¿Qué juguetes les gustan a los bebés?

¿Qué juguetes les gustan a los bebés?
comparte

Durante sus primeros años de vida el bebé es especialmente receptivo a todo tipo de sensaciones. La forma de conocer el mundo que le rodea será a través de los estímulos que reciba y todo ello influirá de una manera u otra en su forma de ser. El juego se convertirá en esta etapa en su principal actividad para recibir estos estímulos y aprender. Será tan importante como la alimentación. Gracias a él el niño se irá desarrollando en todas las áreas de su crecimiento.

Aunque el bebé aún no haya cumplido los 6 meses y todavía sea incapaz de realizar acciones coordinadas, le encantará jugar. Los expertos coinciden en que el juego es esencial en el proceso de aprendizaje de un niño, ya que le ayudará a estimular sus exploraciones. Si su entorno es aburrido y carece de esos estímulos este proceso será más lento.

 

Más adelante, cuando el bebé ya puede coordinar las acciones con sus manos, se dejará llevar por la curiosidad tratando de coger e investigar todo lo que esté a su alcance. Con ello descubre las sensaciones (pesadez, ligereza, humedad, dureza, etc.), experiencias que acumulará para aprender cómo funcionan los objetos.

 

Al poco tiempo ya sabrá incorporarse, arrastrarse, gatear y finalmente andar. Esta autonomía le ayudará en su aprendizaje, ya que podrá acercarse o alejarse de los objetos según su propia voluntad.

 

¿Qué juguetes son los apropiados para un bebé de menos de un año?

 

Aunque seamos los adultos los que regalemos u ofrezcamos un juguete a un bebé, está claro que es él el que escoge lo que le gusta más. Siempre se ha dicho que un bebé se interesa más por la caja en la que viene embalado un juguete que por el juguete en sí. Y es cierto. Pero esto es así porque muchos juguetes están diseñados para adultos y no para niños. Por regla general los juguetes menos sofisticados serán los más atractivos para los bebés, pero estos deben cumplir unos requisitos para ser los elegidos.

¿Cómo se identifica a los bebés al nacer?

¿Cómo se identifica a los bebés al nacer?

Todo el mundo se ha preguntado alguna vez, al buscar entre las cunas de la sala de neonatos de un hospital al nuevo sobrino, qué protocolo se sigue para que sea imposible confundir a dos bebés y que 15 años más tarde, la historia de tu familia no se parezca a las de las películas de sobremesa. Para evitar posibles errores –que sí se han llegado a producir en España-, desde el año 2000 todos los hospitales han adoptado protocolos de identificación que hacen prácticamente imposible la confusión

 

- Juguetes que se esconden: A partir de los seis meses de edad un bebé aprende que cada objeto es único y que no deja de existir cuando deja de verlo. Uno de sus juegos preferidos a esta edad es el “¿Dónde está…?”, que consiste en esconder o tapar un objeto o una persona y hacerlo aparecer sorprendiéndole. A los nueve meses ya sabe que ese objeto o persona está detrás del cojín o de las manos, escondido. Y por eso esperará a que aparezca o tratará de buscarlo. Esta etapa es fundamental en el aprendizaje del bebé. Los juguetes en los que se escondan y aparezcan cosas le divertirán.

 

- Juguetes que supongan un reto a su inteligencia: Y siempre que pueda superarlo, por supuesto. Por ejemplo los juguetes de apilar bloques o ladrillos en los que comprueba cuántos es capaz de apilar en una torre antes de que se derrumbe. O juguetes con piezas que tenga que montar, una muñeca que desvestir o vestir.
 

 

- Juguetes con formas, que haya que introducir en un agujero, también suponen un desafío. Son juegos que le emocionan porque ponen a prueba su destreza, su capacidad visual y psicomotriz. Con ellos el niño, además, se va familiarizando con las formas geométricas de los objetos.
 

 

Juguetes que pueda controlar.A medida que va creciendo preferirá entretenerse con juguetes que le otorgan poder. Aquellos con los que obtiene una recompensa por su esfuerzo. Por ejemplo, si el bebé coge un bloque pesado y lo lanza, lo hará a menos distancia que si tira una pelota ligera. Por lo tanto siempre optará por la pelota porque sabe que puede arrojarla más lejos que un juguete mucho más pesado. Del mismo modo preferirá los juguetes con ruedas, pues podrá empujarlos o arrastrarlos más fácilmente que uno que no las tenga.
 

 

- Juguetes ruidosos. Golpear juguetes u objetos con todas sus fuerzas también será uno de sus entretenimientos preferidos. Cuanto más ruido haga más interesante le parecerá. También aquellos juguetes que emitan música, en los que pueda tocar o pulsar un botón y reproduzca sonidos divertidos le resultarán fascinantes. Puede asustarse en un primer momento, pero en cuanto descubre que es seguro disfrutará de la experiencia. Estos juguetes son los preferidos especialmente durante los primeros meses cuando apenas distingue formas y solo percibe movimiento y sonido. Tumbado en la cuna puede responder maravillado al móvil colgante que gira sobre su cabeza, si además hace ruido le resultará más atractivo.
 

 

- Juegos de destrucción. Del mismo modo que a esta edad le encantarán los juegos de construcción donde pueda medir su habilidad, también le gustará todo aquello que pueda destruir o caerse con un manotazo. Esto, como decíamos antes le proporciona sensación de poder mientras el niño aprende que toda acción tiene un efecto.


Fuente:

Fodor, Elizabeth; Morán, Montserrat (2009), Todo un mundo de sonrisas, Madrid, Ed. Pirámide.

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar