×
  • Buscar
Publicidad

Bronquiolitis en bebés

Bronquiolitis en bebés

La bronquiolitis es una de las enfermedades más frecuentes en bebés, acentuándose en la época invernal debido a que el frío altera la normal función de las defensas del aparato respiratorio. Aunque el pediatra es el que debe indicarte el tratamiento adecuado, conviene que conozcas remedios caseros para aliviar las molestias propias de estas enfermedades

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad infecciosa respiratoria causada en la mayoría de los casos por el virus respiratorio sincitial (VRS), un virus respiratorio estacional ubicuo que afecta a muchos lactantes y niños menores de dos años. Esta enfermedad produce una infección en los bronquiolos que obstruye el paso del aire y dificulta la respiración.

Síntomas: Se reconoce porque después de presentar síntomas catarrales y algo de fiebre, el niño empieza a tener dificultad para respirar o respiración agitada, sibilancias audibles y ruidos crepitantes, y la tos se vuelve persistente e intensa. Puede haber retracción de las costillas y postración.

Qué hacer: No hay un tratamiento determinado para esta enfermedad. El uso de corticoides está discutido, y los antibióticos sólo se emplean en caso de infección bacteriana secundaria. Existen numerosas armas terapéuticas frente a ella, pero de momento el tratamiento se basa en medidas de sostén tales como una adecuada hidratación, lavado de fosas nasales, fraccionar las tomas y antitérmicos. Cuando la infección es más grave y necesita ingreso hospitalario, entonces se utilizan broncodilatadores.

 

¿Cuándo acudir al pediatra?

Estas enfermedades normalmente se curan completamente en una semana y no presentan problemas, pero ante cualquiera de estos síntomas, debéis acudir a Urgencias:

- Si la fiebre aumenta bruscamente o es muy elevada (por encima de 40 ºC).

- Si sus vías respiratorias están muy obstruidas y no puede respirar.

- Si tiene faringitis y le sale un absceso alrededor de las amígdalas o por detrás de la faringe.

- Si no para de llorar en toda la noche y no puede dormir.

- Si los mocos o la tos le impiden comer durante más de un día.

 

Prevención de la bronquiolitis

No te puedes perder ...

Bebés prematuros… ¿y después qué?

Bebés prematuros… ¿y después qué?

En los últimos años se ha observado un aumento de las cifras de recién nacidos prematuros, actualmente entre el 9-10% de los niños que nacen, lo hacen antes de concluir la gestación completa. Estos bebés requieren unos cuidados especiales al nacer y un mayor seguimiento por parte de sus padres y de su pediatra. Pero… ¿les quedan secuelas una vez que crecen? ¿Son más propensos a coger ciertas enfermedades? ¿Su desarrollo es más lento? Y sobre todo, ¿qué pueden hacer sus padres para evitar estas enfermedades y estimular su desarrollo?

Y tambien:

Existen una serie de medidas de higiene y hábitos de vida que reducen las posibilidades de contraer estas enfermedades infecciosas. Te recomendamos que las sigas para no pasarte el invierno entre jarabes, termómetros, pañuelos de mocos y salas de Urgencias:

- Lavarse las manos con frecuencia.

- Consumir alimentos ricos en vitamina C que fortalecen el sistema inmunitario (cítricos, tomates, verduras frescas…).

- Enseña a tu hijo a no compartir chupetes, cubiertos, vasos, etc. con otros niños, estén enfermos o no.

- No permitas que se fume delante de tu hijo en espacios cerrados, y menos aún en vuestra casa.

- Ventila frecuentemente las habitaciones.


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Bronquiolitis", https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/bronquiolitis

Fecha de actualización: 31-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.