¿Cuándo puede un bebé comer miel?

¿Cuándo puede un bebé comer miel?
comparte

La miel no se recomienda antes de los 12 meses ya que puede contener esporas de una bacteria llamada Clostridium botulinum que, en el sistema digestivo todavía inmaduro del bebé puede causar botulismo.

La miel es un alimento muy sano y natural que proporciona muchos beneficios al organismo:

- Aumenta la energía y la vitalidad natural

 

- Alivia el ardor de estómago

 

- Es un remedio excelente para los resfriados y dolores de garganta por sus propiedades antibióticas

 

- Suaviza la tos y la garganta

 

- Es antioxidante

 

- Refuerza el sistema inmunitario ya que es prebiótico

 

- Contribuye a la absorción del calcio

 

- Tiene propiedades anticancerígenas

 

Sin embargo, no se debe dar miel ni añadirla a la leche al bebé antes de los 12 meses ya que la miel puede contener esporas de la bacteria Clostridium botulinum, causante del botulismo, una enfermedad muy rara pero muy grave que provoca estreñimiento acompañado de debilidad muscular, problemas al succionar, llanto y letargo…

 

Si se detecta a tiempo y se trata adecuadamente el pronóstico del botulismo es bueno, pero puede llegar a ser fatal si no es así.

No te puedes perder ...

 

En niños menores de 12 meses estas esporas pueden germinar y colonizar el intestino, donde pueden empezar a producir la neurotoxina del botulismo. Sin embargo, el sistema digestivo de niños mayores de esta edad ya está más maduro, con lo que las esporas no consiguen multiplicarse dentro del organismo ni acusar problemas.

 

Por eso la miel es un alimento muy saludable que puedes ofrecer, en pequeñas cantidades, a tu hijo mezclado con la leche o el yogur, especialmente cuando esté malo, siempre que tenga más de un año.


Te puede interesar:
Los percentiles de bebés por meses son una medida que utilizan los pediatras para comprobar si un bebé se está desarrollando adecuadamente.


Fecha de actualización: 15-04-2014

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>