×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé tiene bronquiolitis

Mi bebé tiene bronquiolitis

La bronquiolitis es una enfermedad de las vías respiratorias. Esta enfermedad es de origen viral en la que unas vías diminutas llamadas, bronquiolos, contraen una infección produciéndose una hinchazón en los mismos y haciendo que se llenen de mucosidades ocasionando dificultad en la respiración. La bronquiolitis es una variante de la bronquitis causada en la mayoría de los casos por el virus respiratorio sincitial (VRS).

Publicidad

¿Qué es lo que causa bronquiolitis?

En más de la mitad de los casos la bronquiolitis es causada por el virus respiratorio sincitial (VRS), pero hay otros virus que pueden causarla:

 

-rinovirus (resfriado común)

-virus de la gripe

-metapneumovirus humano

-adenovirus

-coronavirus

-y el virus de la parainfluencia

 

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los bebés menores de seis meses junto a los bebés prematuros son los que tienen mayor riesgo de contraer bronquiolitis. Otros factores de riesgo son:

 

-afecciones cardíacas o pulmonares no diagnosticadas

-sistema inmunitario débil

-exposición al tabaco

-no haber recibido lactancia materna (relacionado con el sistema inmunitario)

-contacto con muchos niños

-vivir en un entorno de hacinamiento

-estar en contacto con personas que pueden llevar la infección al hogar

 

No te puedes perder ...

Y tambien:

¿Existe la vacuna? ¿Y medicamentos?

No existe la vacuna contra el virus respiratorio sincitial (VRS) que es el que ocasiona más de la mitad de los casos de bronquiolitis y tampoco del rinovirus. Sin embargo, se recomienda la vacuna inyectable contra la influenza a todos los niños mayores de seis meses.

 

En los bebés con alto riesgo de infección por VRS como los bebés prematuros, los que tienen alguna afección cardiorrespiratoria o los que tienen el sistema inmunitario debilitado habrá que administrar palivizumab (Synagis) para disminuir la posibilidad de infección de VRS.

 

Tampoco existen medicamentos para tratar la enfermedad, aunque si para aliviar los síntomas. Los antibióticos sirven para tratar las enfermedades causadas por bacterias, no por virus.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas se pueden confundir con los del resfriado común:

 

-nariz congestionada

-moqueo nasal

-tos

-fiebre

 

Estos primeros síntomas suelen durar uno o dos días. Después se produce el empeoramiento de la tos, del resuello y se produce respiración sibilante. Con el paso del tiempo se pueden llegar a producir problemas respiratorios más importantes de los que debemos estar pendientes. Si se percibe alguno de estos síntomas habrá que consultar con el pediatra del menor:

 

-respiración rápida y superficial

-aumento de la frecuencia cardíaca

-cuando el área de las costillas y en el cuello se hunden con cada inhalación (o inspiración)

-ensanchamiento de las fosas nasales

-irritabilidad, problemas de dormir y/o fatiga o somnolencia

-vómitos tras la tos

-pérdida del apetito

-el niño orina menos, hablando de cantidad o frecuencia, de lo normal

 

A veces estos síntomas pueden llevar a la deshidratación del bebe. En otras ocasiones menos comunes, sobre todo en bebés prematuros, pueden desencadenarse apneas donde se desarrollan otros síntomas más graves. Tendremos que llamar al pediatra de forma inmediata si:

 

-el bebé tiene problemas para respirar (apneas)

-la tos, las retracciones o la respiración sibilante empeoran

-los labios, la piel o las uñas se ponen azules

-el bebé está deshidratado

-el bebé tiene niveles bajos de oxígeno e insuficiencia respiratoria

 

Si algo de esto ocurre puede que el niño necesite ser ingresado en el hospital para proporcionarle oxígeno hasta que la infección haya desaparecido. En el caso de que tengas un bebé prematuro o con alguna afección cardíaca se debe prestar especial atención a los primeros síntomas ya que pueden agravarse con mucha rapidez.

 

¿Qué hago para aliviar los síntomas de mi bebe?

-Para aliviar la nariz congestionada: utilizar gotas nasales (consultándolas con el pediatra del niño) para diluir el moco y un succionador para despejar la nariz del bebé (esto funciona mejor los primeros seis meses del bebé).

-Para impedir la deshidratación: se sebe asegurar que el bebé está bebiendo mucho líquido.

-Si tiene fiebre consultar con su pediatra para administrar, en caso de que sea necesario, un antitérmico (si el bebé es mayor de tres meses).

-Evitar fumar en casa (si lo hace de forma habitual) al menos cuando el bebé esté enfermo.

-No está demostrado que el uso de bronquiodilatadores mejore la evolución de dicha enfermedad, tampoco el uso de corticoides. Los jarabes para la tos y los mucolíticos no son útiles y en muchos casos, además, son perjudiciales para el niño.

 

¿Cuánto dura la bronquiolitis?

Los niños con bronquiolitis leve suelen tener síntomas alrededor de 12 días. Los bebés con casos más graves podrían seguir tosiendo y teniendo resuello o respiración sibilante varias semanas. Hay que estar atentos al bebé durante los tres primeros días porque es cuando se puede producir el empeoramiento.

Se debe ser paciente ya que la evolución del bebé será lenta. Algunos síntomas leves como la tos pueden durar de dos a cuatro semanas. Este virus se propaga con mucha facilidad. La forma más común de propagación es a través de las gotitas de aire que se sueltan cuando el enfermo tose, estornuda o habla. Otra forma común de contraer bronquiolitis es compartiendo objetos. La mayor parte de los niños tienen un cuadro leve que se curará en casa y no tendrán que acudir al hospital.

 

Lo mejor, prevenir

La bronquiolitis al ser transmitida por un virus puede hacer que se extienda fácilmente de una persona a otra, la manera más fácil de prevenirla es lavarse las manos con frecuencia especialmente si se tiene alguna enfermedad respiratoria como un resfriado. Aquí también es adecuado el uso de una máscara.

 

Otras formas que ayudan a controlar la infección son:

 

-limitar el contacto del niño con personas que tienen fiebre o resfriado. Este punto es especialmente importante en bebés prematuros.

-limpiar y desinfectar las superficies: sobre todo las que el bebé toca con frecuencia como los juguetes.

-cubrir siempre la boca al toser o estornudar: inmediatamente después habrá que desechar el pañuelo con el que uno se ha limpiado y lavarse las manos.

-utilizar siempre el vaso propio: compartir es una mala decisión sobre todo si hay alguien enfermo.

-no llevar al niño a salas de espera de los centros hospitalarios si es posible. No llevarlo a urgencias por enfermedades banales o leves.

-lavar las manos con frecuencia

-amamantar al niño: las infecciones respiratorias son significativamente menos frecuentes en bebés amamantados.

 

¿Tiene relación la bronquiolitis con el asma?

 

Aunque los síntomas son similares, no deben confundirse. Es cierto que hay relación con que un niño que ha pasado bronquiolitis pueda presentar síntomas que se suelen pasar a los 2 o 3 años de vida del pequeño. Otros niños sí que desarrollarán asma alrededor de los cinco años pero seguramente sean los que estén predispuestos genéticamente a ello.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.