¿Cómo fotografiar a un recién nacido?

¿Cómo fotografiar a un recién nacido?
comparte

Pocas cosas son tan fotografiadas como un recién nacido. Ni siquiera aquellas personas poco o nada aficionadas a la fotografía pueden resistirse a inmortalizar los primeros días de su bebé.

Si bien retratar a niños no suele ser una tarea fácil y la emoción lógica del momento puede hacernos olvidar algunas “normas” imprescindibles para hacer una buena foto, desperdiciando una bonita oportunidad de crear un precioso recuerdo en forma de fotografía.  

 

Por ello te proponemos algunos trucos y consejos para sacar las mejores fotos a tu recién nacido.

 

Antes de empezar...

 

Lo primero a tener en cuenta cuando vamos a fotografiar a un niño es que es una labor que requiere paciencia. Los niños son imprevisibles y además no posan. Esto también tiene su lado positivo, el resultado siempre será más natural y agradecido, pero también más costoso. La ventaja de que el retratado sea un bebé de poco tiempo y no un niño mayor, es que no tienen la movilidad de los últimos lo que facilita la pose y el enfoque.

 

Antes de lanzarte a disparar, prepara la escena pensando en todo aquello que evoca un bebé: paz, serenidad, ternura, etc. y trasládalo al escenario procurando fondos que transmitan esa calma y dulzura, con tonos suaves y claros. Asimismo es importante asegurarse de que el lugar sea cómodo para el pequeño y la temperatura la adecuada, especialmente si está desvestido. Ayúdate de sábanas y mantitas en colores lisos y uniformes y opta siempre por la luz natural e indirecta.

No te puedes perder ...

 

Ten la cámara siempre a mano, ya sea la del móvil o una cámara de fotos más sofisticada y la batería cargada. El mejor momento ocurrirá cuando menos te lo esperes.

 

Haz muchas, muchas fotos. Solo practicando y probando lograrás la foto perfecta. Además con el paso del tiempo comprobarás lo mucho que cambia un bebé de un día a otro.

 

Recuerda que la mejor etapa para sacar fotos a los bebés pequeñitos es cuando tienen menos de dos semanas ya que son más “manejables” y suelen estar más quietos. Aprovéchala. En cuanto al momento del día, aunque depende de cada niño, el ideal es por la mañana, en los que están más cómodos y calmados. También justo después de comer y por supuesto cuando duermen.

 

Algunos trucos para tomar buenas fotos de un recién nacido

 

Presta atención al entorno. Si es muy llamativo o hay muchos objetos (muebles, estampados, otras personas...) estos pueden desviar la atención del verdadero protagonista, el bebé. Deshazte de cualquier cosa que sobre, que no aporte nada a la escena y que pueda distraer. Si no es posible cierra el encuadre limitándolo al cuerpo del pequeño.

 

Un truquito para lograr fondos lisos, ya sean blancos o de colores, es colocar cartulinas o láminas de goma-eva (que no dan reflejo) tras el bebé. 

 

Los recién nacidos admiten muy bien los primerísimos planos. Acércate o utiliza el zoom para rellenar todo el encuadre. No temas cortar parte de la cabeza y dale importancia a los detalles: un pie, un ojo, una manita, parte de su cara...

 

Enfoca siempre a los ojos.

 

Evita las fotos desde arriba. Agáchate hasta colocarte a la altura del niño y dispara desde ese plano. Prueba buscando distintos ángulos mientras está dormido.

 

A pesar de que no está demostrado que la luz del flash sea perjudicial para los delicados ojos del recién nacido, debemos huir de su uso por precaución, y porque lo que sí está claro es que puede molestarle y si está dormido, despertarle. Además, la luz natural o la luz indirecta consigue mejores resultados, mas naturales y sin sombras indeseadas. Si no tienes luz natural, usa difusores de luz para el flash. Puedes hacerlo de forma casera colocando sobre el flash un papel tipo albanene o vegetal (translúcido). En cualquier caso nunca dirijas un fogonazo de luz sobre los ojos del recién nacido.

 

Si tu cámara tiene la opción de disparo en ráfaga ¡utilízala! Te permitirá capturar varias expresiones en poco tiempo y luego elegir las mejores. Te sorprenderá comprobar cuántos gestos puede hacer un bebé en tan solo unos segundos.

 

Utiliza una profundidad de campo reducida. Esta técnica ayuda a destacar un elemento sobre el fondo o sobre un primer plano, manteniendo el centro de interés más nítido, y borroso el resto. Aplicándolo a la fotografía del bebé se consigue aislarlo de todo aquello que le rodea convirtiéndolo en el protagonista de la imagen.

 

No olvides que cada situación, por cotidiana que sea, es un momento especial para tu bebé. Cualquier actividad será su primera vez y por lo tanto digna de inmortalizar: su primer baño, su primer corte de pelo, abrazado por la abuela, besado por su hermano...

 

Aunque el protagonista indiscutible es el bebé, no dejes de incluir a otros miembros de la familia en algunas fotos. Papá, mamá, sus hermanos, los abuelos... sitúan la escena dentro de un contexto. Para conseguir naturalidad, no les obligues a posar o a participar (especialmente si son niños). Es preferible estar preparado en esos momentos y disparar sin previo aviso.

 

Otro truco es utilizar a las personas secundarias como fondo, desenfocando su cuerpo, la cara, las manos, etc.  

 

Con estos consejos básicos, práctica y mucha paciencia, lograrás resultados increíbles en las primeras fotos de tu recién nacido.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de la altura de los hijos que arroja como resultado una previsión orientativa de cuánto puede llegar a crecer tomando como base la altura de los padres. Para un resultado más preciso es necesario acudir al pediatra y realizar algunas pruebas médicas, incluyendo radiografías y análisis hormonales.


Fecha de actualización: 17-10-2014

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>