×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé no extraña a nadie

Mi bebé no extraña a nadie

Lo normal es que los bebés extrañen a sus padres cuando no están con él, pero si tu bebé no lo hace, no te preocupes. Eso quiere decir que tu bebé no sufre cuando no estás porque es un bebé muy abierto, no quiere decir que no te quiera.

 

Publicidad

Índice

 

¿Cuándo debería mi bebé empezar a extrañarme?

Sobre los 3 meses los bebés empiezan a sentir miedo cuando sus papás no están delante. Los bebés sienten que sus padres lo abandonan y no entienden que volverán, por eso lloran cuando los pierden de vista.

A partir de los 6 meses, el bebé irá decidiendo pasar más tiempo con sus padres y con las personas que ve a diario. Aquí es donde suele nacer la necesidad del niño de estar pegado a su madre, que es quien está a su lado desde hace meses.

Esta etapa se presenta desde los 6 a los 9 meses y suele alargarse durante un tiempo, es normal que el bebé llore al quedarse solo (aunque solo sean unos segundos) y que no quiera estar en brazos de otras personas, que no se vaya con cualquiera, que no sonría a todo el mundo como hacía antes, que le retire la mirada a los desconocidos, etc.

Este es un proceso normal en la evolución de un niño, ya que distingue a quienes conoce de a quienes no, de los que son cercanos a él (y aportan seguridad) de los que desconoce (y no le dan tanta confianza).

Puede que tu niño tarde un poco más en extrañarte, cada bebé tiene su propio ritmo de desarrollo. Aprovecha este tiempo en el que puedes pasar un rato sin él y que él se encuentre tranquilo. Cuanto más tranquilo te encuentres tú, más lo estará el bebé. No obligues nunca al niño a estar en brazos de quien no quiera estar ni a dar besos o sonrisas a quienes no quiera. Piensa que es una etapa que pasará (y será una fase más en su desarrollo).

Pero, si lo normal es que me extrañe ¿por qué mi bebé no lo hace?

A pesar de que el comportamiento normal de los bebés sea el de extrañar a sus padres cuando están lejos de él, no todos los bebés son iguales. Cada bebé tiene su propio carácter, al igual que los adultos. Esto quiere decir que habrá bebés que no lloren ni tengan signos de ansiedad ante la separación de sus padres. Aunque esto pueda parecer raro, especialmente para la madre que en estos primeros meses (y años), tiene un gran vínculo con el bebé.

Si tu bebé no te extraña cuando te vas y se ve feliz, no te preocupes. Esto no quiere decir que no te quiera o que le dé igual estar contigo. Deberías estar contenta porque tu bebé tiene un carácter más abierto y tranquilo y no vive angustiado en los momentos que se separa de sus padres. Piensa que eres muy afortunado, la opción contraria (que llore tanto que sea imposible separarse de él) es mucho peor.

He vuelto al trabajo y yo sí que le echo de menos ¿qué hago?

Después de llevar a un bebé en el vientre durante 9 meses y pasar muchas semanas 24 horas con él, es normal que la vuelta al trabajo sea dura. Puede que sea la primera vez que te vas a separar de tu bebé por más de 1 hora.

Esto puede hacer que eches mucho de menos al bebé y que no se te quite de la cabeza su imagen. Hay una serie de pautas que puedes seguir para que la reincorporación al trabajo sea lo menos traumática posible:

- Llévate una fotografía del bebé al trabajo: uno de los consejos que puedes seguir es colocar en la mesa de trabajo una fotografía del bebé. Así puedes sentir que lo tienes cerca, aunque no de cuerpo presente. Puedes contemplar la fotografía cuando sientas que la nostalgia llega.

- Piensa en positivo: se debe tener en todo momento pensamientos positivos acerca la situación, eso ayudará a sobrellevar la vuelta al trabajo. Así, durante la jornada laboral, y concretamente cuando empieces a sentir cierta tristeza porque echas de menos al bebé, debes sentarte, relajarte y dejar que aparezcan en tu mente las ideas que habías pensado. Un ejemplo de estas pueden ser:
 

No te puedes perder ...

¿Cuándo un bebé atiende por su nombre?

¿Cuándo un bebé atiende por su nombre?

Entre los 5 y los 8 meses un bebé es capaz de reconocer su nombre y mirarte cuando le llamas. No obstante, no debes obsesionarte si no consigue esta capacidad hasta un poco más tarde ni pensar que puede tener un Trastorno del Espectro Autista (TEA) ya que, aunque no reconocer su nombre es una de las señales, tienen que darse otras más antes de sospechar que el niño padece TEA. 

Y tambien:

            · “El trabajo es necesario para mejorar la economía familiar, así haré que a mi bebé no le falte de nada.”

            · “Ya queda menos para que acabe la jornada laboral y para poder ver a mi bebé y tenerlo en brazos.”

            · “Mi hijo me está haciendo sentir realizada personalmente, mi trabajo es la herramienta para hacerlo a nivel profesional. Si me esmero en las dos cosas me sentiré mucho más completa.”

            · “No soy mala madre por volver al trabajo, todo lo contrario.”

            · “Mi bebé va a estar en casa para recibirme.”

- Utiliza las nuevas tecnologías: siempre que sea posible, en tiempo de descanso, es importante que llames a casa para saber cómo está el bebé, eso te tranquilizará. Incluso puedes hacer una videollamada con el teléfono móvil o tableta para verle, aunque sean unos segundos. También se puede pedir que te envíen alguna fotografía a tu móvil durante el día. Si el bebé está en la guardería, hoy en día en muchas guarderías tienen el servicio de video donde puedes ver a tiempo real a tu bebé.

Es importante que hagas esto en tus tiempos libres para que no afecte a tu trabajo.

- Visitas: esto no lo puede hacer todo el mundo, pero si estás cerca de la guardería o de la casa de la persona que se está haciendo cargo de él, puedes aprovechar la hora de comida para estar con tu bebé y reponer fuerzas que te ayuden a seguir con la jornada laboral.

Con estos sencillos consejos puedes hacer que tu vuelta al trabajo se te haga menos cuesta arriba. Además, es importante que seas consciente de que los primeros días separada de tu bebé serán duros, le pasa a la mayoría de las mamás, pero el tiempo todo lo mejora. 


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.