióticos a los bebés con catarro?

Los antibióticos no son eficaces ante un resfriado común ya que está causado por virus y no por bacterias. Además, si se le administran de manera inadecuada puede causar efectos adversos tanto en niños como en bebés y aumentar la resistencia bacteriana pudiendo llegar a afectar al tratamiento de otras enfermedades.

 

Los antibióticos están contraindicados a no ser que aparezcan otros síntomas compatibles con una infección bacteriana, en este caso debes llevar al bebé al pediatra para que este lo examine y se los recete si fuese necesario.

 

¿Un catarro puede complicarse?

No es lo habitual pero sí, un catarro podría complicarse. Los catarros es algo muy común en los bebés y niños ya que tienen el sistema inmunitario muy inmaduro. Normalmente con paciencia y tiempo es suficiente para que se curen, pero hay en casos que no.

 

La bronquiolitis empieza como un catarro, pero la produce un virus que es más agresivo o al que el niño responde de manera demasiado intensa. Si un niño presenta bronquiolitis puede que los siguientes años sea más propenso a que cualquier catarro se desencadene también en una bronquitis. Otra consecuencia de pasar varios catarros seguidos es que, para defenderse, crecen las vegetaciones. Las vegetaciones son las defensas de la parte superior de la garganta. Existen numerosos casos en las que crecen tanto que es necesario extraerlas.

 

Estas vegetaciones crecen para producir defensas cada vez que hay una infección cercana, cuando la infección se pasa van reduciéndose lentamente de tamaño. Sin embargo, el problema está en que estas crecen mucho más rápido de lo que se reducen y cuando los catarros son frecuentes no les da tiempo en muchas ocasiones a volver a su tamaño normal. Como consecuencia se nota como si el catarro no hubiese desaparecido del todo. El bebé, por tanto, se queda con un moco espeso que no termina de salir hasta pasadas unas semanas y va acompañado también de tos (más frecuente cuando está tumbado o cuando se agita).


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora para detectar niños con altas capacidades de 3 añosque arroja como resultado qué porcentaje de ajuste muestra a los síntomas típicos que tienen estos niños según su edad.


Fuentes:

AEP EnFamilia, "Catarro o resfriado" https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/catarro-resfriado

Mayo Clinic, "Resfrío común en bebés" https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/common-cold-in-babies/symptoms-causes/syc-20351651

 

Fecha de actualización: 21-11-2019

Redacción: Sara Tizón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad