×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebe juega con el pezón

Mi bebe juega con el pezón

¿Has notado que últimamente tu bebé juega con tu pezón? ¿Te preocupa que no se esté alimentando correctamente o que ya no quiera seguir con el pecho? Las causas de que haga esto son muchas, pero ninguna implica dejar la lactancia materna.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué juega con el pezón?



La lactancia materna es el mejor alimento que existe para los bebés hasta los 6 meses de edad, momento en el que comienza la introducción de alimentación complementaria. Sin embargo, a lo largo de estos 6 meses es posible que te encuentres con diversos problemas o fases que dificultan la lactancia o te hacen tener dudas sobre si todo va bien o no, como las famosas “crisis de lactancia”.

Existen diversas crisis de lactancia que se producen a diferentes edades y que provocan resultados distintos. Por ejemplo, a las 3 semanas suele producirse la primera, en la que el bebé necesita más leche para saciarse porque se produce un estirón y mama de forma ansiosa durante unos días, causando inquietud en la madre que cree que produce poca leche. O la crisis de los 2 meses, que hace que de primeras el bebé rechace el pecho.

Una de las crisis más delicadas y difíciles de pasar es la de los 3 meses, en la que los estímulos constantes hacen que el bebé deje de mamar como lo hacía hasta ahora y se distraiga con cualquier cosa. En esta crisis también es posible que tu bebé comience a hacer algo que no había hecho hasta ahora: jugar con tu pezón. Cogerlo con la lengua o con la mano y darle vueltas o jugar con él pero sin metérselo en la boca para comer. Normalmente los bebés hacen esto cuando ya están llenos o cuando algo les distrae. Si es así, no debes preocuparte, ofrécele el pecho de nuevo para asegurarte de que no tiene hambre y, si sigue sin comer, puedes acabar la toma. 

Mientras tu hijo crezca y esté feliz, no debes agobiarte ya que es posible que empiece a jugar con tu pezón porque está lleno y no quiere más, pero le gusta estar ahí cerca de mamá ya que le aportas seguridad y amor. Ten en cuenta que los bebés de 3 meses maman mucho más rápido, por lo que es posible que acabe antes de vaciar el pecho y luego se dedique a jugar un poco con tu pezón para divertirse y porque se está muy a gustito. Ofrécele el otro pecho por si acaso quiere comer más y listo.

Mientras no te haga daño, no hay problema. Si te muerde o tira de él con fuerza y te lastima, debes hacerle ver que eso no se hace. Retírale con cuidado de tu pecho y dile que no con la cabeza con voz seria y firme. No debes dejar que te haga daño en el pezón ya que puede causarte lesiones y heridas que den lugar a una infección o problemas mayores que sí pueden interferir con la lactancia.

También debes tener cuidado de que no trague más aire ya que al juguetear con el pezón y no meterlo entero en la aréola es posible que le entre más aire y tenga más gases. Si no es así, no hay problema.

Otra posible causa de que tu bebé, de repente, juegue con tu pezón es que hayas introducido chupetes o tetinas de pronto y se produzca confusión entre ellas y el pecho. Por eso juguetea con él. Es algo pasajero y, en cuanto se acostumbre también a la tetina, dejará de hacerlo.

También es posible que lo haga porque está incómodo, cansado, tiene mocos, gases o nota el sabor de tu leche diferente (quizá estás tomando alguna medicación que cambia el sabor). Piensa si puede haber alguna causa detrás de los juegos de tu bebé con el pezón que debas modificar o tener en cuenta en las siguientes tomas.

Pero, como decíamos, mientras tu bebé coma bien, esté feliz y no pierda peso, no debes preocuparte. Generalmente esto es una fase que se pasa.

¿Qué hago si esto me molesta?

Muchas veces, las madres acaban cediendo y dejando que el bebé juegue con su pecho. Esto ocurre porque saben que se van a dormir con mayor facilidad los días que están más nerviosos, o simplemente porque no soportan quitarle la mano y ver cómo empieza a llorar desesperado al ver que le quitas lo único que parecía calmarle en ese momento.

En ocasiones, las ansias de jugar con el pezón pueden reducirse y, en otros casos, seguirá de forma habitual hasta el momento del destete. No está claro cómo acabar con la situación, pero hay una serie de estrategias para reducirlo:

- Tapa el pecho que te quede libre con el sujetador o con la ropa

No te puedes perder ...

Mi bebe juega con el pezón

Mi bebe juega con el pezón

¿Has notado que últimamente tu bebé juega con tu pezón? ¿Te preocupa que no se esté alimentando correctamente o que ya no quiera seguir con el pecho? Las causas de que haga esto son muchas, pero ninguna implica dejar la lactancia materna.

Y tambien:

- Corta bien sus uñas, aunque te seguirá molestando con las uñas bien cortitas

- Cogerle el brazo, acariciarlo, darle besitos o hacerle cosquillitas

- Redirigir el brazo hacia otro sitio, cara, pelo, etc.

- Utiliza sus juguetes para distraerle (ponle alguno en la mano)

- Explícale tranquilamente que tiene que apartar la manita, que la teta “necesita descansar un rato”

- Acércale el pecho libre tanto como puedas a su cara para que él mismo decida cambiar de pecho

- Pregúntale directamente si quiere cambiar de pecho, muchas veces se soluciona con algo tan sencillo como esto.

¿Tiene algo de malo que mi hijo juegue con el pezón?

Este reflejo que hacen los bebés no tiene nada malo por sí mismo. Sí es cierto que normalmente es un quebradero de cabeza para las madres ya que les resulta doloroso.

Además, a mucha gente que no está informada puede parecerle una perversión (al igual que dar el pecho en público). Piensa que esto es normal y el bebé solo está asegurándose de que va a seguir teniendo leche en el otro pecho. Lo más importante es que recuerdes que no se puede ir en contra de la naturaleza y del instinto maternal. Déjate llevar por ello, el pecho de una madre no es solo sinónimo de leche materna, es mucho más que eso.


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 03-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.